Nacional y Junior: dos campeones que dejaron su sello
Archivo

Nacional y Junior: dos campeones que dejaron su sello

Los ganadores que dejó el 2011, festejaron bajo un estilo de juego que le gusta a la afición.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
24 de diciembre 2011 , 10:48 a. m.

Los dos, con esos títulos, vuelven a la Copa Santander Libertadores en el 2012 y los dos, al mismo tiempo, son los candidatos, y tendrán la obligación, de llegar bien lejos en dicho torneo.

Atlético Nacional en el comienzo de este año fue por Santiago Escobar para que dirigiera al equipo. Los dirigentes pusieron en las manos de 'Sachi' la responsabilidad de volver a buscar el título, algo que se venía postergando desde 2007.

En todo caso, el camino no comenzó como se quería. El equipo 'verdolaga' debutó con una derrota 2-3, en su estadio, frente a Envigado. Aquella noche no alcanzaron los goles de Dorlan Pabón ni de Carlos Rentería, quienes sí cumplieron y dejaron claro, desde el arranque, que iban a ser los hombres del gol en el conjunto antioqueño.

Tras llegar a la mitad del torneo con un buen triunfo 1-0 sobre Independiente Medellín, con un gol de Macnelly Torres, los dirigidos por Santiago Escobar tuvieron un buen cierre de torneo. En la fecha doce venció, en Bogotá, 1-2 a Millonarios con goles de Dolrna Pabón y Yovanni Arrechea, de penalti.

No obstante, luego de ese sonoro triunfo ante un Campín repleto de gente, vino un juego que terminó en polémica. Nacional recibió a Real Cartagena, pero debido a la agresión de un hincha a uno de los árbitros asistentes, cuando el juego estaba 1-1, el árbitro Ramiro Suárez detuvo el juego y la comisión de disciplina le dio por ganado el compromiso a los cartageneros.

A partir de entonces y luego de una derrota durísima en Ibagué, 5-0 contra Tolima, Nacional se fortaleció. El onceno 'verde' aceleró al final de la ronca clasificatoria y tras empatar 2-2 con Deportes Quindío, una victoria 0-2 sobre Pereira y un triunfo 3-1 sobre Itagüí, los de Santiago Escobar terminaron terceros en la tabla con 33 puntos, a tres del líder Once Caldas.

Luego vinieron los cuartos de final y Nacional eliminó, por penaltis, a Deportivo Cali. Enseguida sacó del camino a Deportes Tolima para llegar a la final y enfrentar a La Equidad. Nacional, pese a caer en el juego de ida 2-1, ganó en Medellín 2-1. Los goles de Dorlan Pabón y Carlos Rentería pusieron a festejar a la gente y aunque el gol de Roberto Polo, para los aseguradores, silenció el estadio, llegaron los penaltis en los que el arquero Pezzuti fue figura. Su atajada a Javier Araújo provocó la locura colectiva en Nacional. El título once arribó a Medellín y, ahora, quedó a dos títulos de alcanzar a Millonarios y América que, con trece, son los equipos que más títulos han obtenido.

Nacional volvió al título basado en las muy buenas presentaciones del arquero Gastón Pezzuti, en la clase técnica de Macnelly Torres y en los goles de Carlos Rentería que con doce goles y Dorlan pabón, con nueve, fueron los mayores anotadores. Nacional jugó 24 partidos en esa Liga Postobón I. Ganó 13 partidos y perdió ocho. Marcó 41 goles y recibió 34.


Atlético Junior obtuvo su séptima estrella y puso a festejar a toda la Costa Caribe

El proceso de este nuevo título en Baranquilla lo comenzó Jorge Luis Pinto. El técnico santandereano arribó a la capital del Atlántico para acabar con la indisciplina de un plantel rico en jugadores, pero flojo en juego colectivo. Lo que había dejado el entrenador Óscar Héctor Quintabani no era lo mejor y había que comenzar de cero.

El primer juego oficial de la Liga Postobón II para Junior fue el 28 de agosto y fue derrota. 0-3 contra Real cartagena fue tan doloroso como humillativo. Luego, vinieron empates con Tolima y una goleada 4-0 a Quindío. Pero Pinto decidió terminar el proceso que había comenzado porque arregló su vinculación a la Selección de Costa Rica por el "sueño de dirigir un mundial".

El recomendado de Jorge Luis Pinto fue José Eugenio 'Cheché' Hernández, quien llevaba tres años sin dirigir, sabáticos, pero tomó la posta. Fue responsable y poco a poco, triunfo a triunfo, se ganó la confianza de la exigente hinchada 'tiburona'.

Los dirigidos por 'Cheché' vencieron 3-0 a Equidad, le ganaron en Cali 0-1 a América, y pese a que no lograron vencer como locales a Santa Fe (3-3), ni a Itagüí (0-0) y tampoco a Cúcuta (2-2), cumplieron la tarea por fuera de su estadio y se clasificaron.

Terminaron primeros con 31 puntos y su primer rival fue Boyacá Chicó. Con el equipo boyacense igualó 0-0 en Tunja, pero le dieron un punto debido a que agredieron al juez asistente Alejandro Gallego, mientras que a su rival le quitaron una unidad. Por eso, el empate 2-2 frente a Chicó, en Barranquilla, fue suficiente para avanzar.

Después vino la llave más pareja y emocionante. Los dos juegos más emotivos del semestre. La serie de semfinal lo puso a enfrentarse con Millonarios con el que perdió 3-0 en Bogotá. La fe estaba intacta por parte del plantel, pero buena parte d elos aficionados estaban resignados. No obstante, Junior hizo el milagro. Derrotó 3-0 a Millonarios en el estadio Metropolitano y en la tanda de penaltis ganó 5-4. Una serie inolvidable. Una serie en la que aún se escucha esa rugido de gol en toda Baranquilla por el decisivo gol de penalti de Carlos Bacca.

Ya con Junior en la final, los barranquilleros tenían como adversario a Once Caldas que en las finales de los torneos cortos había ganado las tres finales a las que había llegado. Junior ganó en su estadio 3-2 luego de ir perdiendo 0-2 y en Manizales perdió 2-1 en un juego en el que fue figura su arquero Sebastián Viera. Junior ganó 4-2 en la definición por penaltis y fue en el campo del estadio Palogrande donde obtuvo su séptima estrella.

El equipo dirigido por 'Cheché' Hernández, resistido al comienzo, pero encasillado como ídolo meses después, disputó 24 partidos. Ganó diez partidos y perdió cinco. Marcó 37 goles (Carlos Bacca fue su goleador con 12 goles) y recibió 30.

Este Junior se distinguió por no ser tan fuerte como local, pero sí obtener unos muy buenos números como visitante. Los de 'Cheché' terminaron no tan fuertes en defensa, pero sí con un arquero que detuvo todo en Manizales. Con un Giovanni Hernández apareciendo en los momentos claves y con un goleador como Carlos Bacca, quien fue determinante.

Nacional y Junior dejaron su sello. Volvieron a estar en lo más alto del podio en cada semestre y, sobre todo, dejaron claro que son equipos grandes y que con un trabajo serio y con mayores virtudes colectivas que individuales pueden volver a los torneos internacionales.

Redacción Futbolred.com

COMENTAR
GUARDAR