PF mundialista pide modificación de protocolo para entrenamientos

PF mundialista pide modificación de protocolo para entrenamientos

Jorge Ríos, excolaborador de Juan Carlos Osorio en Rusia 2018, quiere evitar lesiones. 

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
Jorge Ríos

Jorge Ríos, excolaborador de Juan Carlos Osorio. Mundial Rusia 2018.

Foto: Archivo

22 de junio 2020 , 10:18 a. m.

Después de tres meses de interrupción, el fútbol colombiano parece que se encarrila nuevamente para el regreso. El protocolo presentado por la Dimayor por fin fue aceptado, aunque han aparecido voces solicitando que se le hagan algunas modificaciones, sobre todo para dedicarle más tiempo a los entrenamientos específicos y tratar así de evitar la cantidad de lesiones que se ha visto en certámenes como la Bundesliga.

Una de ellas es la del vallecaucano Jorge Enrique Ríos, quien se encuentra actualmente en el Unión Magdalena, con pasado en Centauros de Villavicencio, The Strongest de Bolivia, Intigás de Perú 2009 y América de Cali; pero se le recuerda por haber sido el preparador físico de Juan Carlos Osorio en Once Caldas, Nacional, Puebla de México, Sao Paulo de Brasil y la Selección de México que disputó el Mundial de Rusia 2018. FUTBOLRED lo contactó en Tuluá, donde pasa la cuarentena con su familia.

Sus cuestionamientos al modelo de Dimayor van especialmente por el tiempo que se dedicará a los entrenamientos individuales: “Viendo el protocolo que se presentó finalmente para el reinicio de labores de los equipos del fútbol colombiano y comparándolo con la manera como se realizaron en Europa, que prácticamente fue igual, encuentro que hay demasiado tiempo de entrenamientos individuales y muy poco tiempo para entrenamientos específicos. Quiero explicar para ser más pedagógico de qué se trata: El fútbol es un juego de naturaleza aleatoria, o sea, los movimientos no están preestablecidos, es un deporte acíclico, en el que el movimiento no es constante, como sería un atleta, un ciclista, el fútbol está planteado por la oposición del rival, por la colaboración del compañero, la posición del jugador y el movimiento de la pelota, esto hace que el movimientos sea inesperado, sea aleatorio.

Agregó que “dicho patrón de movimiento requiere que el trabajo del fútbol como se está asumiendo en la actualidad, sea de naturaleza muy específica, o sea, trabajando la realidad del juego, con la colaboración del compañero y la oposición del rival. Los protocolos plantean 4 o 5 semanas de trabajo individualizado, que no tiene que ver con la naturaleza del juego, que es de oposición, y está bien que se asuma con una semana de trabajo individualizado para realizar adaptación al esfuerzo y para tener en cuenta el aspecto de protección y de identificación de los posibles casos de contagio, pero hay que tener más trabajo en especifidad, de trabajo de la acción real del juego, de la naturaleza del juego, porque si esos movimientos de trabajo específico se van a presentar solamente durante dos semanas antes de empezar la competencia, no es el suficiente tiempo para adaptar el cuerpo a esos cambios de movimiento, a esos cambios de situación que va tener de manera brusca en la competencia y allí, creo yo, es el caso de lo que ha acontecido en Europa y si se asume de esta manera va a pasar aquí en Colombia”.

Ríos aconseja que “debe haber más preparación específica para adaptar el deportista a los esfuerzos inherentes a la naturaleza del juego, que son explosivo, inesperado, que requieren de diferentes posiciones, de diferentes grados de tensión y donde se registran demasiada perturbación del sistema músculo-tendinoso, y si no tiene la suficiente adaptación o hábito durante el entrenamiento, en el momento en que llegue la competencia va a presentar la desaptación que mencioné y por consiguiente las lesiones como quiera que no están preparados para asumir el reto”.

Sobre si ya presentó su inquietud al club para que luego pueda pasar a Dimayor y haya la posibilidad de que se eviten lesiones, sostuvo que “le planteé eso al médico de la institución, pero entiendo que el protocolo se asume más con una concepción epidemiológica, de evitar el contagio, pero creo que se podría algo al respecto, ya que nosotros vamos a realizar pruebas a los jugadores previas al entrenamiento, y son varias las pruebas que hay que hacer, porque puede que prevengamos en determinado -como se aspira a hacer y ojalá sea así-, la epidemia del virus, pero si no asumimos el entrenamiento con el criterio técnico que debe ser, vamos a tener una epidemia de lesiones”.

Pero todavía hay tiempo para corregir… “Creo que sí, deberíamos aumentar el número de semanas de trabajo específico, con las suficientes pruebas para determinar quién esté contagiado o no, y poder intervenir directamente sobre ellos, pero también considerando el rigor técnico, que como les digo es muy diferente la naturaleza y el entrenamiento del fútbol a los de los otros deportes. Esta situación ya la habíamos vivido tal vez hace unos 30 años, cuando se trabajaba un periodo preparatorio general, que era muy parecido a lo que se está planeando hoy como entrenamientos individualizados, y era que se tenían dos semanas de trabajo físico muy fuerte, prácticamente orientado y guiado por el atletismo, y posteriormente los equipos en la pretemporada pasaban a un entrenamiento específico, que era más con la pelota.

Su disertación es más explicativa: “Allí en ese cambio de patrón, de registro de movimiento, el músculo sentía esa diferencia en la calidad de la información neuromuscular cuando iba al campo y ese cambio brusco lo que provocaba era una distorsión en la información muscular y por ende se representaba como contracturas, desgarros, lesiones tendinosas; con ese cambio brusco de patrón de movimiento y patrón de contracción en la musculatura y del deportista, y eso es lo que creo yo puede presentarse si abordamos de manera tan pronunciada esas cuatro o cinco semanas que están planteando del entrenamiento individualizado para solo realizar dos semanas de trabajo específico, que creo son muy pocas previas a iniciar la competencia”.

Ríos habla con claridad, ya que compartió durante buen tiempo la metodología europea de Juan Carlos Osorio: “Sobre todo la experiencia y las posibilidades de asumir, como la mayoría de los cuerpos técnicos en Colombia lo enfrentan hoy en día, que prácticamente desde los primeros días de entrenamiento en la pretemporada realizan trabajos de especificidad, eso nos ha dado permitido llevar al mínimo de lesiones de los jugadores en el aspecto músculo-tendinoso en las pretemporadas que hacemos hoy en día, comparadas con las que se veían anteriormente, o sea que lo que hay que tener es un poco más de rigor técnico en la planeación de esta vuelta a la competencia o a los entrenamientos después de tres meses largos que ya llevamos en esta cuarentena”.

Marco Antonio Garcés
Corresponsal Futbolred Cali
En twitter: @marquitosgarces

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES
COMENTAR
GUARDAR

Recomendados

  • LIGA BETPLAY
  • FúTBOL FEMENINO
  • SELECCIóN COLOMBIA
  • TORNEO BETPLAY