Si la Copa América fuera un laboratorio para Colombia: ¿qué probaría?

Si la Copa América fuera un laboratorio para Colombia: ¿qué probaría?

Hombres, nombres y posiciones para aprovechar el torneo de cara a las Eliminatorias.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
Reinaldo Rueda

Reinaldo Rueda, seleccionador de Colombia.

Foto: Prensa FCF

12 de junio 2021 , 06:00 a. m.

En un mundo ideal, una Copa América atravesada, que solo atiende a intereses comerciales, que no quieren jugar ni lo propios locales, que se desarrolla en un país que ya enterró 482 mil personas por covid 19 y que se jacta de ofrecer garantías sanitarias para un puñado, cuando miles se contagian y exponen su vida a diario, debería ser una oportunidad para hacer ensayos, para entrenar más que otra cosa, para no obsesionarse con títulos y exhibiciones a las que no habrá lugar.

Pero es lo que hay en el reino de 'todo lo puedo en el dinero que me fortalece'. Por eso aquí estamos, con estrellas que juegan obligadas más por el compromiso con sus naciones que por el honor aquel que solía ponerse en juego cada vez que venía el 'mundialito' suramericano, y listos para un torneo hecho de improvisaciones. ¡Lo bien que caería un poco de esa medicina de parte de los protagonistas del juego!

Lo cierto es que a esta hora ya la Selección Colombia, la que nos ocupa, está en Cuiabá, donde este domingo (7:00 p.m.) debutará contra Ecuador, por el grupo B de la competencia.

Y vale la pregunta: con DT nuevo y tantos elementos que recién llegan a una Selección nacional, la cual además acude por primera vez en años sin sus referentes James y Falcao, ¿no sería una buena ocasión para hacer los ensayos que aseguren el bien mayor, que es la clasificación al Mundial de Catar 2022? Bueno, eso abre otra discusión: ¿el título de la Copa América es un obligación o al menos una necesidad para Colombia?

Mientras nos devanamos los sesos tratando de ponernos de acuerdo en esos temas fundamentales, por puro ejercicio pensemos en qué haríamos, qué probaríamos si no tuviéramos la presión de no hacer un papelón en Brasil. Y si nos dedicáramos a ensayar, ¿qué?

1. ¿Y si le hacemos caso a Cuadrado?

Sí, no hay mayores discusiones sobre Stefan Medina como dueño del puesto, a juzgar por los últimos partidos de Eliminatorias. Daniel Muñoz se sacó solo y habrá que esperar al tercer duelo para verlo en acción. Pero hay un tema clave y es que Juan Guillermo Cuadrado, nuestro mejor hombre hoy por hoy, sorprendió en la cancha del Metropolitano con una declaración: "me siento más cómodo como lateral, es la posición en la que vengo jugando hace unos dos años, siento que veo mejor el juego desde ahí".

Ok. Ni de interior como con Queiroz ni de extremo como hace unos días con Rueda. Si se intenta que juegue donde él quiere, eso saca de carrera a Medina y Muñoz y revoluciona el equipo hacia adelante: ¿quién debería ir como atacante por derecha? ¿Chará con perfil cambiado? ¿Campaz está 'muy biche'? ¿Cardona en un rol de falso extremo, un poco lo que hizo James en los últimos años con Colombia y Everton? ¿Y la marca que aporta Cuadrado, qué? No es mal momento para ensayar y ojo que se ha ganado en la cancha que al menos tengan su idea en consideración.

2. Los centrales, de Bélgica a Brasil

Sí, el sentido común dice que Mina y Dávinson son los centrales del pasado reciente, del presente y del futuro, por edad, por experiencia y por roce internacional. Es un hecho que si no tienen continuidad en su selección nacional difícilmente la van a tener en sus clubes. Por eso habría que arroparlos y darles confianza. Pero hay dos convocados ahora que juegan todos los días, que son el futuro de la selección nacional y que merecerían mostrarse, no contra Ecuador pero sí contra un Perú o un Venezuela: Carlos Cuesta y Jhon Lucumí. Alguien tendría que contar por qué este último hizo dos años de carrera con Queiroz y no llegó a la primera lista de Rueda... por ejemplo.

En fin. Van a tener casi un mes de trabajo conjunto con el cuerpo técnico, ya hicieron el curso de amarillo en categorías juveniles, ¿si no es ahora la opción de probarlos, entonces cuándo?

3. Un medio campo para hacer ensayos

Un hallazgo del técnico Rueda fue Cuéllar y eso habla del gran seguimiento que se les hace a los jugadores. Pero puede ser momento de probar otras opciones: ¿quién dice que no hay nada que descubrir en Barrios multiplicándose en marca pero con un Sebastián Pérez con mejor salida, un talento de quien por ahora solo sabe el DT? Así como se probó a un Cuéllar y un Uribe, ¿por qué no saber contra rivales que no sean Brasil, qué tiene Baldomero Perlaza para aportar en un formato que parece tan claro de uno fuerte en quite y otro fuerte en pase?

En un mundo ideal, por supuesto, ahí habría una gran laboratorio para encontrar fórmulas que no hagan ver tan mal a Colombia como durante los primeros 40 minutos contra Argentina, cometiendo faltas innecesarias que terminan en goles (la de Cuéllar para el gol de Romero en Barranquilla, por ejemplo) y viendo pasar a los rivales sin oposición alguna.

4. Los Borja, los Borré, los Morelos

No parece que haya mucho que descubrir en una pareja como Muriel-Zapata, de la que ya Gasperini en Atalanta, muy gentilmente, ha dicho casi todo. Puede que sean la sociedad que menos necesite aceitarse hoy en la Selección Colombia. Y entonces, ¿por qué no salir un día con un Morelos-Borré? Son, en teoría, un referente de área y uno que puede salir para encontrar espacios o arrastrar marcas. ¿Quién dice que Borja, que acaba de lograr el milagro del 2-2 en Eliminatorias, no precise de minutos con un Borré que lo complemente o de un Chará que es una fiera para despejarles el camino a los número 9? ¿Cuándo más habrá tanto tiempo de trabajo?

Lástima que medie tanto la presión de tener que hacerlo siempre todo bien, que convivamos tan mal con el error, que liquidemos a quien se equivoca como si fuera el equivalente a quien asalta o a quien engaña. ¿Cuándo nos vendieron y cuándo compramos este rol de infalibles? En un mundo ideal, estos ensayos serían posibles. Especuló la Conmebol con dos países para acabar en la misma sede de hace dos años, ¿por qué no improvisar también del lado de las selecciones? El miedo a perder siempre castiga... pero al final el miedo siempre se impone.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES
COMENTAR
GUARDAR

Recomendados

  • SELECCIóN COLOMBIA
  • COLOMBIANOS EN EL EXTERIOR
  • SELECCIONES NACIONALES