¿Sinceridad o imprudencia? El polémico estilo de Juan Carlos Osorio

¿Sinceridad o imprudencia? El polémico estilo de Juan Carlos Osorio

La salida de Paraguay no es la primera decisión inesperada del entrenador colombiano.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
Juan Carlos Osorio

El técnico colombiano sigue en el proceso con la selección paraguaya.

Foto: Archivo particular

14 de febrero 2019 , 06:43 a.m.

"Estoy aquí para dejarles saber a todos que de mutuo acuerdo con la APF (Asociación Paraguaya de Fútbol) y por razones familiares propias, desafortunadamente, no puedo continuar en el cargo como seleccionador nacional de Paraguay".

Así, nada más, terminó el breve ciclo de Juan Carlos Osorio al frente de la Selección de Paraguay. El domingo dijo que seguía y tres días después se arrepintió y alegó razones personales que no explicó.

Volvió de acompañar a su hijo a una prueba en Argentina y simplemente se despidió, aunque se presentó en el sorteo de la Copa América con la idea de un proyecto "a largo plazo", dijo. ¿Qué pasó? La prensa paraguaya alude a una presunta exigencia económica del entrenador, quien esperaba que la firma de su contrato, este semana, incluyera el salario retroactivo por los 5 meses que estuvo como seleccionador y una cantidad adicional para su cuerpo técnico, que nunca llegó a conformar oficialmente.

Otra versión hace referencia a que la Asociación Paraguaya exigía un proyecto hasta el Mundial de Qatar 2022 y el DT solo quería asegurar su vinculación hasta la Copa América de Brasil. Ninguna de las teorías fue confirmada por los protagonistas en la última rueda de prensa.

Lo cierto es que se fue prácticamente antes de empezar y dejó al equipo sin rumbo, a pocos días de los compromisos amistosos pactados con Perú en Nueva Jersey (22 de marzo) y México en Santa Clara (26). Eso por no mencionar la  cita continental, en junio próximo.

Cayeron mal sus constantes comentarios sobre su sueño de dirigir a la Selección Colombia, a la que esperó y esperó a tal punto de exasperar a líderes paraguayos como José Luis Chilavert, quien no pocas veces pidió que se fuera de una vez si no estaba comprometido.


¿Una polémica costumbre?

El asunto es que esta no es la primera vez que Osorio deja un proyecto abandonado por irse a otro sin dar mayores explicaciones y dejando esa idea de desapego de la que hablaba Chilavert.

Salió de Millonarios en 2007, después de dirigir 48 partidos y tener pleno respaldo, para dirigir a Chicago Fire de la MLS. PEro apenas duró 15 partidos y firmó por New York Red Bulls, donde ya había sido asistente técnico y tenía buenas relaciones. En Chicago se dijo que desconocían los arreglos privados y lamentaron su inesperada salida.

Una vez allí dirigió 52 partidos y, después de ser el mejor en el Campeonato de la Conferencia Oeste y finalista de la MLS, aceptó la oferta de Once Caldas, equipo que le dio su primer título como DT, en 2010. Estando allí recibió la oferta de Honduras, que no encontró cómo prolongar para no salir en medio de un torneo del equipo de Manizales, por lo cual dicho país lo descartó.

Entonces, otra vez de repente, empacó maletas y se fue a Puebla, en 2012, donde apenas dirigió 11 partidos, con saldo de dos empates y siete derrotas (cinco de ellas de manera consecutiva).

Las puertas de Atlético Nacional se abrieron y no dudó en salir de México y firmar con el club donde pasó su etapa más larga: tres años, con 6 títulos y el subcampeonato de la Copa Sudamericana. 

Estaba inmerso en el diseño del centro de entrenamiento cuando repentinamente, en 2015, resolvió que de nuevo era hora de irse, esta vez al Sao Paulo de Brasil. Dirigió apenas 28 partidos (12 victorias, 7 empates y 9 derrotas) y otra vez corrió, en esa ocasión al llamado de la Selección de México.

En dicho país, a donde llegó el 18 de junio de 2015, pasó angustias como la goleada 7-0 de Chile, tras la cual fue ratificado, y días felices como la clasificación anticipada al Mundial de Rusia y la victoria contra Alemania en la primera fase del torneo. Pero su equipo volvió a quedar eliminado en octavos de final -como ya es histórico en ese país-, la oposición a su estilo se hacía cada vez más intensa y, a pesar de la oferta para que siguiera, dijo no, aparentemente porque esperaba el llamado de la Selección Colombia que nunca llegó.

El 3 de septiembre de 2018, Osorio fue nombrado como director técnico de la selección de Paraguay, cargo que ejerció con intermitencias, viajes constantes al país en los que se mostraba públicamente en estadios y acompañado de dirigentes de la FCF, alusiones permanentes a sus ganas de reemplazar a Pékerman y un resultado que con el tiempo se va convirtiendo en característico: deshacer los acuerdos.

COMENTAR
GUARDAR

TEMAS RELACIONADOS/

juan carlos osorio