Colombia sufrió la expulsión de Cuadrado y no pudo con Brasil: 1-0
Archivo

Colombia sufrió la expulsión de Cuadrado y no pudo con Brasil: 1-0

Neymar, de tiro libre, hizo un golazo que marcó la diferencia. El juego fue muy friccionado.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
06 de septiembre 2014 , 05:08 a.m.

Una tarjeta roja terminó cambiando un partido que era parejo, más peleado que jugado. La expulsión de Juan Guillermo Cuadrado, a los cuatro minutos del segundo tiempo, le quitó a Colombia el único jugador que le estaba marcando diferencia y Brasil terminó ganando 1-0 con un tiro libre de Neymar, a ocho minutos del final.

(Lea aquí: Crónica de una noche de fútbol a la colombiana en el Sun Life Stadium)

El partido no es que haya tenido mucho de amistoso, más allá del saludo de perdón y olvido que se dieron Camilo Zúñiga y Neymar, ambos con la banda de capitán en su brazo: mucha pierna fuerte, como en el Mundial; poca claridad, como en el Mundial. La diferencia es que el James Rodríguez que brilló en la Copa del Mundo no apareció con el mismo fútbol en suelo estadounidense.

(Lea aquí: Neymar, sin rencores con Zúñiga)

El que sí marcaba diferencia, y mucha, era Juan Guillermo Cuadrado. Colombia tuvo tres opciones de anotar en el primer tiempo y en dos apareció Cuadrado: un tiro libre que pasó muy cerca de la portería y un remate de afuera del área que sacó el portero Jéfferson. Brasil tuvo un par de opciones, pero falló a la hora de rematar.

Colombia había tenido problemas en la marca en la mitad y Aldo Ramírez no funcionó para sacar al equipo desde atrás. La intención de Pékerman era que esa función la cumpliera Camilo Zúñiga, entonces lo mandó a la mitad, puso a Arias como lateral y sacó a Aldo. Pero no hubo tiempo de probar nada: ya Cuadrado tenía amarilla desde la primera etapa. Y a los cuatro minutos de la segunda, cargó desde atrás a Neymar. Para el árbitro, David Gantar, el único juez Fifa que tiene Canadá, la jugada mereció amonestación. Y la jugada terminó en expulsión, en protesta de todos los futbolistas vestidos de rojo y también del banco colombiano. La expulsión sacó del partido a Colombia, que se quedó sin quién desequilibrara. Pékerman movió el banco, llenó la cancha de hombres para atacar, incluso con un jugador menos.

(Observe aquí: Neymar hizo un golazo y marcó la diferencia en Miami)

Brasil dominaba, pero no se acercaba mucho. Hasta que llegó una supuesta mano de Cristian Zapata, que para el árbitro fue intencional. Y Neymar definió el partido con un golazo de tiro libre, que se metió en el ángulo, bien arriba.

Con un jugador menos y tres atacantes en la cancha, Colombia le quedaban pocos minutos para buscar el empate. Pero si en el Mundial dio una lección de contundencia y de cómo llegar al arco contrario, esta vez le costó mucho, al punto de que la única jugada de peligro fue un cabezazo de Falcao cerca del final del partido. Esta vez tampoco se pudo con Brasil. Pero esta vez faltó fútbol para hacer más daño.

ÓSCAR OSTOS
Editor de Futbolred
Enviado especial a Miami

COMENTAR
GUARDAR