Roberto Carlos Cortés y Medellín: una historia de amor, goles y gloria

Roberto Carlos Cortés y Medellín: una historia de amor, goles y gloria

El ex jugador recordó algunas vivencias de aquel título del 2002 y la gran Libertadores del 2003.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
Roberto Carlos Cortés

Roberto Carlos Cortés, jugador de Medellín.

Foto: Archivo ETCE

30 de abril 2020 , 06:08 a.m.

Simple, sencillo y con mucho corazón, Roberto Carlos Cortés repasó los momentos vividos con el Deportivo Independiente Medellín, club del cual es hincha, lo lleva en el alma y en la piel. En diálogo con la cuenta de Instagram oficial del equipo rojo, el ‘choto’ contó algunas bases que Víctor Luna puso para lograr ese título rojo tras 45 años.

“En Medellín tuve grandes equipos, quedamos cerca de finales, fui campeón y también peleábamos descenso. Pero de todos, el que me quedo fue el de 2002-2003, eso era un equipazo. El profesor Víctor Luna sacó lo mejor de nosotros, nos daba cervezas sin importar el resultado. La cerveza era un motivo para reunirnos. Eran momentos especiales que nos unió como familia y fuimos amigos dentro y fuera de la cancha, son estrategias que sirvieron para ser campeones después de 45 años”, remarcó.

Cortés se sentía un ‘capitán sin cinta’, le dolía el equipo y saltaba a jugar como un hincha más. Así narró lo que vivieron la noche anterior en Pasto y la celebración el día del título llegando el equipo a Medellín. “Yo no era celoso de la capitanía, aunque no tuviera la franja, gritaba a mis compañeros así me tildaran de cansón. Hay muchos recuerdos, grandes compañeros, pasamos gratos momentos. El título del 2002 lo sufrí como hincha y lo luché como jugador. Les decía que no se nos podía escapar, en Pasto, el día anterior, nos tiraron papas bomba, llevaron papayeras, voladores, hasta las cinco de la mañana pude dormirme. Llegamos a desayunar el día del partido con ojeras, cansados, pero convencidos en que teníamos que ser campeones. Logramos el título, amanecimos tomando cervecita y escuchando salsa. No veíamos la hora que amaneciera para volver a Medellín, la ciudad era una mancha roja, yo celebré el título hasta el 2 de enero, porque el 4 tenía que volver a entrenar”.

En cuanto a los compañeros de esa época, ‘choto’ comentó que “David González es una persona muy especial y en la cancha tiene una frialdad increíble, cuando debutó en un clásico, sabía la calidad. Con Amaranto (Perea), un defensor increíble, muy fuerte, de Ricardo Calle compartí mucho con él, jugábamos mucho play station. Mauricio Molina es una gran persona, sigo hablando con él, es una persona muy especial. Pero ‘chigüiro’ (Jair Benítez) era el mejor, una gran persona, se dejaba hacer maldades. Cuando viene de Estados Unidos se queda en mi casa”.

Finalmente, habló de Nacional, cómo jugaba los clásicos y la manera como celebró el título del 2004, en donde no estaba con el equipo, pero cruzó miles de kilómetros para gozarlo como un poderoso más. “Yo me preparaba de manera especial para jugar los clásicos, en esos partidos estaba defendiendo a mi equipo. Así no me quieran los hinchas de Nacional y crean que los incitaba a la violencia. El que más recuerdo, fue en el 2001 que ganamos con dos goles míos, fue impresionante. El título del 2004, yo estaba en México, llegué un lunes y el primer partido fue el miércoles. Sufrí como un hincha y al final festejé mucho ese título y más al rival de patio, es algo que no voy a olvidar. En cuanto a goles bonitos, recuerdo uno de tiro libre en el 2005 contra Nacional, agradecido con Dios por esa virtud de cobrar bien los tiros libres y por dar buenos centros”.

Juan Camilo Álvarez Serrano
Corresponsal FUTBOLRED
Medellín
En twitter: @juanchoserran8

COMENTAR
GUARDAR