Armando Vargas, el 'gallo tapao' que saltó del banco para ser figura
Archivo

Armando Vargas, el 'gallo tapao' que saltó del banco para ser figura

El volante costeño ingresó en el segundo tiempo y le cambió la cara al juego de Santa Fe.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
17 de diciembre 2014 , 06:35 p.m.

Ni en la mente del hincha más optimista de Santa Fe rondaba un triunfo, cuando el 1-0 de Independiente Medellín se instaló en la cancha del Atanasio Girardot. El equipo local ganaba, gustaba y hasta merecía un poco más. Vargas, el arquero ‘cardenal’, salvaba a su equipo y todo parecía indicar que un nuevo gol iba a llegar para el ‘medallo’.

Incluso, muchos de los seguidores 'cardenales' se alcanzaron a poner nerviosos y tensionados cuando no vieron salir para el complemento a Ómar Pérez, el ídolo, el referente y guía de los santafereños en los últimos tiempos. Pero ahí estaba Armando Vargas para decir presente, para echarse el equipo al hombro y marcar diferencia, como de hecho lo hizo en el complemento.

Vargas, barranquillero de nacimiento, impuso su fútbol, contagió a sus compañeros y la historia del partido tomó otro rumbo por su talento. El jugador venido del Unión Magdalena, con la camiseta 18 a su espalda, ingresó por el 10 de los rojos y empezó a demostrar lo suyo, sus argumentos, su talento y sapiencia.

Entonces, cuando en todas las libretas de los diversos periodistas estaba el nombre de Germán Cano, por el gol, como la figura del campo, la historia comenzó a cambiar. El jugador rojo ejecutó un tiro libre que terminó siendo determinante. Le pegó duro a la pelota, el arquero Bejarano se confundió y Francisco Meza igualó el compromiso. Santa Fe, que había hecho muy poco en el partido, logró la igualdad.

El golpe del gol fue durísimo para Medellín. El equipo local se cayó, sintió duro la igualdad y dos minutos después, recibió un nuevo gol y ahí ya no hubo nada más que hacer. Y fue Vargas, precisamente, el que volvió a ser protagonista al habilitar a Morelo, quien hizo una gran acción individual y logró el segundo gol para Santa Fe.

Vargas, incluso, mantuvo el nivel luego de esos dos minutos en que llegaron los dos goles. Tuvo un par de remates desde afuera del área que casi convierte en nuevas anotaciones. Mostró carácter y técnica. No le pesó cuando sus compañeros, que vieron que ya era figura, lo buscaron.

A medida que fueron pasando los minutos, el volante ratificó su buen rendimiento. Fue la figura, iluminó a Santa Fe que ya sueña y ve muy cerca la octava estrella en su historia.

Leonardo Duque Soto
Periodista de FUTBOLRED
Enviado especial a Medellín
leoduq@eltiempo.com

COMENTAR
GUARDAR