Con título incluido: 2019, un año poderoso para Independiente Medellín

Con título incluido: 2019, un año poderoso para Independiente Medellín

Con la conquista de la Copa Colombia, Medellín fue el mejor equipo antioqueño en el año.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
Arregui y Cano

Cano y Arregui, dos jugadores de vital importancia en Medellín.

Foto: EFE

13 de diciembre 2019 , 06:07 p.m.

Deportivo Independiente Medellín fue el único equipo antioqueño que pudo festejar en el 2019. La Copa Colombia salvó un año en el que las eliminaciones en la Liga y Copa Libertadores, oscurecieron el panorama del ‘poderoso’ que tuvo tres cuerpos técnicos a lo largo del año.

Una Copa y tres eliminaciones

A lo largo de 2019, Medellín jugó 50 partidos, de los cuales, 40 fueron por Liga, donde ganó 16, empató 11 y perdió 13. Marcó 62 goles y recibió 50. Consiguiendo el 49,16% de rendimiento y la curiosidad que quedó en ambos campeonatos como noveno en la tabla. En la Copa, donde consiguió el título como invicto, ganó seis partidos y empató dos, de los ocho que disputó. Marcó 17 goles y recibió 12, para un rendimiento del 83,3%. Finalmente, en la Copa Libertadores, jugó la primera fase, donde empató los dos partidos contra Palestino de Chile, y terminó eliminado por penales, siendo el primer fracaso del año.

Fortalezas

Local fuerte:
De los 20 partidos disputados en el Atanasio, perdió tan solo cuatro, siendo uno de los equipos más fuertes como local en la Liga. En la Copa Colombia ganó sus cuatro partidos en casa.

Un equipo goleador: 41 de los 81 goles que marcó Medellín durante el año, se los debe a Germán Ezequiel Cano. El argentino consiguió dos botines de oro en la Liga y en la Copa, también fue el máximo artillero. El poderío ofensivo del ‘rojo paisa’ lo complementaban volantes llegadores como Andrés Ricaurte, un defensa certero como Jesús David Murillo, y extremos picantes como Déinner Quiñones.

El liderazgo de Aldo Bobadilla: En dos meses de trabajo, Medellín pasó de un equipo endeble a uno con confianza y espíritu de campeón. Aunque no le alcanzó en la Liga, en la Copa se vio la impronta ganadora de Aldo Bobadilla.  

Debilidades

La Defensa permeable:
64 goles le marcaron a Medellín a lo largo del año, producto de improvisaciones y el flojo trabajo defensivo que tuvo el equipo. Le faltó intensidad en la marca, sumada a la lesión de Hernán Pertuz gran parte del año, los cuerpos técnicos tuvieron que apelar a juveniles, que les faltaba esa mano de experiencia para corregir los errores del aprendiz.

Le costó mucho como visitante: Medellín no supo resolver partidos como visitante que le costaron puntos y eliminaciones dolorosas. El buen trabajo que hacía en el Atanasio, se borraba con la mala imagen que reflejaba fuera de casa.

Irregularidad: Lesiones, una nómina corta y la falta de un planteamiento confiable, hizo que Medellín tuviera tres eliminaciones a lo largo del año.

Germán Ezequiel Cano, la figura poderosa

Con 129 goles, el argentino se convirtió en el máximo goleador en la historia centenaria del ‘poderoso’. Sus celebraciones, el coraje que puso en cada partido y el aporte como capitán dentro del grupo, hace que sea la figura de un Medellín que al final le pudo cumplir el sueño de conquistar un título, algo que se le venía siendo esquivo, desde años atrás.

Edwin Mosquera, la alegría ‘poderosa’

Conocido como ‘Shirra’, es uno de los jóvenes que Medellín promocionó este 2019. Mosquera disputó 22 partidos, en total fueron 906 minutos jugados. El 80% de sus pases fueron completados, le imprimió picante al frente de ataque rojo. Además, ha sido habitual en las convocatorias a la Selección Colombia sub 18 y sub 20. Es uno de los jugadores que Aldo Bobadilla tiene para que termine de explotar en el 2020.  

Héctor Urrego, sin brillo, pasó con más pena que gloria

Cuando llegó procedente de Independiente Santa Fe, las esperanzas en Héctor Urrego eran muy altas en el conjunto ‘rojo’. Con el pasar de los partidos, los errores de amateur y el estar con mala forma física, fueron razones por las cuales terminó relegado en el banco de suplentes. No daba garantías en la defensa y no se le vio ese juego aéreo fuerte que había mostrado en el conjunto ‘cardenal’. Con más pena que gloria, terminó el año de préstamo que Urrego tenía con el ‘poderoso’.

De menor a mayor, avanzó el trabajo desde el banquillo del DIM

Octavio Zambrano, Alexis Mendoza y Aldo Bobadilla, fueron los tres técnicos que dirigieron al Medellín durante este 2019. Zambrano, quien había logrado el subcampeonato con el equipo en la Liga II-2018, estuvo hasta abril, donde la eliminación en la Copa Libertadores pesó para su salida. Los últimos encuentros estuvieron bajo el mando de Ricardo Calle y Lenin Maturana, donde tampoco encontraron un revulsivo que los llevara a los cuadrangulares de la Liga I-2019.

El segundo semestre arrancó bajo el mando de Alexis Mendoza, donde los resultados tampoco fueron los mejores. Las goleadas sufridas en los clásicos contra Nacional, fueron el detonante para que el barranquillero se fuera del conjunto ‘poderoso’. Finalmente, llegó el momento para Aldo Bobadilla, quien dejó Nacional de Paraguay para volver como un ‘hijo pródigo’ al equipo en el que se había ido como campeón en el 2009. Una sola derrota en 16 partidos que estuvo como timonel durante este año, terminaron con su primer título como técnico en la Copa Colombia, un aprovechamiento de la nómina, y muchas expectativas de cara al 2020.

Juan Camilo Álvarez Serrano
Corresponsal FUTBOLRED
Medellín

COMENTAR
GUARDAR