Millonarios y un técnico venezolano: ‘yo creo que los impacté’

Richard Páez habló con FUTBOLRED sobre su paso por Colombia y las dificultades que tuvo.

Millonarios vs América

Millonarios vs América

Foto: Dimayor

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
03 de octubre 2022 , 06:14 a. m.

Atado en la cima de la Liga BetPlay 2022-II, Millonarios está a punto de sellar su clasificación a los cuadrangulares finales y el anhelo de la hinchada, jugadores y cuerpo técnico es el mismo: obtener el tan anhelado trofeo. Antes, tendrán la oportunidad de conseguir otro título como lo es la Copa BetPlay, esa que en la ida perdieron por la mínima diferencia contra el Junior de Barranquilla en condición de visitante.

La Copa BetPlay ha tomado un atractivo especial porque da acceso a Libertadores, mientras que antes, los campeones se quedaban con el consuelo de clasificar a Copa Sudamericana. Eso mismo le pasó a Richard Páez, estratega venezolano en 2011 cuando venció al Boyacá Chicó en aquella final, y en el certamen internacional instaló al club en octavos de final, dejándole la mesa servida a Hernán Torres que tomó las riendas en 2012 y llegó a las semifinales perdiendo contra Tigre de Argentina.

Millonarios a lo largo de su historia ha contado con estrategas brasileños, chilenos, argentinos, uruguayos y hasta paraguayos. Dichas naciones cuentan con un bagaje deportivo muy positivo con historia en los mundiales, por eso, los rumores en 2010 cuando un estratega venezolano tocó las puertas del cuadro embajador fue muy extraño e inesperado. Y así fue, Richard Páez Monzón, con una amplia trayectoria y ex director técnico de la Selección Venezuela se convirtió en el nuevo entrenador reemplazando a Luis Augusto García y Diego Barragán, este último, interino.

Richard Páez confesó, “¿un técnico venezolano en un equipo profesional de Colombia? Eso era imposible de creer, y en Millonarios aún más difícil que fuera una realidad. Lo logró un presidente, un hombre que no conocía el fútbol como tal porque era un empresario que entró a Millonarios a salvarlo de la crisis económica que tenían. Estaba embargado y tuvo que vender los activos de terreno para mantenerse en el fútbol colombiano. Entonces, José Roberto Arango, el empresario que me llamó, pensó en reconstruir a Millonarios con base en el ejemplo que habíamos dado en darle el salto de calidad a la Venezuela que se vio del 2001 al 2007”, inició contando Páez.

A su vez, agregó, “cuando llego a ser el técnico dentro del plantel, indudablemente ya me conocían porque era el técnico que estaba en la Selección Venezuela, pero el gentilicio no me lo podía quitar. La forma de hablar tampoco la podía cambiar. Era otro tono, otro concepto. Podían aceptar el tono de un brasilero, de un argentino, pero el de un venezolano como técnico les costó a mis jugadores, pero creo que los impacté”.

No fue para nada fácil su adaptación, tomó un equipo ya armado y llegó con la misión de salvar deportivamente a Millonarios que atravesaba una crisis en el segundo semestre de 2010. Lograron superar los fantasmas del descenso, y Richard Páez pudo en 2011 traer los jugadores deseados. “Fue ahí donde traje 11 jugadores nuevos. A Mayer Candelo, a Edinson Toloza, que era un descarte de Santa Fe. Cuando vi los videos de Toloza le vi un cambio de ritmo, una velocidad y era técnicamente dotado para la pegada de la pelota. Nuestra ideología era hacerles entender que nos podíamos defender con el balón y sin él, construyendo el equipo que tuviera esa identidad de juego”.

Destacó a los referentes de Millonarios, “Rafael Robayo para mí fue un hombre que generó un fútbol de juego caótico para el rival porque no tenía una ubicación precisa en la cancha y ese movimiento de un conector de juego fue un hombre que le dio un salto de calidad. Lewis Ochoa era un jugador que se perdía en la calidad de desplazamiento. Para mí fue otro hombre que le dio un salto de calidad al equipo. Los dos arqueros, Nelson Ramos y Luis Delgado me transmitían seguridad y liderazgo porque deben tener firmeza en el arco. Así fuimos construyendo el equipo. Construíamos el juego alrededor de Mayer contagiaba fútbol a sus compañeros. Toloza fue goleador”.

Entre los buenos momentos de Richard Páez que dejaron como saldo positivo un título de la Copa Colombia en aquella época en 2011, también dejó un momento sensible que culminó con su labor, “fuimos construyendo un equipo que al final terminó ganando la Copa Colombia ante Boyacá Chicó en los dos partidos.

Le ganamos al Junior en Bogotá, pero fue la serie que a mí me sacó de Millonarios. El partido que me sacó fue el que ganándole en Bogotá a Junior 3-0 fuimos allá y perdimos 3-0 y nos sacamos en los penaltis. Ese partido me dolió a mí porque el primer partido debió quedar 5-0, perdimos goles que nos dolió. Yo no fui a defenderme allá. Creo que mi equipo es grande y no piensa en resguardarse atrás”.

Sin embargo, resaltó que, “son gajes del oficio. Millonarios atravesó una tormenta de emociones. Fuimos campeones de Copa Colombia, habíamos hecho partidazos. El 3-0 en Bogotá contra Junior que fue categórico en la forma como arropamos futbolísticamente hablando a ese Junior. Aprovecharon lo que es jugar de local en la vuelta en una cancha que no era fácil por el calor, la grama alta y un equipo que se siente grande como lo es Junior.

Fue un partido que el resultado podía ser lógico y la fortuna del penal que falla Mayer, nuestro cobrador insignia, pero que es un ser humano que se puede equivocar, es parte del juego. Lo veíamos normal, no como un drama. Yo creo que lo vimos como algo natural, y Mayer Candelo probablemente lo entendió así, y así lo debe entender todavía”. Lo curioso realmente, es que Candelo no volvió a ejecutar una pena máxima después de esa noche.

Finalmente, Richard Páez dejó un mensaje para este Millonarios, “los resultados tienen ese aspecto que te crea una depresión que te hace pensar que todo está mal hecho, o te coloca en una ubicación de grandeza de querer lo más grande Lo único que le puedo decir a los fanáticos es que apoyen, que crean en lo que han visto. Han desarrollado un nivel superior a muchos equipos del fútbol actual en Colombia, y la derrota contra Junior en el primer partido es sencillamente eso, es competencia. Le quedan 90 minutos en casa y a Junior siempre le duele jugar en la altitud de Bogotá. Ellos le dicen la nevera bueno que se la enfríen más, que metan el fútbol que hay que meterle y que le ganen con contundencia al Junior porque tienen con qué ganarle”.

Síguenos en nuestras redes
Comentar
Guardar

Recomendados

  • Premier League
  • Champions League
  • Liga de España
boton left
boton right