Maneras de medir la vida

Nicolás Samper recuerda a Vialli, Mbami, Mijhailovic, Pelé y últimos fallecimientos en el fútbol.

Nicolás Samper

Columnista Futbolred

Foto: A. particular

En esta noticia

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
10 de enero 2023 , 12:21 p. m.

El espejo ya revela muchas canas, o al menos el mío es así. Las fotos, que son un magnífico comparativo de vernos como éramos, como fuimos y como somos ahora y claro, lo que pensábamos en aquellos instantes y las cosas que nos tenían con la atención secuestrada. Hace poco vi una foto en la que salía con unos amigos, por allá en 1998: tenía pelo largo y estoy seguro que hacía poco habíamos hablado de aquel Colombia-Yugoslavia que se había dado en Bogotá. Esa noche un campeón de Europa no hizo más que quemar las manos a Farid Camilo Mondragón Alí a punta de tiros libres. Era Sinisa Mijhailovic, impotente porque más allá de su extraordinaria pegada no pudo derrotar el arco colombiano.



 Mijhailovic lo mereció aquella noche de poco fútbol, justo él, que en 1991 estuvo en la maravillosa formación del Estrella Roja que se coronó campeón de la Copa de Campeones de Europa de ese año, venciendo a Olympique de Marsella.

Luego me dio por ver unas fotos en donde tenía doce o trece años, edad que me llevó a pensar que iba tirándome el año, que estaba inconforme por todo y que mi papá andaba grave de salud. Pero también me conduce a Italia 90, a la selección italiana que dirigía Azeglio Vicini y que empezó su presentación en esa Copa -que era SU copa- frente a los austríacos que pintaban para hacerle frente a los locales y casi lo consiguen, gracias a las atajadas del colorido Lindenberger y con la sorpresa de que sus atacantes, muy promocionados en el previo de ese Mundial, poco y nada la vieron; de hecho en el balance final hicieron parte de las grandes decepciones: Anton Polster y Gerard Rodax, un rubio veloz en el punto penal que remataba todo lo que se le cruzara al frente y que por cuenta de su botín de plata europeo, terminó haciendo maletas para jugar con el Atlético Madrid.

Y en ese mismo juego Gianluca Vialli -que yo, cuando era más niño y no sabía cómo se escribía su nombre, suponía que se decía “Gian Lou Cavialli”- hizo dupla creo que con Andrea Carnevale, sin que ninguno de los dos consiguiera abrir la lata, hasta que apareció el desconocido Salvatore Schilacci para poner todo en orden.

Y más niño me nutrieron los goles con la camiseta negra con banda blanca cruzada del Vasco Da Gama a cargo de Roberto Dinamita (me parecía un apodo extraordinario) en aquellos resúmenes de goles que presentaban en Noticias Uno -con Hernán Peláez- y Noticiero Criptón -a cargo de Iván Mejía-. Y aquel video de betamax que me pasó Alejandro Velasco, amigazo de siempre, para ver los partidos del Mundial del 70 con Pelé como protagonista.

Para completar, empecé a mirar fotos más recientes y vi una, en plena transmisión de un Millonarios-Junior de 2014, tiempos en los que Modeste M´Bami se paraba con paso tranquilo como 5 del Millonarios que dirigía Juan Manuel Lillo.

No deja de preocupar que antes revisábamos el paso del tiempo con los futbolistas que habíamos visto en campo y terminaban de entrenadores. O el famoso reloj de los Mundiales, que cuenta el avance de la vida cada cuatro años. Mbami, Mijhailovic, Vialli, Roberto Dinamita, Pelé, Gerard Rodax fallecieron recientemente y eso me hace sentir aún más viejo que nunca porque me hace recordar aquella frase de algún conocido en la que decía que el tiempo, en cierto instante, se mide solamente por la cantidad de amistades que se recuperan en la sala de espera de las funerarias.

Síguenos en nuestras redes
Comentar
Guardar

Recomendados

  • Premier League
  • Champions League
  • Liga de España
boton left
boton right