¿Qué busca Rueda con convocatoria? Males y posibles curas en Colombia

¿Qué busca Rueda con convocatoria? Males y posibles curas en Colombia

El técnico tendrá cuatro días para ver jugadores, con una característica común: juego en altura.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
Convocatoria de Selección Colombia

Uribe, Andrade, Llinás, Mejía, Velásquez.

Foto: Tomado de Instagram clubes

En esta noticia

05 de agosto 2021 , 06:04 a. m.

Con 26 jugadores trabajará, del 9 al 12 de agosto, el técnico de la Selección Colombia, Reinaldo Rueda, en los 2.600 metros de altura de Bogotá. Altura, esa es la palabra clave.

La preocupación del entrenador tiene nombre y apellido: Bolivia, en La Paz. Si se confirma la triple fecha eliminatoria de septiembre, la agenda pasará por partidos cada tres días, con el desgaste de haber pasado por 3.600 metros de altitud, que es un quebradero físico para los 11 que tengan que actuar allí.

Eso explica la convocatoria de jugadores que viven, juegan o al menos tienen huella de altura: ahí está la oportunidad dorada de vestirse de amarillo. La única excepción es Harold Preciado, del Deportivo Cali, a quien parecen incluir por su pasado en Selección Colombia. Todos los demás cumplen el requisito.

Ahora, ¿qué busca Rueda con esos 26 llamados? ¿Es probable una nómina total de jugadores de altura para sorprender a Bolivia? ¿Se pueden ilusionar uno o muchos de los llamados con hacerse un lugar en una lista de 23? 

Lo primero que hay que decir es que se buscan alternativas en zonas críticas para el equipo nacional, que quedaron en evidencia en la última Copa América: la inestabilidad de la defensa y la ineficacia de los delanteros.

Hay una preocupación clara por el estancamiento de la renovación en el arco, pues David Ospina parece irremplazable y Camilos Vargas, su suplente, ya es veterano. Por eso vuelve Álvaro Montero (Tolima) y por eso hay nombres como el de Andrés Mosquera Marmolejo (Medellín) y Carlos Mosquera (Patriotas).

Y ahí no están las preocupaciones principales, sino en el cuarteto posterior: Mina y Dávinson fueron un sube y baja en la Copa y el lateral izquierdo sigue siendo un enorme dolor de cabeza. Eso explica el llamado de Fáiner Torijano (Santa Fe), Dairon Mosquera (Santa Fe), Andrés Llinás (Millonarios), Andrés Román (Millonarios), John Edison García (La Equidad),  Álvaro Angulo (Águilas), y Yonatan Murillo (Patriotas).

Mosquera, Angulo y Murillo serían los de mayor posibilidad en un puesto que claramente necesita refuerzo. Para casos como el de Llinás habría la opción de acercarlo al proceso y empezar un proceso de renovación entre los centrales que nos e dará probablemente en este ciclo de Catar 2022, pero que hay que ir preparando.

Para el caso del medio campo se buscan perfiles de jugadores con buena marca como requisito básico, pero con agregados de pase efectivo, buen remate de media distancia y experiencia. Uno o todos los requisitos, en la altura de La Paz, hacen la diferencia.

Eso hace que nombres como el de Alex Mejía, campeón de Libertadores con Rueda en 2016 y hoy en Santa Fe, no generen sorpresa. Repite Baldomero Perlaza (Nacional), que no solo estuvo en Copa América sino que trabaja con Nacional en Llanogrande, a 1.800 metros de altitud, misma condición de David Loaiza (Medellín), quien también tiene la huella que se necesita. Lo de Stiven Vega (Millonarios) sería más para acercarlo.


Y aquí vienen los llamados a resolver los gruesos problemas de definición, en caso de tener opción de en Bolivia:
Andrés Andrade (Nacional), John Arias (Santa Fe), John Velásquez (Santa Fe), Yerson Candelo (Atlético Nacional), Kelvin Osorio (Sana FE), Daniel Mantilla (Equidad), Esneider Mena (Pasto), Jaminton Campaz (Tolima), Fernando Uribe (Millonarios) y Harold Preciado (Cali).

Objetivamente, no se trata en este último grupo de entrar a discutirles el puesto a un Muriel o un Zapata, ni siquiera un Borja o un Santos Borré, pero sí hay que decir que teniendo los gruesos problemas evidenciados para hacer los goles, la experiencia de un Uribe, la versatilidad de un Andrade o la pegada de un Campaz (otro repitente de Copa América) pueden ser alternativas óptimas de cara al duelo en La Paz.

Eso parece ser lo clave: puede ser que uno o ninguno llegue a estar en los planes de Rueda, pero estar en este morfociclo ya es, para muchos de los 26 llamados, un éxito en sí mismo, más allá de la convocatoria final. Lo que hagan en estos próximos cuatro días de trabajo es ganancia. Pero también es una oportunidad que bien puede no repetirse nunca más, por eso la puerta que abrió Rueda, por estrecha que parezca, hay que aprovecharla con la vida misma.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES
COMENTAR
GUARDAR

Recomendados

  • SELECCIóN COLOMBIA
  • COLOMBIANOS EN EL EXTERIOR
  • SELECCIONES NACIONALES