James y Quintero recuperados: ¿encajarían en el esquema de Queiroz?

Los creativos no estuvieron en el último llamado por lesión pero son hombres de Selección Colombia.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
James Rodríguez y Juan Fernando Quintero

James Rodríguez y Juan Fernando Quintero fueron figuras de Colombia en amistoso contra Costa Rica

Foto: Archivo ETCE

12 de septiembre 2019 , 07:23 a.m.

Las buenas sensaciones que dejaron los últimos amistosos de la Selección Colombia, especialmente contra Brasil (2-2) y en menor medida contra Venezuela (0-0), abrieron un interrogante que muchos tienen hoy: ¿caben en este equipo tan estructurado los creativos James Rodríguez y Juan Fernando Quintero? ¿Hay espacio para ambos o solo para uno entre los titulares?

La idea está en el ambiente tras dos partidos más en los que el técnico Carlos Queiroz dejó claro que confía ciegamente en un esquema de 4-3-3, con muchos 'números 11' -como dijo él mismo al explicar los roles de Muriel, Martínez, Zapata y Cuadrado-, sin la necesidad de un número 10 definido y con toda la plantilla en una franca tarea de sacrificio que puede no ser la característica natural de los creativos. 

Ahora, en rigor la situación de cada uno es bien diferente. 

En el caso de James, es un hecho que no estuvo por un problema en el sóleo derecho, pero también por su intención de consolidarse en el Real Madrid, club al que volvió más por una suma de circunstancias que por una voluntad real del equipo, y de su DT, de repatriarlo.

Recuperado, James volverá y tendrá el lugar el número que lo hace imprescindible en la Selección. solo que ya no será el alma libre que se mueve por todo el frente de ataque sino que mantendrá un rol parecido al que ocupó en Brasil 2019, por una punta, rompiendo líneas con su talento, sorprendiendo con pases largos antes que con juegos a las escondidas con la pelota.

James tiene a su favor que la posición la conoce muy bien, desde la primera temporada en Real Madrid y la última pasantía en Bayern Múnich. Entiende la obligación de marca aunque no siempre le resulte tan fluida y ha aprendido a asumirla dentro de su plan diario de trabajo. Cierto es que en Colombia no carga la presión que sufrió en los clubes porque aquí es el estelar de la plantilla, pero Queiroz no es flexible en ese punto y el 10, por muy 10 que sea, lo sabe y lo acepta.

Ver esta publicación en Instagram

Domingo 🏋🏽‍♂️ preparado para lo que viene.

Una publicación compartida por James Rodríguez (@jamesrodriguez10) el


Otra película es el caso de Quintero. El antioqueño, quien en los últimos días logró sumarse de nuevo a las prácticas normales de River Plate tras superar una rotura de ligamento de la rodilla izquierda, ya se perdió la Copa América y una buena parte de la temporada y apenas comenzará su proceso de readaptación deportiva. Puede que no llegue a las fechas FIFA que quedan en 2019 para no presionarlo.

Pero como la prioridad es la competencia, seguramente pueda volver para el inicio de las Eliminatoria al Mundial de Catar 2022, en marzo próximo, y para la Copa América 2020, a mitad de año. La duda es si una vez recuperado él, con sus escasas apariciones como titular en River (era alternativa y no titular indiscutible para el momento de la lesión) y la nula tarea de marca que ha tenido que hacer en Envigado, Nacional, Pescara, Porto, S. Rennais, Medellín y el propio River, está dispuesto y tiene la habilidad para mostrar ese sacrificio que exige en la materia el técnico Queiroz.

Eso por no mencionar que el físico tampoco es su mejor carta, pues mide 1,68m y está en desventaja con otros hombres que superan el 1,80m y que tienen más fortaleza para ir al choque.


¿Hay alguna manera de que jueguen James y Quintero juntos?

¡Por supuesto que pueden jugar juntos James y Quintero! Lo hicieron en el Mundial de Rusia, lo repitieron con éxito en los amistosos que dirigió Arturo Reyes, lo harían en cualquier equipo que privilegie la inteligencia sobre la fuerza.

En Colombia, sin embargo, habría que cambiar la disposición que Queiroz no modificó hasta aquí: James podría ir de interior, como en el Bayern, y Quintero podría ser una especie de extremo por derecha. Eso equivale a prescindir de un hombre de marca entre Uribe (o Lerma) y Cuadrado para mantener el 3 del medio, o de frente un nuevo 4-1 (Barrios)-4-1, con James y Quintero abiertos y por dentro un par de hombre fuertes en marca pero con buen pase (Cuadrado y Uribe o alguien entre Yairo Moreno y Lerma).

El problema es lindo para Quieroz. Debe modificar el sistema en el que cree ciegamente para abrir espacio a lo que la gente pide, pues según el último sondeo de FUTBOLRED, el 60 por ciento de los votantes cree que los zurdos deben jugar no solo juntos sino de titulares. ¿Correrá el riesgo? Aun hay tiempo para saberlo.

COMENTAR
GUARDAR