Dayro Moreno, sin censura
Archivo

Dayro Moreno, sin censura

Cantó, bailó, reveló, retrocedió, sonrió... El delantero del Junior habló sin arrepentimientos.

07 de mayo 2013 , 03:32 a.m.

Alta velocidad, altos decibeles, pinta de noche y bien abrochado los cinturones. Protag­onista: Dayro Moreno.

“¡Yo, te miro y te imagino, con ropa haciendo el amor, bien prendido, encendido!” es una estrofa de una canción de reguetón; es el ringtone del goleador tolimense. Responde y se muestra tierno y sincero. Es a su novia a la que le expresa profuso sentimiento. Él cierra la corta charla diciéndole que luego de la entrevista, ya en la habitación del Hotel Intercontinental en Cali, le devolverá la llamada.

Ahora sí, guarda ordenadamente los uniformes del Once Caldas, Atlético Paranaense (Brasil), Steaua (Rumania), Tijuana (México) y el del Junior, el que luce diariamente. Se puso la pinta de noche y comenzaron a sonar las canciones.

“Me gusta el reguetón y la salsa. La música me relaja mucho. Antes de los partidos pongo música a todo ‘taco’ (volumen) para sacarme la tensión. También bailo salsa, pero no a lo caleño, y me defiendo bien con el reguetón”.

Sí, es su diversión: “Varias veces seguí de largo la rumba y llegué al entrenamiento. Gracias a Dios nunca me pasó nada, soy un bendecido, porque es algo muy riesgoso. Cuando estaba empezando en el Once Caldas, me alcahueteaban un poco y ahora, en vacaciones, sí le ‘doy duro’ a la rumba”.

Moreno es la estrella que ilumina Chicoral, su pueblo natal. A los 9 años ya se tiraba a la calle, siempre con gente mayor. Él también se veía adulto y hasta un poco más. Era el ungido del sector, el que sabía domar el atrayente y rebelde balón.

“Siempre fui muy sano, nunca defraudé a mis padres; pero era maldadoso: cuando se iba la luz, les tocaba las nalgas a las mujeres (risas), y hacía el ‘tin tin corre corre’ en las casas ajenas, mientras dormían. A los 10 años ya era el ‘chacho’ del barrio, por el fútbol; jugaba con gente de 17 o 18 años, y me daban para la gaseosa, ya tenía arete. Siempre fui ‘guerrero’. La gente me decía que iba a surgir”.

Y Surgió. Le metió quinta, sexta y agarró mucha velocidad. Campeón de la Copa Libertadores con solo 19 años, aclamado por la población de Manizales. Con Once Caldas, además, ha sido dos veces campeón de Colombia y en otras dos fue el goleador del fútbol local. También fue campeón del Suramericano Sub-20 del Eje Cafetero.

“Siento envidia de la buena por Falcao García, pero no me arrepiento de lo que he dejado de hacer. Estoy trabajando para poder llegar a ese lugar donde está él”.

Dayro se mantuvo apenas dos temporadas en el fútbol europeo. “En Rumania, el primer año fue lindo, pero después empezaron las envidias de los compañeros, y hasta en las prácticas me tiraban a lesionar”.

Tiene 27 años, tres aretes en cada oreja, 18 tatuajes en su cuerpo, luce un reloj, cuatro manillas en cada muñeca, una pantaloneta negra y una camiseta blanca con rayas rojas y azules, la de los ‘tiburones’. También, dos Iphones y una gorra que le tapa el número 7 que tiene marcado en su cabeza.

Se ve inquieto, dispuesto, alegre. Así suele mantener. “En los equipos donde he estado, me he caracterizado por tener la chispa que alegra a los otros compañeros”.

Han pasado 47 minutos. Es el momento de terminar la rumba y desabrochar los cinturones. La historia continuará. “Quiero ser campeón con Junior, dejar una huella, y luego volver al exterior y a la Selección Colombia. Estoy trabajando duro para ello. Ya pasó la época de la locura, ya soy más maduro, ahora es solo fútbol y pensar en el futuro”.

“¡Yo, te miro y te imagino, con ropa haciendo el amor, bien prendido, encendido!” suena uno de sus teléfonos por séptima vez.

Frases a lo Dayro

  • “Soy amante de las lociones y la ropa. Cada mes compro entre 5 y 6 frascos de lociones, me gusta oler rico. Acabo dos lociones en 15 días”.
  • “En Rumania compré la pinta más cara, Dolce & Gabbana, desde gorra y hasta las medias, pagué 4.000 euros”.
  • “Manizales me lo ha dado todo, es el mejor vividero. Allá tengo pensado radicarme cuando me retire”.
  • “En Barranquilla no salgo a la calle, por el calor. Luego de los entrenamientos me voy para el apartamento y prendo el aire acondicionado".
  • "La gente del Junior me ha hecho saber que me quiere”.

Algunas cifras

  • 70 mil pesos fue su primer sueldo en el Once Caldas.
  • 14 años tenía cuando llegó a las divisiones menores del Once Caldas
  • 129 goles registra como profesional Dayro Moreno.
  • 3 años tiene su única hija, se llama Salomé.   

Héctor Fabio Gruesso
Periodista Diario MÍO
Cali
hecgru@eltiempo.comEn twitter: @fabiogrueso

COMENTAR
GUARDAR