Cero y van 25

La última expulsión de Teófilo Gutiérrez es muestra de que anda en otra cosa en Deportivo Cali.

Nicolás Samper, columnista invitado.

Foto: Archivo Particular

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
30 de agosto 2022 , 11:30 a. m.

Quisiera saber qué es lo que ocurre con Teo Gutiérrez. Quisiera saber qué es lo que pasa por su mente porque, más allá de que sea uno de esos jugadores que, por técnica y espíritu, hace parte de esos con los cuales yo me iría siempre a la guerra sin armas, hoy la situación parece ir en su contra y no es tan sencillo defenderlo.

En especial por lo que ha sucedido con sus últimas dos tarjetas rojas: la primera ante el Tolima en Ibagué, cuando, en medio de la disputa de un córner, se dejó llevar por ese ‘Mr. Hyde’ que habita en él y que parece en ocasiones fuera de control, y le metió un cabezazo infantil al juvenil Riascos, sin apuntar que la amarilla previa que recibió en aquel choque también pudo evitarse.

Y es que justo en la última frase se radica el problema de Teo: todo lo que hace en su contra es evitable, tan simple pero tan evidente. Por cuenta de eso al calamitoso y desarmado Deportivo Cali le tocó entrar al campo dos fechas sin los servicios de un crack que parece estar aburrido en el verde, porque si no, es imposible explicar el porqué de su primer rifirrafe con Mayer Candelo, en el previo del duelo ante Envigado -que además termina perdiendo el Cali 0-3-, los cruces de declaraciones entre el DT del club, los directivos y el delantero.

Si se quería una confirmación de que Teo anda en otra, basta revisar un hecho que seguramente va a acarrear consecuencias deportivas para un equipo de fútbol que está afrontando una de las peores crisis de su historia: la expulsión ante Unión Magdalena -cuando le mete un planchazo en el vientre a Ricardo Márquez en una zona en la que no existía ninguna clase de peligro de gol y a sabiendas de que ya estaba amonestado- llevó a que este Cali que anda fundido, redoblara esfuerzos para poder pescar algún buen resultado jugando con 10 hombres durante una hora.

Y para completar las miserias, el hombre que en teoría es el más importante de la nómina, no podrá estar presente en el clásico ante el América por semejante desubicación tan costosa, por semejante acto de estupidez.

Lo que pasa es que en este último tiempo y curiosamente bajo la administración de Mayer Candelo parece que este comportamiento es más frecuente.

El mismo jugador debería pensar sobre lo que está haciendo porque su influencia siempre será preponderante: así como ha sido pieza clave para ser campeón con el Cali que dirigía Dudamel, hoy es uno de los máximos responsables de una debacle que parece no tener contención.

Síguenos en nuestras redes
Comentar
Guardar

Recomendados

  • Premier League
  • Champions League
  • Liga de España
boton left
boton right