La renovación de Queiroz en Selección Colombia: ¿una tarea cumplida?

La intención del portugués de tener una base para la competencia y otra para el futuro, a prueba.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
Queiroz

Foto: EFE

14 de noviembre 2019 , 04:32 p.m.

La Selección Colombia de mayores enfrenta este viernes a Perú y el próximo martes a Ecuador, con la meta firme de probar alternativas de cara a la competencia que tendrá en 2020, con la Copa América en condición de local y el inicio de la Eliminatoria al Mundial de Catar 2022.

Su discurso, casi desde el día de su posesión, ha sido claro: encontrar una base ganadora para el presente y sentar las bases de la renovación para los años venideros.

En esa primera meta, hay que decir que se ha mantenido una base con roce internacional, experiencia mundialista y memoria futbolística, que podría estar cerrando un ciclo hacia 2022. Y después, ¿qué?

El equipo base

Queiroz ha mantenido en el arco a David Ospina por convicción, por desempeño, por respeto y conocimiento de la posición. Se ha dicho hasta el cansancio que su peor versión, incluso marcada más por la suplencia que por el protagonismo, es la mejor alternativa en el arco de Colombia.

Hombres del presente y del futuro como Dávinson Sánchez y Yerry Mina se mantienen como defensores centrales y otros cumplidores en esa tarea como Stefan medina y William Tesillo se han ganado su confianza más por su perfil defensivo que por su opción de salida. Los cuatro del fondo, salvo situación de emergencia, parecen inamovibles.

En el medio también se perfila un experimentado como Wilmar Barrios, con relevos claros como Jefferson Lerma y Matheus Uribe. Y para el ataque, con James Rodríguez como eje, auxilios como Cuadrado y Muriel y hombres de área como Duván Zapata y Falcao (quienes esta vez no están pero que contarán cuando superen lesiones), la estructura que competirá en 2020 parece armada.

¿Y la tarea de la renovación?

La tarea interesante es revisar qué tanto se ha refrescado la nómina nacional de cara al futuro, bajo el mando de Carlos Queiroz.

El arco, por ejemplo, deja bien clara la nueva política: Ospina, a sus 30 años (1,83m), tiene un relevo natural que es Álvaro Montero (24 años, 2m de estatura), actualmente suspendido por una investigación por dopaje.

Pero como respaldo están dos hombres que cumplen requisitos de edad y estatura: Eder Chaux (27 años, 1,89m) y Aldair Quintana (25 años, 1,94m). Distinta es la discusión de la actualidad deportiva, del momento, de la experiencia. Ya los vio a todos el DT y se decantó por estos tres para tomar la posta en el arco nacional. Todos los demás, justo o no, son descartes.

En la defensa, Sánchez (1,87m. 23 años) y Mina (25 años, 1,95m) marcan la pauta y solo John Lucumi (21 años, 1,87m) parece destinado a tomar la posta. En ese puesto el DT mantiene la intención de buscar a un experimentado, alto y confiable, pensando más en las urgencias del presente que en el futuro: Cristian Zapara y Óscar Murillo no parecieron convencerlo y en este momento presenta examen Jeison Murillo (27 años, 1,82m). Es su último tren…

Para los laterales el presente, si se quiere defender, es Medina (1,80m 27 años) en la derecha y Tesillo (29 años, 1,89m) en la izquierda, y para privilegiar la salida, Santiago Arias (27 años, 1,78m) y Johan Mojica (27 años, 1,85m), o Fabra (28 años, 1,72m) como tercera opción. Llama la atención que aquí, al menos en el rubro de la edad, no se ve el relevo que sí hay en otros puestos.


El medio campo es otro universo. No se discute a Wilmar Barrios (26 años, 1,78m) ni a Juan Guillermo Cuadrado (31 años, 1,79m), este último en su papel de extremo o de hombre de marca con Queiroz, aunque su mejor versión actualmente sea como lateral derecho. Uribe (28 años, 1,80m) sigue ahí, siempre como alternativa.

Jefferson Lerma (25 años, 1,79m) pelea por roce y juventud pero la renovación tiene nombres y apellidos: Yairo Moreno (24 años, 1,80m) y Steven Alzate (21 años, 1,80m)

Finalmente, la zona donde más conforme se debe sentir el DT portugués a la hora de pensar en el futuro, debe ser el ataque.

James Rodríguez (1,81m 28 años), al menos en Colombia, no tiene discusión. Duván Zapata (28 años, 1,86m) es su 9 y Falcao, a la edad que tenga y mientras el físico se lo permita, su referente. Y junto a ellos, Luis Muriel (28 años, 1,78m), siempre sacrificado fuera del área, es casi fijo.

Y de ahí en más son todos hallazgos actuales: Roger Martínez (25 años, 1,80m) y Luis Díaz (22 años, 1,80m) son apuestas para el presente y el futuro; Alfredo Morelos (23 años, 1,77m) es el llamado a reemplazar a los hombres de área y, al menos en esta convocatoria, Stiven Mendoza (27 años, 1,71m) es la carta abierta para respetar el ADN del jugador pícaro pero bajito colombiano, que se gana el puesto a fuerza de talento. Ojo, que sigue siendo un plan B, pues no ha podido contar con Juan Fernando Quintero (26 años, 1,67m).

Queda claro que no serán muchos fuera del prototipo europeo, el que compite en el mundo, los que logren trasgredir su modelo de trabajo.

COMENTAR
GUARDAR