¿Está Colombia lista para el fútbol mixto? Pros y contras del proyecto

¿Está Colombia lista para el fútbol mixto? Pros y contras del proyecto

FIFA y experto dicen que en etapas formativas hay muchos beneficios, pero falta voluntad. Análisis.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
Fútbol infantil

Fútbol infantil

Foto: Tomado de www.fifa.com

16 de agosto 2019 , 08:33 a.m.

La posibilidad de jugar fútbol mixto en Colombia no fue iniciativa del ente encargado, Difútbol, de la Asociación de Futbolistas, de una asociación de padres o de los propios deportistas. Fue todo mérito de la Corte Constitucional, que en un fallo dejó abierta esa opción, al proteger los derechos de una menor de edad.

El caso de María Paz Mora, la niña de 11 años que fue excluida junto con su equipo del torneo infantil Pony Fútbol, con el único argumento de que es mujer, abrió un debate tal vez más amplio: ¿es conveniente implementar en el país el fútbol mixto?


Al primero que habría que preguntarle es a la FIFA, ente rector del balompié mundial, que desde su filosofía promueve esta iniciativa: "Todo el mundo puede jugar al fútbol, independientemente de la edad, el sexo, la religión, la etnia, el origen social o el estado físico", dice en su apartado sobre el fútbol base.

Primer punto claro. Lo que sigue es la discusión sobre si esa mezcla de géneros es buena o mala. "La igualdad en el deporte y en el fútbol entre los más jóvenes sigue este camino. Ciertos países permiten el sistema mixto en el fútbol hasta los 12 años, mientras que otros no ponen límite. Así se comprende más fácilmente por qué en estos últimos está tan desarrollado el balompié", asegura la mismísima FIFA.

Y añade: "Permitir que chicos y chicas jueguen juntos es una forma de fomentar una mayor tolerancia y respeto mutuo. Al jugar con los chicos, las chicas se crean una imagen propia más positiva, aprenden a confiar en sí mismas y son más conscientes de su habilidad", dice el citado documento.

De esta manera se despeja al duda: en categorías infantiles el fútbol mixto es bueno, ya se practica en distintos lugares del mundo e inclusive en América Latina cuenta con patrocinio oficial, pues la Federación Ecuatoriana recibió  500.000 dólares directamente desde Suiza para su proyecto FORWARD G100, que se basa en el trabajo conjunto de niños y niñas.

¿Está lista Colombia para dar el paso?

Otra discusión es si la idea del fútbol mixto, que propuso la Corte Constitucional en su sentencia, tiene posibilidades de éxito en un país como Colombia.

Arturo Boyacá, actual director de divisiones inferiores de Santa Fe, es licenciado en entrenamiento de fútbol por la Federación Alemana de Fútbol y tiene una especialización como entrenador de fútbol en la Universidad de Deportes de Colombia. Él cree que el tema hay que empezar a abordarlo por las definiciones.

“Empecemos por definir qué es fútbol: es un juego. Y para las categorías menores es el vehículo más importante para la formación, crecimiento y desarrollo de la juventud. En la categoría formativa y en la competencia se define distinto la disciplina”, explicó.

La implementación del fútbol mixto en categorías infantiles es tan bueno, que se practica hace muchos años: “en países desarrollados se hacen torneos mixtos infantiles, inclusive se hacen torneos de familia que yo pude ver en Estados Unidos y en Europa, donde participan papá, mamá, niña y niño. Imaginen si alrededor del fútbol gira el tiempo libre de la familia, lo emocionante que es para los pequeños, lo que sería si se usara aquí para fortalecer los lazos de familia”, dijo.

Desde su experiencia como entrenador de equipos profesionales y formador de talentos a nivel académico, Boyacá cree que la discusión se está centrando más en reglamentos y excusas que en el tema de fondo: “No seamos más 'papitas' que el papa, este es un país retrogrado al que le falta mucho por crecer. Es un hecho que se puede hacer y no tiene por qué lesionarse a nadie. Habría que copiar las cosas buenas, crear las condiciones ideales, unas reglas específicas”.

El peligro es reducir el tema a lo que estamos sufriendo, en distintas esferas, actualmente: “si le hacemos culto solo al resultado nos llenamos de excusas muy elementales, como diferenciar el fútbol entre niños y niñas. Si a nivel infantil les enseñamos que lo único que vale es el resultado y que no importa cómo se consiga, entonces seremos una vergüenza”.

Primer paso para romper paradigmas

Una de las ventajas de apostar por el fútbol mixto en categorías infantiles es que se implanta en niños y niñas un chip de igualdad que en el futuro se traduce en respeto.

Según Sandra Salamanca, la única mujer entrenadora en el fútbol profesional femenino de Colombia, juntar a niños y niñas es más que una iniciativa de buena voluntad, una necesidad. "El fútbol es uno solo, más allá de las categorías, ahí cabemos todos. Al trabajarlo de manera mixta encontramos un complemento totalmente válido. Las diferencias físicas entre géneros, conocidas por todos, al trabajarlas de esta manera suman las fortalezas de los hombres con las de las mujeres, entonces es muy válido. Además es un campo que se abriría y es ideal hacerlo desde edades tempranas para romper paradigmas y evitar casos como el machismo que, algunas veces, cierra puertas para las mujeres", dijo la DT.

A nivel físico y sicológico, las bondades son todas: "A nivel físico, para las mujeres, que somos muy competitivas, es bueno porque cuando tengo al frente rivales con mayores capacidades, eso me impulsa a querer superarme, es totalmente positivo. Y a nivel sicológico se rompen esos prejuicios sobre la imposibilidad de trabajar de la mano, entendemos que no somos competencia sino que podemos trabajar juntos, lo que al final nos da resultados muy positivos", concluyó.

COMENTAR
GUARDAR

TEMAS RELACIONADOS/

fútbol femenino