España venció 0-2 a Malta sin contratiempos en un partido tranquilo

Sin Luis Enrique en el banquillo técnico, La Roja superó fácilmente a su rival y quedó como líder. 

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
España vs Malta

El conjunto español superó a Malta en condición de visitante.

Foto: EFE

26 de marzo 2019 , 05:07 p.m.

Álvaro Morata terminó su sequía anotadora en la selección española y aprovechó el partido contra Malta para hacer su quinto doblete con la absoluta, y poner como líder en solitario de grupo a la Roja.

Ocho novedades en el onceinicial. Extraño por la ausencia de Luis Enrique en la zona técnica, por un grave problema familiar. Con un plan preestablecido por la diferencia de calidad entre las dos selecciones, que se convierte en un ejercicio de paciencia hasta abrir el marcador.

Le costó media hora a España su primer tiro a puerta. Con el deseo de Luis Enrique de ver nuevos futbolistas y variantes. No funcionó la del doble lateral, con Gayá y Bernat poblando la banda izquierda en las mismas funciones.

Dio mejor resultado la derecha con las incorporaciones y la visión de juego de Sergi Roberto, con libertad por el movimiento hacia dentro de Asensio. Y velocidad, la que faltó ante un rival encerrado en el primer tiempo.

Le faltaba a España mayor presencia de delanteros. Con Rodrigo y Jaime Mata en el banquillo de inicio. Morata en contra de varios defensores. Sergi Roberto leía bien al espacio. Al resto le faltaba movimiento. Pero el partido se abrió en segundos.

La primera oportunidad de correr al espacio, Álvaro Morata aprovechó un envío en largo para dejar un control orientado de calidad y aprovechar la mala salida del portero. 500 días después volvía a marcar con la Roja.

A España le faltaban variantes ofensivas hasta que apareció Muniain y Jesús Navas para al 80% de posesión añadir desborde y buenos centros en las bandas. El dominio del campo era de Sergi Roberto, que apareció siempre y con criterio. Le puso dos balones de gol a Asensio, lento al sacar el tiro y mal en la definición.

El juego se sentenció con un centro de Navas y el movimiento de 9 de Morata, que con potencia cabeceó al fondo red para volver a sonreír con España. No marcaba desde noviembre de 2017. Fue el que más partido sacó de un trámite sin brillo ni excesos.

COMENTAR
GUARDAR

TEMAS RELACIONADOS/

selección de españa