Café azul

Opinión de Julián Capera sobre el nivel y el buen momento de Millonarios.

Julián Capera

Julián Capera

Foto: Archivo particular

En esta noticia

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
25 de agosto 2022 , 01:31 p. m.

El fruto está maduro y eso hay que aprovecharlo. El árbol está enmorenado y el plazo entre la floración del cafeto y el día del picking se ha cumplido. Es tiempo para Gamero y sus recolectores. Ya pasó la época de la siembra y el paciente cultivo. Del grano verde, amarillo y naranja. Hay que ir ahora por la cosecha.

Estuvo verde. El primer campeonato de este cuerpo técnico con Millonarios no correspondió a la gran expectativa generada por la llegada de un entrenador con pasado albiazul como jugador y quien había conseguido grandes campañas y títulos recientes con Deportes Tolima. En 2020 no llegó ni a la fase de grupos de Copa Sudamericana, no clasificó a los cuartos de final del campeonato local y terminó perdiendo la liguilla de eliminados que se inventó Dimayor para cumplir con el contrato de televisión.

Pero el fruto fue cambiando de color. Fue amarillo. La temporada siguiente representó la clasificación a una final de Liga y el boleto de regreso a una fase previa de Copa Libertadores. Sin embargo, perdió el título con Tolima y al catarse con un café de Brasil, Fluminense, otra vez quedó mal sabor de boca.

Fue naranja. Logró el mejor color del cafetal en la fase todos contra todos. El equipo más vistoso, pero no listo del todo. No aguantó las heladas del cierre de campeonato y su nómina volvió a lucir corta en los partidos más importantes del año. Y es que parecía que a los dueños de la finca les interesaban más algunas otras cosas que alzar la taza o la copa. El hincha sueña con ser campeón siempre, el directivo en su plan quinquenal no incluyó nunca esa palabra. Más que un objetivo perseguido era una añadidura.

Millonarios maduró. Con el trabajo de Gamero y sus jugadores, sin inversión importante de sus accionistas, pero maduró. Y es tiempo de recolectar, deportivamente, lo cultivado. El fruto ya está azul y si no se recoge ahora, podría echarse a perder. Por lindo que se haya visto el surco, si no se llena el canasto después de tres años, habrá cosas que empiecen a perder sentido.

El corazón del hincha, como el costal de fique que ha esperado que el calendario llegue hasta aquí, ansía ser llenado el día de la cosecha con la dicha y el consuelo que solo trae ser campeón y que es, al final, café caliente para el alma.

Síguenos en nuestras redes
Comentar
Guardar

Recomendados

  • Premier League
  • Champions League
  • Liga de España
boton left
boton right