Falsos mesías

Falsos mesías

Nicolás Samper habla sobre la triste realidad del Valencia bajo la sombra de Peter Lim.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
Nicolás Samper

Nicolás Samper

Foto: A. particular

05 de enero 2021 , 05:02 p. m.

Julio de 2020: “El club es nuestro y podemos hacer lo que queramos con él y nadie puede decirnos nada". La frase es de Kim Lim, hija del dueño del Valencia, Peter Lim, publicada hace varios meses en su Instagram. El post data de hace seis meses y a hoy, es poco lo que ha mejorado un equipo que era fantasía a comienzos de la década del 2000 cuando supo ser dos veces finalista europeo.

Enero del 2021: Maxi Gómez mira hacia todos lados como diciendo “¿Para qué me vine hasta acá?”. El uruguayo, habitual convocado por su selección, apenas ha tenido dos habilitaciones durante un partido que, en otros años, supondría ser apenas un trámite: en casa contra Cádiz. Pelotazos hacia arriba, salvadas in extremis frente a un adversario menor que ha sido perjudicado por sus propios errores: aunque iba ganando 1-0 con un golazo de chilena del hondureño Lozano, tuvo un par de opciones más pero la falta de timing para evadir el offside de su delantero Malbasic, terminaron frustrando a los gaditanos.

Octubre de 2014: Peter Lim adquiere el 70% del Valencia a cambio de 94 millones de euros. Lim, empresario que tuvo la octava fortuna de Singapur en su momento, se da el gusto de ingresar al módulo de dueño del fútbol con la jugosa inversión: su propósito: sanear las finanzas de la institución -que arrastraba en ese tiempo una deuda de 230 millones de euros-, culminar las obras del estadio -frenadas desde 2009- y llevar al Valencia a una salvación inmediata, tanto deportiva como económica.

Diciembre 2020: la deuda del Valencia se acerca a los 340 millones de euros. Lim, el máximo accionista, ha prestado dinero para cubrir acreencias a través de la empresa Meriton, pero, de acuerdo a los informes periodísticos, se hizo acreedor a una garantía con el valor de la venta de ocho futbolistas de la plantilla para que así su inversión pueda retornar al bolsillo y los préstamos hechos tienen intereses del 2,8% anual. Se habla de la injerencia de Jorge Mendes en varias decisiones de fichajes y el diagnóstico habla de movimientos cercanos a los 1000 millones de euros en compraventa de jugadores durante los seis años de gobierno. Los rumores de sueldos atrasados y de letras de cambio como garantía para que los futbolistas sientan que su dinero no se esfuma recorren cada rincón de Mestalla donde la palabra preferida es iliquidez, según el diario El Mundo.

Enero 2021: Maxi Gómez encontró por fin un centro -un centro como los lanza la gente, no los ollazos que terminan sacando chichones a los defensas rivales- y fusiló al buen arquero Ledesma. 1-1 y a celebrar un empate que no los deja pensando en nada más que tratar de mejorar una campaña que los tiene al borde del descenso. Hoy son 17, con los mismos puntos del Elche (16 puntos) que ocupa el puesto 18 y cerca de Osasuna (14) y Huesca (12), 19 y 20 respectivamente. Desde que Lim asumió en Valencia el balance ha sido medianía: tres cuartos lugares, dos duodécimas posiciones y un noveno lugar ha sido el balance, así como una Copa del Rey -tal vez el único destello de luz de la gestión-. Nueve entrenadores han pasado por el banquillo Ché -Nuno, Neville, Ayestarán, Prandelli, Voro (dos veces), Marcelino, Celades y Javi Gracia y no se ha podido consolidar una idea, una identidad.


Peter Lim es palabra prohibida hoy en Valencia. De pronto el asunto mejora y al final aparece una sonrisa. Los recuerdos de inversionistas que decepcionaron son varios en España (Piterman y un consorcio de la India en Racing de Santander, Al Thani en Málaga -que comenzó bien pero un día se cansó de poner billete y se fue-). El temor a perder la categoría -la última vez que vivieron ese trance fue en 1987- y la paradoja de no querer convivir más con el hombre que prestó plata para que el club no se fundiera son los dolores valencianos de hoy que se sienten, sin tener la culpa de eso, lo mismo que aquel hombre arrepentido por venderle el alma al diablo. Saben los hinchas que están maniatados porque como lo dijo Kim, el club es de los Lim y pueden hacer con él lo que se les dé la gana.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES
COMENTAR
GUARDAR

Recomendados

  • PREMIER LEAGUE
  • CHAMPIONS LEAGUE
  • LIGA DE ESPAñA
  • BUNDESLIGA