La amistad entre Florentino y Domínguez facilitó la 'decisión final'

La amistad entre Florentino y Domínguez facilitó la 'decisión final'

El presidente de la Conmebol comentó como se concretó la selección del estadio para el River-Boca.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
Alejandro Domínguez, presidente de la Conmebol.

Foto: EFE

30 de noviembre 2018 , 10:04 a.m.

Madrid salió al rescate este jueves del histórico encuentro entre River Plate y Boca Juniors, por la final de la Copa Libertadores 2018, que se jugará en el estadio Santiago Bernabéu y se convirtió en la plaza ideal para la Conmebol. El presidente de la confederación suramericana, Alejandro Domínguez, aseguró que su amistad con Florentino Pérez ayudó a concretar la decisión.

Los jugadores de River y Boca cambiarán el césped del argentino estadio Monumental, donde se iba a jugar el pasado 24 de noviembre, por el campo del Real Madrid, donde se disputará finalmente el 9 de diciembre a las 20.30 hora española, según anunció hoy Domínguez.

La propuesta del Bernabéu surgió del presidente del Real Madrid, Florentino Peréz, quien tras una "charla personal" con Domínguez puso el estadio merengue a disposición del fútbol sudamericano.

Domínguez se decantó por la capital española por su "gran cultura y tradición de fútbol", además de por la seguridad que ofrece y de la conectividad de su aeropuerto con Sudamérica. Igualmente, afirmó que "le pregunté a Florentino si era una idea muy loca y dos minutos después me dijo que el Bernabéu estaba a disposición". 

Al margen de las cuestiones logísticas, el presidente de la Conmebol también aludió a las cuestiones sentimentales y reconoció que la importante presencia de argentinos en Madrid pesó a la hora de la elección de la nueva sede del partido.

Por eso, el Bernabéu abrirá sus puertas a las hinchadas de River y Boca, que esperan acudir al encuentro para transmitir su calor a los jugadores, ya que con el cambio de hemisferio los futbolistas aterrizarán en un Madrid invernal.

La capital española tendrá ahora el honor de convertirse en la pacificadora del fútbol sudamericano al acoger la última definición de la Copa Libertadores con partidos a ida y vuelta, pues el próximo año tendrá final única en Santiago de Chile; y de albergar un encuentro que se muestre como "una fiesta deportiva".


Con EFE

COMENTAR
GUARDAR