‘Necesitábamos la victoria, pero no hemos ganado nada’: Wílmar Barrios

‘Necesitábamos la victoria, pero no hemos ganado nada’: Wílmar Barrios

Impecable fue el trabajo del volante vs. Polonia y se espera que contra Senegal vuelva a dar cátedra

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
Wilmar Barrios

El volante colombiano ha tenido gran protagonismo en la Selección.

Foto: REUTERS

26 de junio 2018 , 06:00 p.m.

No será el más alto o el más fornido. Tampoco es el que habla más fuerte. Ni siquiera es el dueño del ritmo a pesar de haber crecido entre champeta y picós en Cartagena. ¡Qué tal que lo fuera! Así, sin excesos, es uno de los jugadores más sobresalientes de Colombia en lo que va del Mundial de Rusia 2018 y el hombre que reivindica el trabajo silencioso pero vital de quienes se dedican a cortar el juego en un equipo de fútbol.

Barrios fue la nueva roca sobre la que giró el medio campo nacional en el que ha sido tal vez uno de los mejores partidos de la Selección en años.

Con 10,4 kilómetros recorridos en el intenso partido en el Kazán Arena (solo lo superó james por 100 metros), lo suyo fue una exhibición total: despliegue para cubrir todo el medio, seguridad para ir al choque, fortaleza para cortar el juego del rival por arriba y por abajo, solidaridad para cubrir la salida de Aguilar primero y de Uribe después, certeza para raspar cuando fue necesario y salir limpio cuando así se lo pedía la jugada.

Tiene 24 años, ha hecho la fila y vive como en un aula de escuela, aprendiendo todos los días de quienes lo superan en edad, dignidad y gobierno. Pero contra Polonia fue el eje -como en Boca Juniors-, el punto de partida de todo lo bueno que hizo su equipo y la carta de seguridad que se necesitaba en ausencia de Carlos Sánchez.

Son 13 partidos con la Selección. Es un camino que apenas empieza pero en el que se anda a su ritmo, pausado, seguro, el que responde en un tono bajito y esquiva las miradas, el que oculta la timidez con la misma habilidad que esconde la pelota en el campo. Así es el hombre de los 28 partidos por temporada, el que interesa al Tottenham, el que firma un Mundial y permite conciliar el sueño desde la certeza de su seguridad, su sacrificio, su entrega.

¿Cómo se siente al saber que, de no mediar un gol de Falcao o una asistencia de James, usted sería el hombre del partido en Colombia?


Agradecido con Dios, contento por el resultado el buen trabajo en lo grupal. Uno siempre trata es de aportarle al equipo cuando tiene la oportunidad, dentro de lo que cabe y donde uno puede ser importante. Trato de hacerlo 90 minutos y fue de buen provecho.

¿Cómo se logra esa solvencia contra equipos tan potentes desde sus 1,79m de estatura?

Más allá de todo cuando hay estos partidos con tanto roce es muy importante ser inteligente a la hora de robar, de marcar, de contrarrestar el ataque del rival. Creo que en el partido (contra Polonia) se hizo de la mejor manera y por eso el resultado fue importante.

¿Se siente cómodo en esa dupla de marca con Mateus Uribe? ¿Tenían experiencia suficiente juntos en el puesto?

Nos conocemos desde hace mucho porque jugamos varias temporadas en el Tolima. Lo conozco muy bien, sé que es un jugador que nos da mucho en la Selección y se vio que entró muy bien. Ahora todos necesitamos descansar y pensar porque acá seguimos soñando.

¿Más cómodo que con Abel Aguilar?


Con Abel estábamos haciendo un gran trabajo y cuando sale pues entra Mateus y llega enchufado, le dio otro aire al equipo y lo importante es que eso nos ayudó a que todos aportáramos.

¿Se siente ya el dueño del puesto en la Selección?

No sé, todos estamos disponibles. Abel tuvo una molestia y hay que ver cómo evoluciona, pero está Carlitos (Sánchez) y está Mateus, Lerma, estoy yo. Así que a quien le toque lo importante es hacer bien las cosas.

Pero con estas presentaciones suyas la competencia interna se pudo seria…

Siempre fue muy sana. Sánchez es un jugador con mucha experiencia a quien le aprendo muchas cosas positivas, es un líder en el grupo y fuera de la cancha también, así que si fuera él o yo o quien esté, pues todos ganamos. Cuando él está, yo soy el primero en mandarle mi buena energía porque es un jugador fundamental para nosotros.

¿Fue un alivio ver esta versión de Colombia?

Ha sido un gran día, tuvimos dos o tres de amargura después de la derrota pero el fútbol te da estas revanchas y tuvimos la fortuna de ganar.

¿Cómo aterrizar y controlar la euforia de ese partido de 10 puntos contra Polonia?

Somos los primeros en tener los pies sobre la tierra, seguimos soñando. Necesitábamos una victoria para seguir en la pelea pero no se ha ganado nada, fue un excelente partido pero nos queda una final que tenemos que jugar de la misma manera o mejor, para tratar de conseguir el objetivo que es pasar a la siguiente ronda.

¿Qué tipo de rival es Senegal?

Trabajaremos y lo observaremos estos días, sabemos que es un equipo muy fuerte y con jugadores muy rápidos, pero nosotros tenemos que llevar a cabo nuestra estrategia, nuestro plan.

¿Cuál va a ser el secreto contra los africanos?

Aquí hay jugadores de jerarquía que hacen notar el liderazgo en el grupo, a los que venimos creciendo, de apoco, nos sirve mucho tener a jugadores como Falcao o James y a los que hace mucho tiempo están en Selección. Creo que se trabajó justo después del partido el cambio del chip, entendimos que eran dos finales, va una que necesitábamos ganar pero falta otra, seguimos soñando.

Jenny Gámez A.
Editora de FUTBOLRED
Enviada especial a Rusia
En Twitter @jennygameza

COMENTAR
GUARDAR