Sin problema, Brasil venció 3-0 a E.U y sigue su camino en la Copa Confederaciones
Apuestas Futbolred
Archivo

Sin problema, Brasil venció 3-0 a E.U y sigue su camino en la Copa Confederaciones

Los goles del equipo dirigido por Dunga fueron convertidos por Felipe Melo (7), Robinho (20) y Maicon (62). Con seis puntos solamente una catástrofe podría dejar eliminados a los auriverdes.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
18 de junio 2009 , 06:14 a. m.

La selección canarinha podría clasificarse este jueves en caso de que Italia derrote a Egipto en Johannesburgo, pero si los Faraones vencieran a los Azzurri, Brasil debería esperar al último partido frente a los campeones del mundo, ya que se podría dar un triple empate a seis puntos al final.

Brasil estaría en una posición privilegiada en caso del supuesto triple empate con Italia y Egipto, ya que sus tres tantos a Estados Unidos le dan un buen margen si la diferencia de goles tuviera que decidir los dos primeros.

El equipo de Dunga dio una imagen muy distinta antes Estados Unidos después de haber decepcionado en el debut contra Egipto, a la que ganó por 4-3 gracias a un gol de penal en el último minuto de Kaká, y resolvió pronto el partido con goles de Felipe Melo, en el minuto 7, y Robinho, en el 19.

"Todos mis goles se los dedico a mi hijo (Robson Junior). El fue un regalo de Dios. Quiero hacer muchos más y hoy tuve esa alegría de hacer es gol", dijo Robinho, quien hizo una vez más el típico gesto del chupete.

Estados Unidos no fue rival para los campeones sudamericanos y acabó el partido con diez hombres por la expulsión de Sacha Kljestan en el minuto 57 por una dura entrada a Ramires, teniendo sus dos únicas ocasión con remates al larguero de Benny Felihaber, en el 83, y Conor Casey, en el 88.

Cinco minutos después de la expulsión, en el 62, llegaría el 3-0 con un tanto de Maicon, que con un disparo elevado y cruzado sorprendió a Tim Howard, tras una bonita jugada al primer toque en la que el goleador pasó a Ramires, quien cedió a Kaká y éste se la devolvió al iniciador de la jugada. Brasil, clasificado prácticamente a semifinales, se medirá en la última jornada a Italia, el domingo en Pretoria, en un partido que debe decidir probablemente el primero de grupo, que evitaría enfrentarse a España, en teoría.

Dunga hizo cuatro cambios respecto al partido contra Egipto, dejando en el banquillo a los defensas Juan, Dani Alves y Kleber, dando entrada André Santos, Maicon y Miranda, y en el centro del campo dio descanso a Elano, ocupando su plaza Ramires.

"Tenemos un grupo fuerte, el equipo está bien. Sale Daniel (Alves) y entra Maicon, sale Elano y entra Ramires, y el equipo sigue bien. Por eso quiero jugar siempre", analizó Robinho.

También quiso no cansar demasiado a Kaká, Luis Fabiano y Lucio, sustituyéndoles en el 69 a los dos primeros y un minuto después al tercero.

El primer gol del partido lo marcó Felipe Melo al rematar un falta lanzada desde la derecha por Maicon, en otra jugada de laboratorio que tanto le gusta a Dunga.

Ese primer gol brasileño era el cuarto que nacía en una jugada de pelota parada, ya que tres de los goles en la victoria contra Egipto en el primer paertido (4-3).

A los 19 minutos ya estaba resuelto el partido con el gol de Robinho, en una jugada de contragolpe, iniciada por André Santos, que tocó para Kaká, y éste a Ramires que tras un larga carrera cedió al delantero del Manchester City para que marcara a placer.

La acción había nacido tras un error infantil de Marcus Beasley, al que le pasó por debajo del pie un córner sacado en corto por Landon Donovan, y el balón llegó a André Santos, que inició la jugada.

Brasil pudo aumentar el marcador en poco después con muy buenas ocasiones de Kaká (23) y Ramires (24) en lo que se anunciaba un festival de samba, que cerró al final Maicon. psr/gv

Sudáfrica
AFP

Comentar
Guardar