Viacrucis albiazul: duros golpes previo al merecido paso a la final

Viacrucis albiazul: duros golpes previo al merecido paso a la final

A lo largo de la temporada, Millonarios sufrió en materia nominal, anímica y deportiva.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
Millonarios

Millonarios FC

Foto: Millonarios FC

13 de junio 2021 , 06:00 p. m.

Este domingo se conoció al primer finalista de la Liga BetPlay 2021-I. Millonarios avanzó al duelo decisivo, tras dejar en el camino al Junior de Barranquilla por un global de 4-3. 

Ahora bien, el camino para los de Alberto Gamero fue completamente tortuoso por múltiples aspectos: desde las durísimas bajas nominales hasta los meses complicados en cuanto a resultados. Acá hacemos un balance de cada dificultad del azul a lo largo del semestre.

En materia nominal, la temporada 2021 inició con bajas sensibles y refuerzos esperanzadores. Ojo por ojo. Referentes como Jhon Duque y Ayron del Valle dijeron adiós a finales del año pasado, pero el exintegrante de Selección Colombia, Fredy Guarín, fue anunciado.

La temporada inició con otro lío, El Campín no podía ser utilizado debido a los casos de covid-19 en la capital, razón por la cual Millos cambió de casa en dos oportunidades: Manizales (contra Envigado) y Zipaquirá (contra Once Caldas). Ambos duelos los ganó sufriendo.

En febrero, el equipo quedó mermado en zona defensiva. Matías De Los Santos, que venía jugando junto a Llinás en la zaga central, regresó a la Argentina, pues Vélez compró su pase. Por otro lado, Felipe Román tenía todo listo para llegar a Boca Juniors, pero un problema cardíaco, que a día de hoy sigue en estudio, frenó el negocio y su carrera.

Así mismo, los resultados no se dieron y en algunos sectores de la hinchada se pensó en que Alberto Gamero diera un paso al costado. Se perdió por la mínima con Equidad en Techo, se le ganó sufriendo a Pasto en El Campín, se perdió con Junior 2-0 en Barranquilla y se cayó sorpresivamente en casa frente a Jaguares (primero de marzo).

El disgusto de los aficionados crecía ante la salida parcial del grupo de los 8. En la novena casilla, la preocupación llegaba por el complicado remate de torneo.  En marzo la situación mejoró un poco, pero la llegada de los clásicos arruinó el ambiente. Partidos calcados contra Nacional y América: victoria cómoda y en los últimos minutos remontada dolorosa. Tambaleaba aún más Gamero, pero la directiva lo aguantó.

Abril recibió al conjunto embajador con otro certero golpe. Fredy Guarín tuvo complicados problemas familiares, incluso se viralizó el video de una pelea, y tuvo que salir de la concentración club, con permiso especial, para solucionar su vida personal. Baja dolorosa por lo que significa el volante dentro del grupo. Así mismo, se supo que Román no jugaría más con el club en el primer semestre, a pesar de que su situación era favorable.

A mediados de aquel mes, el ítem resultados mejoró de cielo a tierra. Se le ganó a Santa Fe, clasificación a los ocho asegurada, y al Deportivo Cali, cabeza de grupo asegurada.

La suerte le puso al azul una dura prueba en cuartos de final: ni más ni menos que al bicampeón de Colombia, América de Cali. Por si fuera poco, debido a la tercera ola de contagios en el país, el partido de vuelta no podía disputarse en Bogotá. Vuelve y juega. Terminaron ganando 2-1 en el Pascual Guerrero y definieron la serie con un 0-0 en la calurosa Ibagué.

La siguiente prueba a superar se tardó mes y medio en llegar, debido a la crisis social en toda Colombia. Mientras Junior jugaba compromisos internacionales, los de Gamero tan solo podían apelar a los entrenamientos. La falta de ritmo de competencia generaba mucho temor.

Súmele también los dolores de cabeza que fueron llegando. Para el partido en Barranquilla, al cuadro capitalino se le juntaron lesiones de piezas vitales (Vargas, Kliver), contagios de covid-19 (Perlaza) y una suspensión (Rivaldo). Siete bajas en total que, por ejemplo, dejaron al mediocampo y la defensa sin variantes. Resultado: derrota 3-2.

Por último, la vuelta disputada en Bogotá trajo consigo de todo. Más casos de covid-19 (Llinás) en la previa y un expulsado (Paz) a los 24 minutos. A pesar de todo lo anterior, Millonarios apeló a sus dos hombres de ataque y el amor propio que lo caracterizó a lo largo del certamen para concretar su entrada a la gran final. 

Camino durísimo, sin duda alguna, pero que por ahora deja resultados esperanzadores. Habrá que esperar qué otras piedras aparecen en la última recta del camino. Por lo pronto, la ilusión está en el cielo.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES
COMENTAR
GUARDAR

Recomendados

  • PREMIER LEAGUE
  • LIGA DE ESPAñA
  • SERIE A
  • CHAMPIONS LEAGUE