¿Cuál fue el error de Nacional? La verdad de Cortuluá en el caso Uribe

¿Cuál fue el error de Nacional? La verdad de Cortuluá en el caso Uribe

El pleito entre los clubes tiene a los verdes sin posibilidad de inscribir a sus refuerzos.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
Huila vs Cortuluá

.

Foto: Dimayor

30 de julio 2021 , 06:05 a. m.

En la lucha entre David y Golliat,  Cortuluá, un modesto equipo de la Primera B, tiene en jaque al club más importante del país, Atlético Nacional.

El equipo vallecaucano reclama la friolera de 5 millones de dólares en el largo litigio que mantiene con el antioqueño por el traspaso de Fernando Uribe. La decisión de este último de interponer acciones de tutela contra Dimayor, la Federación Colombiana de Fútbol (FCF) y Cortuluá no hizo otra cosa que radicalizar las posiciones.

En las últimas horas el club, a través de sus redes oficiales y el asesor legal Néstor Humberto Martínez, ha puesto en duda la autoridad de las instancias previstas en el ámbito local y hoy en día la posibilidad de un acuerdo parece muy lejana. Pero ¿qué dice el demandante? ¿Cómo logró poner contra las cuerdas al rey de copas del país? ¿Cuál fue su argumento y de paso el error de Nacional?

El máximo dirigente de Cortuluá, Óscar Ignacio Martán, le explicó a FUTBOLRED las claves del proceso.

¿Cuáles son los términos del convenio entre Nacional y Cortuluá por Fernando Uribe? "Lo primero es hacer la precisión de que yo no era presidente de Cortuluá, que cuando fui al Comité Ejecutivo de la FCF (2006) entregué al club mis acciones, vino el asunto de la Lista Clinton hasta 2015 volví, por lo que nunca hice la negociación ni con el presidente de la época, Juan Carlos de la Cuesta, ni con el director de desarrollo deportivo, Víctor Marulanda. Hablé como asesor de Fernando Uribe, pero conmigo nadie tomó decisiones", dijo Martán.

Después, la historia se remonta a 2011 cuando, según Martán, gracias a sus contactos con Mario Yepes, Uribe llega al Chievo Verona. En ese momento aparece en la escena el nuevo representante del jugador, Luis Carlos Serrano. "En la negociación con Chievo, que es dueño 100 por ciento los derechos federativos, Cortuluá queda como dueño del 50 por ciento de los derechos económicos. El jugador va a Nacional, que pasa a ser dueño del 100 por ciento de los derechos federativos y el 50 por ciento de derechos económicos sigue siendo de Cortuluá; el agente no lo sabe porque es entre los clubes", dijo el dirigente.

Hasta ahí, todo sin novedad. Inclusive el dirigente de Cortuluá coincide con Juan Carlos de la Cuesta, el presidente de Nacional para la época, al explicar que ambos clubes pactan que la posible venta no se podrá hacer por menos de 10 millones de dólares, para cuidar los intereses de ambas partes. Pero entonces se empiezan las diferencias, pues mientras De la Cuesta dice que esos montos se darían solo en caso de una venta futura y por eso Cortuluá "no merece nada", en esa acera afirman que, en el fútbol, esas opciones siempre son sobre expectativas y aún así se deben respetar.

"Quedó claro que, si había una oferta inferior, las dos partes se sentarían a discutir el tema y habría otra repartición. Nacional estaba en la obligación de que no dejar que Cortuluá perdiera su 50 por ciento ni por terminación del contrato. Hubo acercamientos de Millonarios, Jaguares de Chiapas, Querétaro, una oferta de un abogado... debieron preguntarnos, ¿lo vendemos? A Cortuluá le correspondía la mitad de un jugador que fue goleador pero después con la rotación (en Nacional) se desvalorizó. ¿Cómo íbamos a decir que no?", añadió Martán.

Y prosiguió: "ellos (Nacional) acudieron a la transferencia temporal o definitiva, lo hicieron a Millonarios sin informar a Cortuluá, a cambio de Harrison Otálvaro. Ellos recibieron a Harrison y nosotros no recibimos nada. Dijeron que iban a recibir 300 mil dólares por el préstamo pero no lo hicieron. Fue un canje de un jugador por otro y ahí violentaron a Cortuluá. No es verdad que el préstamo de Harrison costo 300 mil dólares, fue mano a mano y eso es todo. Yo le dije a Marulanda, le dije que tenía que renovarlo un año o dos más y él me dijo que lo haría, pero, por minucias de plata, en el segundo año deja de ser goleador, va a Millos y se hace goleador. ¿Era malo? No".


Esta parte de la historia coincide con la versión de Serrano, quien en entrevista con el Vbar dijo que Nacional se negó a un aumento de salario alegando que el jugador había dado su palabra sin pedir más: "En el segundo semestre de 2014 Fernando jugó con Millonarios. En enero ellos (Nacional) me firman una autorización para ver si lo vendíamos a México con el fin de que ganaremos todos. No se pudo efectuar esa transferencia. Finalmente (Marulanda) me termina diciendo que el Comité no lo va a renovar, que Nacional tenía más jugadores. Le dije que no era la intensión del jugador pero que si ellos no querían, no se podía hacer nada. Después Fernando sale goleador del FPC, le fue muy bien y le llegaron muchas ofertas y ya no se iba a aceptar la renovación y ellos dijeron que no lo iban a renovar", expresó. 

Ahí ya Cortuluá estaba fuera de toda consideración, lo que para Martán es inadmisible: "Cortuluá nunca hubiera dado visto bueno a un préstamo sin renovación porque la trampa se veía venir, es un jugador importante y tenía que firmar por mínimo tres años, pero lo desconocieron. Las cosas se deshacen como se hacen. Y Nacional lo dejó perder en el segundo año".

Para el directivo, el caso es casi idéntico al de Miguel Borja, en el que también Nacional hace la inversión fuerte y Cortuluá va en un porcentaje menor: "Nacional vende a Palmeiras a Borja en 10,5 millones y reserva 30 por ciento; Cortuluá tenía derecho al 30 por ciento de ese 30 por ciento. Se mete una cláusula donde dice que el contrato es a 5 años, que si a la mitad del contrato Palmeiras no lo ha vendido, Nacional tiene dos opciones: optar por cobrarle 3 millones de dólares a Palmeiras o ir hasta el final del contrato para reclamar el 30 por ciento, confiando en que se valoriza. Nacional tenía la expectativa de que lo vendieran en 30 millones, con lo cual recibiría 9 millones y Cortuluá, 2,8 millones. Pero a los 2 años y 6 meses no se valorizó sino que se desvalorizó, le recomendé a Nacional que cobrara esos 3 millones, ellos analizaron el tema y le pidieron el dinero a Palmeiras y el equipo se negó. ¿Qué pasó? Nacional va a FIFA y lo presiona con la no inscripción de jugadores y Palmeiras acaba pagando, de lo cual Cortuluá recibió 900 mil dólares".

El ejemplo deja ver que los clubes tenían buena relación previa, que negociaron amigablemente en el pasado y que, cuando llegó el momento, ambos acudieron a las instancias internacionales para reclamar lo suyo. Ahora se habla de falta de competencia de todo y de todos, de violación al debido proceso (lo que en realidad se vino a tocar ahora y no en las cuatro instancias previas en las que se han citado las partes) y hasta se discute la tasa de cambio a la hora de pagar, tema que tocó el abogado Martínez en recientes entrevistas: "A la tasa del día han pagado Borja y lo que inicialmente ordenó el TAS (150 mil dólares). ¿Por qué ahora no?, se pregunta Martán.

Ahora las posiciones no podrían estar más alejadas. Cortuluá ha intentado dar facilidades, se reunió con quienes hoy representan al club en algunas ocasiones y se exploraron opciones, pero se acordó una confidencialidad que el equipo verdolaga incumplió, con lo cual ahora la confianza se ha roto. Hoy cada uno tiene su verdad. Y nadie tiene intención de discutirlo. El tiempo pasa sin que se vislumbre una solución.


SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES
COMENTAR
GUARDAR

Recomendados

  • PREMIER LEAGUE
  • LIGA DE ESPAñA
  • SERIE A
  • UEFA EUROPA LEAGUE