Amargo debut de Lucumí en Champions: Salzburgo arrolló al débil Genk

Amargo debut de Lucumí en Champions: Salzburgo arrolló al débil Genk

Un contundente triunfo 6-2 fue el bautizo del equipo del colombiano, que marcó pero tuvo errores.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
Genk

Salzburgo vs. Genk, en el suelo Lucumí

Foto: Reuters

17 de septiembre 2019 , 03:56 p.m.

Del sueño a la pesadilla, sin escalas, pasó Jhon Lucumí en su estreno en la Champions League. Su equipo, el Genk de Bélgica, fue humillado por un Salzburgo que no perdonó y se impuso por 6-2.

No terminaba de acomodarse Genk cuando ya Salzburgo mandaba en el marcador: 1 minuto y 50 segundos marcaba el cronómetro cuando Haaland tuvo espacio de frente al arco y, ante la salida tarde del portero, definió muy a su estilo, con un remate inalcanzable para el 1-0.

Cortó a tiempo Lucumí a los 7 minutos en la llegada de Minamino y salvó de nuevo el colombiano al 19, adelantándose en el cierre, multiplicándose ante la desesperante pasividad de su equipo en zaga.

Al 23 llegó el primer remate al arco del Genk por intermedio de Uronen y al 30 un tiro libre premió al portero, que cerró con los puños. Era todo.
En cambio el Salzburgo metía miedo en cada aproximación, con Horsovsky al 31 y Haaland un instante después, hasta el cayó el segundo a los 34 minutos gracias al niño prodigio de 19 años, quien aprovechó que Miramino metió al fondo el pase, el Hwang aguantó la marca y ante la salida de Coucke simplemente vino el castigo.

Y no terminó ahí pues dos minutos después llegó también el tercero, otro error en la salida del Genk, mal pase de Lucumí y en el regreso estaban todos los de azul jugados, lo que aprovechó el surcoreano Hwang para meter un puntazo y decretar el 3-0.

Por pura vergüenza deportiva, a la salida de un tiro de esquina, aprovechó Lucumí el pestañeo en terreno de Salzburgo y, casi cayéndose, metió un remate pegado al palo izquierdo, para el descuento y el 3-1 parcial, a los 40 minutos. Desperdició al 43 el japonés Ito en otro error del local, una pena porque pudo darle vida al partido.


Se lo perdió el visitante pero no el local, que celebró el cuarto a los 40 minutos el triplete de Haaland, con revisión del VAR, en una jugada rara, de mala fortuna más que otra cosa, por el remate de la pelota en Samata, del Genk.

Y antes del pitazo, la humillación se consolidó en un error de marca de Lucumí: otra vez salió en dos toques el Salzburgo, y se quedó el colombiano en la marca de Szobozlai, quien le picó a la espalda y lo sorprendió para el 5-1 antes del descanso.

Salzburgo salió a administrar la ventaja, pero al 52 logró Genk el segundo, un cabezazo libre de Samata. No quiso problemas el local y para no dejar perder la ventaja, marcó Ulmer el sexto para el 6-2 definitivo.

Samata vio la tarjeta pero se revisó con VAR y el castigo bajó a una amarilla y así Genk, que no llegó a usar a Carlos Cuesta, fue humillado en su debut en Champions.

COMENTAR
GUARDAR

TEMAS RELACIONADOS/

champions league