Colombia disfruta la mejor versión de Juan Guillermo Cuadrado

Colombia disfruta la mejor versión de Juan Guillermo Cuadrado

Un partidazo afirma que está físicamente a tope para estar vs Senegal. De ánimo él SIEMPRE está bien

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
Cuadrado

El atacante de la Selección Colombia logró su segundo gol en un Mundial.

Foto: EFE

26 de junio 2018 , 06:17 p.m.

Parece que fue ayer cuando Colombia temía lo peor sobre Juan Guillermo Cuadrado, uno de los jugadores emblemáticos de la Selección. Era 30 de enero y de Italia llegaba la noticia que nadie quería saber: el hombre de Juventus tenía que pasar por un quirófano.

¿Justo ahora?, nos preguntábamos. Y el calendario inconmovible decía que faltaban sólo cuatro meses y 19 días para el debut en Rusia… Y era una cirugía importante, por un tema relacionado con una pubalgia, que podría dar hasta para seis meses de baja. Todo en contra.

Todo menos el propio Cuadrado y su fe y esa actitud siempre positiva, que crece en la misma proporción que las dificultades, que no se acaba.

Lo extrañaba Juventus, que no lo tenía desde diciembre, y él extrañaba las canchas y quería acabar de una vez por todas con el dolor. Dejar de jugar le jugaba en contra y, como ya es grande (acaba de cumplir los 30 años), lo sabía.

Pero esa prisa para no perder el vuelo a Kazán fue, justamente, fue su principal factor de motivación: “Cuando uno no tiene ritmo el cuesta un poco pero estar en la Selección se te olvida todo. Viví momentos difíciles pero nunca perdí confianza en Jesus, él nos da la fuerza si confías. Tener buena actitud es un don que tengo, estar contento en situaciones difíciles, saber que son cosas que pasan y te ayudan a mejorar, a apreciar lo que Dios te da. Yo por ejemplo organicé muchas cosas en mi cabeza, disfruté mucho de mi familia y eso es algo muy bonito”.

Familia, dice. Precisamente, lo que él ha ayudado a construir en la Selección. “Somos 23, en esta gran familia no hay suplentes”, se apresura a responder cuando le hablan de repetir entre los inicialistas después del redondo partido que firmó en Kazán contra Polonia.

Atrás quedó el sacrificio de salir antes del final del PT en Saransk, cuando más que su gambeta endiablada se necesitaba marca. El pasado domingo daba gusto verlo esa noche: un tapón para la salida de Bereszynski, amo del regate contra los estáticos rivales, apoyo para James –igual en Rusia que en Brasil, en cada cancha donde coinciden-, dueño del mando al indicarle a Arias a donde correr, cómo invadir el área, sacrifico puro a la hora de cambiar al costado izquierdo, que no era su punta pero había que cumplir el plan.

“Tenía que cubrir la salida del lateral izquierdo que era una muy buena opción de ellos. Era hacer el trabajo que hacía en Juventus, el profe insistió mucho en eso y en que tratara de convertirme en delantero, tirando diagonales, con centros desde la izquierda”, recuerda. Que satisfacción que le dará al técnico José Pékerman que lo cumplió todo al detalle…

Del dolor, de la doctora alemana Ulrike Muschawek que lo operó en Munich, de la desgarradora fisioterapia, del frío y el calor por horas enteras, días interminables, meses agotadores, ya no se acuerda nadie. Él que lo vivió y lo sufrió, pero no para reprochar sino para inyectarse más y más motivación.

La ‘final’ contra Senegal

“Estamos todos aptos para dar lo mejor por esta camiseta. Se vio en cada cambio que el profe ha hecho. Ninguno ha desentonado. En este partido (3-0 contra Polonia) hicimos cosas muy buenas, pero la última decisión es del profe, nos acomodamos siempre a su mejor plan”, explica.

Viene Senegal y es, como él y sus 22 compañeros dicen, “otra final”. Lo bueno es que, desde la experiencia, el extremo colombiano tiene clarísimo el panorama: “Tenemos que estar muy bien parados en defensa, todo parte de ahí. Tenemos las condiciones las cualidades, la técnica para hacerle daño a cualquier selección, siempre lo hemos mostrado”, dijo.

Ojo a la clave: “No podemos traicionar nuestro estilo de juego, cuando nos mentalizamos y tenemos el plan en la cabeza, con la técnica que tenemos podemos hacer grandes partidos. Tenemos que estar certeros para concretar las opciones”.

Así están las cosas. Ahora se enfrenta todo desde la confianza, las ganas y la actitud, esa que sólo sabe poner Juan Guillermo Cuadrado, quien oficia de DJ, profesor de baile, guía, pastor y gocetas. Más lo último que todo lo demás…

Jenny Gámez A.
Editora de FUTBOLRED
Enviada especial a Rusia
En Twitter @jennygameza

COMENTAR
GUARDAR