Los dos jóvenes futbolistas que perdieron la vida en velatón en Cali

Los dos jóvenes futbolistas que perdieron la vida en velatón en Cali

El escenario fue Siloé, uno de los sectores más perjudicados por estos días.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
Kevin Agudelo

Agudelo (# 5) falleció el  lunes durante masacre en Siloé

Foto: Archivo particular

08 de mayo 2021 , 06:04 a. m.

Los días tormentosos que ha vivido Cali desde la convocatoria del paro nacional ha cobrado varias víctimas, entre ellas las de dos jóvenes del popular barrio Siloé que veían en el fútbol la posibilidad de tener un mejor futuro y ayudar a sus familias.

En hechos que están en investigación por parte de la Fiscalía, el pasado lunes en la noche se conocieron las muertes de Kevin Agudelo y Harold Rodríguez, luego de que el Instituto de Deporte y Recreación del Valle del Cauca, Indervalle, presentara sus mensajes de condolencia a los familiares de los jugadores.

Según información recogida por FUTBOLRED, los hechos ocurrieron en medio de una velatón cristiana que se cumplía por la comunidad en una de las principales vías del barrio. En un video que se hizo viral, se muestra que después de las 8 de la noche todo fue caos y gritos desesperados para intentar que se salvaran vidas luego de un ataque del que la comunidad señala como presunta responsable a la Policía, aunque no ha habido detalles sobre el avance de las indagaciones a testigos.

Kevin era un muchacho de 21 años, residente en la Comuna 20, y perteneciente al Siloé F.C., equipo aficionado que participa en el torneo de tercera división ‘Copa Telepacífico’, organizado por la Liga Vallecaucana de Fútbol y que cada semana tiene transmisión de un partido a través del canal regional.

Jorge Gaviria fue su entrenador desde que era un niño de 12 años, dice que la versión que tienen todos es que “la gente se encontraba haciendo una velatón cuando llegaron disparando y mataron a ‘Polaco’ y a otro muchacho, hubo también otros heridos, algunos que todavía no han podido operar. Lo que están haciendo es apagando las luces en un sector y empiezan a disparar”.

Sostiene que las cosas han cambiado rotundamente, “la gente se reúne para hacer oración y entregar mercados a quienes lo necesitan, los locales los abren hasta mediodía y luego cierran por el temor”.

El sepelio de Kevin se cumplió la tarde de este viernes en el Cementerio Jardines de la Aurora. Agrega Gaviria que “era un jugador de buena estatura, zurdo, a veces lo ubicaba de central pero su posición era de lateral izquierdo. Este año empezó a estudiar Tecnología en Electricidad en el Sena para ayudarle a la mamá, y el papá me dijo que estaba contento porque una empresa lo iba a patrocinar y allí iba a realizar su pasantía”.

Gaviria había sido precisamente el que le ayudó a conseguir el cupo, como a otros muchachos que tienen la ilusión de alternar el balompié con otra carrera si por si las cosas no se dan en el balompié.

Afirma que los entrenamientos los cumplen de 7:00 a 9:00 a.m., pero a los que trabajan los cita también en las tardes, como ocurrió con ‘Polaco’, que tampoco pudo estar con su equipo en la más reciente fecha de la Copa Telepacífico.

Lo recuerda como una persona humilde, recochero. Esa noche ya me iba a acostar cuando mi esposa me dijo llorando que en nuestro grupo de WhatsApp dieron el mensaje de que lo habían matado. Le decíamos ‘Polaco’ porque era muy blanco, de parte de mamá era el único hijo y apenas había conseguido novia”.

Agudelo se había graduado del Colegio Eustaquio Palacios, ubicado en el sector, y siempre se transportaba en su bicicleta. “Me molesta que en los noticieros no están diciendo la verdad, ellos estaban tranquilos en la velatón. No estoy de acuerdo con muchas cosas que están haciendo. En homenaje a él, Telepacífico retransmitió hoy el partido que le ganamos 3-2 hace ocho días a Protecom”, expresa Jorge.

Entre tanto, Harold Rodríguez tenía 19 años y entrenaba con el Club del Valle, también de Siloé. El entrenador Eiscenover Valencia dice que todo ha sido tan traumático que estos días ha tenido que hacer actividades diferentes con los muchachos en un sector aparte para sacarlos del duro golpe que han producido estas dos muertes y el hecho de que otros de los jugadores estén en cuidados intensivos por el mismo ataque.

“Esa noche parecía una purga, al que esté en la calle tírele, parecía la hora llegada, era una velatón cristiana y aprovecharon para atacar a todo mundo, no le echo la culpa total a la fuerza pública porque en medio aparecieron unos bandoleros a provocar y eso llevó a la fuerza pública a atacar, pero no me parece que de la manera en que lo hizo, antes de que alguien de acá disparara, fue como una orden, eso siguió toda la noche”, le dijo el formador a este portal.

Complementa que “Harold había salido hace unos días, pero tenía esperaba opciones. Era volante por derecha, un muchacho de casa que estaba trabajando, queremos mostrarle a la gente que ninguno de ellos era bandolero”.

Valencia prosigue su relato para contar que por su equipo han pasado más de 4.000 jugadores en los años que lleva en funcionamiento. “A Kevin también lo formé acá y luego pasó al Siloé F.C.; el otro jugador herido y que permanece en la UCI es Esteban Ortiz, afortunadamente se pudieron conseguir los donantes de sangre. Hay unos jugadores heridos y otros que fueron capturados y les dieron una paliza, estábamos asustados que los fueran a desaparecer, ya los soltaron, pero quedaron traumatizados”.

El profesional tiene una solicitud especial, dejando claro el trabajo social que realiza en ese sector deprimido: “estoy pidiendo que nos ayuden porque estamos sin nada, soy monitor de la Secretaría del Deporte y estamos sin empleo, al menos invertir en deporte porque necesitamos tener a los muchachos ocupados”, dice Valencia.

Los técnicos de cada equipo y sus familias esperan que ninguno de los casos quede impune.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES
COMENTAR
GUARDAR

Recomendados

  • PREMIER LEAGUE
  • LIGA DE ESPAñA
  • BUNDESLIGA
  • SERIE A