Top 10: Las mejores delanteras en la historia de los mundiales
Apuestas Futbolred
Archivo

Top 10: Las mejores delanteras en la historia de los mundiales

Desde el dúo que conformaron Ghiggia-Schiaffino y pasando por Pelé-Jairzinho, recuerdos a puro gol.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
11 de mayo 2014 , 06:25 p. m.

Este es uno de los temas que más polémica genera cuando uno revisa el archivo de los 19 mundiales disputados. Por gustos, por vivencias y, por supuesto, por los goles convertidos, hacemos acá un escalafón en el que no alcanzan las líneas para exaltar virtudes y goles de unos jugadores que son inolvidables.

Vea aquí: Talento y magia, características de las 10 mejores duplas de ataque de los Mundiales

El orden que acá publicamos no significa que así califiquemos los dúos ofensivos, tan solo es una aparición fortuita de futbolistas llenos de magia, talento y que no se cansaron, nunca, de romper redes y de mostrarnos sus calidades en los escenarios y momentos más difíciles, y definitivos, de este magnífico deporte.

Incluso, nos atrevimos a hacerlo sin poner a Maradona, quien en México-86 pareció jugar solo y llevar, por supuesto, a un inolvidable título para Argentina. Si bien tuvo a Valdano como compañero, a Burruchaga y, ocasionalmente a Pasculli, fue Maradona, prácticamente solo, el que llevó a una selección a obtener por segunda vez una copa del mundo. Así que advirtiendo dicho detalle, acá está nuestro recuerdo.

1. Pelé – Jairzinho

Los dos fueron el motor en el accionar ofensivo de Brasil en México-70. Pelé, con toda su fantasía, iluminó cada cancha mexicana. Con sus jugadas, con sus goles de cabeza, como aquel en la final a Italia, marcó un camino y brilló en su máximo esplendor. Jairzinho, fuerte y veloz, jugaba por el sector derecho y no perdonaba en el área. El atacante nacido en Río de Janeiro convirtió siete anotaciones en el torneo y en todas las jugadas de gol estaba presente. Un dúo que llevó, al igual que con los goles de Rivelino, al tercer título del mundo a Brasil.

2. Eusebio – José Torres

De los 17 goles que convirtió Portugal y que lo terminó ubicando en el tercer lugar de la copa del mundo de 1966, esta dupla de atacantes logró hacer doce. Eusebio, la ‘Pantera de Mozambique’, recientemente fallecido, fue un delantero potente, con un remate fortísimo y con una enorme capacidad técnica. Torres, por su parte, fue uno de sus acompañantes de siempre en los seis partidos que jugaron. Torres, habilidoso, realizó tres goles. Los dos fueron orgullo de una nación que recordará siempre este campeonato.

3. Kempes – Bertoni

Juntos fueron pura potencia, efectividad y técnica. Los dos llevaron de la mano, y de los pies, a un país que soñó e hizo realidad el sueño de ser campeón. Kempes, con su larga cabellera y con el número 10 en su espalda, hizo de su pierna izquierda un pincel, pero también un arma infalible en el área. Hizo seis goles, fue el máximo goleador, y siempre serán recordados sus dos goles en la final en un estadio Monumental de Núñez repleto de gente. Bertoni, con el número 4, por un orden alfabético de los apellidos históricos en Argentina, fue el complemento del ‘Matador’. Marcó un gol en la final contra Holanda.

4. Toni – Totti

Los dos, uno alto y otro no tanto, se entendieron tan bien que terminaron acabando con esa costumbre de los diversos técnicos italianos de solo jugar con un hombre en punta. Toni y Totti comandaron un equipo en la zona ofensiva que también tenía como alternativas a Del Piero, Iaquinta, Gilardino y el propio Inzaghi. Si bien es cierto que entre ambos apenas marcaron tres goles, de los 12 que hizo Italia, entre ambos lograron encumbrar a un equipo que buscó el título con algo más que una férrea defensa. Juagaban de memoria.

5. Rivaldo – Ronaldo

Quizás este dúo de ataque fue de los que más belleza, magia y precisión exhibió. Rivaldo fue un crack en este mundial, jugó más minutos que Ronaldo (610) y marcó cinco anotaciones. Si bien comenzaba a aparecer en los partidos en la mitad del campo, siempre terminaba arriba con el ‘Fenómeno’. Y fue Ronaldo, el mejor de todos, que hizo ocho anotaciones, superó lesiones y en los estadios de Japón y Corea derrochó talento cada vez que se lo propuso. Un jugador inolvidable.

6. Villa – Torres

España fue campeón, además de haber perdido su primer partido en el torneo, con apenas ocho goles convertidos. De ellos fueron cinco anotados por David Villa, quien dejó ver todas sus condiciones en Sudáfrica 2010. El ahora delantero de Atlético de Madrid tuvo en el ‘niño’ Torres a su principal acompañante en varias de las jugadas ofensivas de una selección que llevó por primera vez la copa a España.

7. Klinsmann – Voller

Juntos dejaron un sello imborrable en una selección que fue de más a menos en Italia 90. Klinsmann, con técnica y buena ubicación, y Voller, con fuerza y potencia, superaron a varias defensas rivales. Alemania, una máquina de hacer goles, marcó 15 veces y en dicho dúo sumaron seis. Los saltitos en el área, festejando cada gol, fue la forma que siempre festejó Klinsmann, quien ahora está al frente de la Selección de Estados Unidos y dirigirá en Brasil-2014.

8. Ghiggia – Schiaffino

Entre ambos silenciaron e hicieron llorar a todo un país. Ambos, con 13 minutos de diferencia, marcaron los goles con los que la Selección Uruguay marcó uno de los capítulos más importantes de los mundiales. En un estadio Maracaná con 200 mil aficionados que contaban los minutos para que Brasil, que ganaba 1-0, se proclamara campeón, aparecieron estos dos estirpes de la inacabable garra charrúa. Primero marcó Schiaffino (66’) y luego Giggia (79’)para dar vuelta a uno de los partidos más recordados de la historia del balompié. Entre ambos convirtieron siete goles de los 15 que hizo Uruguay.

9. Rossi – Graziani

Paolo Rossi se despertó a partir de la segunda fase en el Mundial de España-82. Allá hizo seis goles, llevó con sus goles a que Italia se proclamara campeón y en cada acción dejó claro que la frialdad, además de la técnica, deben ser virtudes fundamentales de los delanteros. Graziani, quien tan solo hizo un gol, terminó siendo un acompañante de lujo para el famoso ‘Bambino’ Rossi.

10. Bebeto – Romario

Los dos formaron una de las duplas más recordadas de los 19 mundiales jugados. Romario, quien al final del torneo ganó el ‘Balón de oro’, tenía una frialdad incomparable para definir. Siempre preciso y con la punta de su botín. Bebeto, hábil y delgado, se las ingeniaba para estar presente en las jugadas ofensivas y superar a defensas de alta estatura. Hizo tres goles y entre ambos aportaron ocho anotaciones de las once que marcó Brasil en las canchas estadounidenses.

Leonardo A. Duque Soto
Periodista Futbolred
leoduq@eltiempo.com
Bogotá

 

COMENTAR
GUARDAR