Las lecciones del Mundial para Argentina
Archivo

Las lecciones del Mundial para Argentina

Argentina algo tenía que aprender de las lecciones que dejó el Mundial de Sudáfrica, exactamente hace un año. No era cuestión de

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
03 de julio 2011 , 03:07 p.m.

Argentina algo tenía que aprender de las lecciones que dejó el Mundial de Sudáfrica, exactamente hace un año. No era cuestión de subestimar este momento de relanzamiento de la selección.

Es cierto que el ciclo de Batista empezó ya hace un tiempo, pero el viernes contra Bolivia (1-1) dio el primer paso en competencia oficial y con un elemento que casi nunca está a disposición y siempre es válido como explicación o como excusa: tiempo para trabajar. .

¿Qué se vio en La Plata a diferencia de lo que vimos hace un año en Sudáfrica? Para empezar, (¿sólo?) cinco titulares de aquellos 11: Romero, Burdisso, Mascherano, Messi y Tevez. Aunque, claro, no se trata de nombres, sino de posiciones y de situaciones, de propuestas y rendimientos. .

Por eso, de los enunciados a los hechos, al final del primer tiempo, el 0-0 congeló un concepto: cambian algunos nombres, cambian los discursos, pero los problemas para generar juego asociado siguen siendo los mismos.

Messi obligado a bajar demasiado para encontrarse con la pelota, excesos de individualismo para romper la impotencia, movimientos que parecían novedosos y terminan confusos. A esa altura, una bruma había penetrado por el hueco central del techo y parecía reflejar la falta de claridad de un equipo con problemas demasiado conocidos, que se hicieron más ostensibles y evidentes con el helado baldazo del 0-1.

Esa media hora fue el viaje menos pensado: fuimos a La Plata a buscar el equipo que hubiera aprendido las lecciones de Sudáfrica y terminamos recitando de memoria los versos tristes que se rezaron como una letanía en La Paz.

Más que subestimar a un rival inferior, lo que la Argentina hacía era subestimar la necesidad de buscarle funcionamiento colectivo a la condición individual. Agüero, una individualidad extraordinaria, la salvó de un resultado peor. Pero no de dejar la imagen de un equipo que no es. .

Daniel Arcucci Editor de Deportes - La Nación de Argentina (GDA) La Plata.

COMENTAR
GUARDAR