Atlético no da ventajas en la tabla y derrota 3-1 a Villarreal

Atlético no da ventajas en la tabla y derrota 3-1 a Villarreal

El conjunto colchonero logró ganar en su casa y se mantiene en la pelea. 

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
Atlético de Madrid

Atlético de Madrid ganó en casa.

Foto: EFE

23 de febrero 2020 , 05:52 p.m.

Atlético de Madrid recuperó su lugar en el podio de LaLiga Santander imponiéndose por 3-1 al Villarreal para ser tercero, en una remontada tras el tanto inicial de Paco Alcácer que arrancaron el argentino Ángel Correa y Koke Resurrección y finalizó el portugués Joao Félix, de vuelta tras un mes lesionado.

Cinco jornadas después, tras pasar un bache que incluyó dos derrotas (Eibar y Real Madrid) y dos empates (Leganés y Valencia), el Atlético volvió a auparse al tercer puesto, empatado a 43 puntos con el Sevilla que derrotó al Getafe (0-3). Los rojiblancos ya están donde querían, tras crecer en un partido que dominaron sin peligro durante la primera mitad y en el que ganaron pegada en la segunda. Impulsado anímicamente por su tan convincente como inesperada victoria ante el Liverpool en la Liga de Campeones (1-0), el Atlético supo hacer frente a un Villarreal que se benefició de una mala defensa rojiblanca, que dejó solo a Alcácer para marcar el tanto inicial, logró el empate por la fe del argentino Ángel Correa al borde del descanso, quien asistió al 2-1 de Koke, y vio como Joao Félix se reencontraba con el verde con un gol, el 3-1 definitivo.

Lo hizo ante uno de los rivales que peor se le da al Atlético del argentino Diego Pablo Simeone, este domingo en el palco por sanción, tras Barcelona y Real Madrid -cinco victorias del 'submarino amarillo' en dieciséis duelos-, que se presentó con un once cien por cien español, por primera vez en veinte años en LaLiga Santander, con el máximo goleador nacional, Gerard Moreno, y Paco Alcácer al ataque. Con casi el mismo conjunto que sorprendió al campeón de Europa -salvo Víctor Machín 'Vitolo' sustituyendo al francés Thomas Lemar, lesionado y sorprendentemente como pareja de ataque de Álvaro Morata-, el Atlético salió presionando y mandón con la pelota.

Pero con el paso de los minutos se comprobaba que más que mérito suyo era cesión del Villarreal, presto a dejarle el esférico y esperar el error para dar el zarpazo. Casi lo consiguieron Gerard y Alcácer en la presión sobre Felipe, que corrigió a tiempo en una acción en los primeros minutos en la que era el último hombre. Fue la advertencia. El único aviso amarillo antes de que, al cuarto de hora de partido, Gerard pusiera un centro con la zurda al área para Moi Gomez. Le siguieron no uno, ni dos, sino tres defensores rojiblancos, cuyo despeje quedó franco para el disparo de Alcácer a bote pronto. El 0-1 congeló al Metropolitano. Desplazó Germán Burgos -hoy inquilino del banquillo por la sanción a Simeone- a Vitolo de la punta a la banda izquierda, y el Atlético comenzó a ser punzante. El Villarreal comenzó a verse agobiado y Sergio Asenjo hizo su primera gran aparición: una doble parada, a la volea de Morata y al cabezazo de Vitolo.

El Villarreal veía cumplido su plan de partido, esperaba a un Atlético con una posesión infructuosa y apenas algunos envíos aéreos que cabeceaban Felipe o Morata con destino a las manos de Asenjo, y salía con el criterio de Cazorla y Trigueros a por la estocada. En estas apareció el único jugador que no entiende de planes: Correa, para reanimar al Atlético. Desplazado de la banda a la punta, hizo bueno un pase bombeado del croata Sime Vrsaljko en el que no creyó nadie salvo el rosarino, que se adelantó a Asenjo en el área chica para igualar el encuentro en la víspera del descanso. Retornó del vestuario el conjunto rojiblanco en búsqueda del segundo, pero sin claridad alguna, apenas sacó de rédito un disparo desde el borde del área de Vitolo que parecía sencillo pero Asenjo tuvo que enviar a córner.

En la búsqueda de algo más, Burgos puso sobre el césped al luso Joao Félix, casi un mes ausente por lesión, y al inglés Kieran Trippier, hace 20 días operado de pubalgia. Con los centros del inglés se reanimó el Atlético, que reclamó un penalti sobre Correa; y desde un genial cambio de orientación del portugués para la carrera de Trippier, llegó el 2-1. El lateral cedió a Correa, que levantó el balón para que Koke llegara en carrera y rematara de cabeza sorprendiendo a la defensa amarilla. Del susto de un remate previo de Alberto Moreno raso desde el área chica que sacó el portero esloveno Jan Oblak, en su milagro de cada jornada, al frenesí del 2-1... Y en diez minutos al 3-1, obra de Joao Félix, que aprovechó un robo de Koke en el borde del área para sentenciar el partido con un zurdazo raso. Tuvo algún intento más desde fuera del área el talentoso mediapunta luso, motivado en su retorno, e incluso alguna tentativa de acortar la distancia el Villarreal por medio de Ontiveros, pero el 3-1 no se movió y el Atlético retornó al tercer puesto.

COMENTAR
GUARDAR