Graciosa anécdota: el peor almuerzo al que asistió Patrice Evra

El exfutbolista fue invitado a la casa de Cristiano Ronaldo y allí se llevó una gran sorpresa. 

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
Evra y Cristiano

Ambos jugadores fueron compañeros en Manchester United.

Foto: EFE

15 de agosto 2019 , 01:34 p.m.

Luego de una publicación en la que Patrice Evra comentaba un recuerdo respecto a la llegada de Cristiano Ronaldo a Manchester United, el exfutbolista aclaró el porqué de su comentario, en el que aseguraba: “Cristiano es una máquina, lo único es que no vayan a su casa a almorzar, es como otra sesión de entrenamiento”.

La situación motivó algunos interrogantes al respecto e instantáneamente fueron aclarados por Evra, quien explicó la graciosa anécdota que le ocurrió mientras se encontraba jugando en Manchester United y recibió una invitación del futbolista portugués para ir a almorzar a su casa en la ciudad del norte de Inglaterra.

“Cristiano es un ganador, es una máquina. Pero un día me invitó a almorzar a su casa luego de un entrenamiento y cuando llegué me llevé una gran sorpresa. Al acercarme a la mesa ya todo estaba servido y no había más que ensalada, pollo y agua. Nada de pan como nos gusta a nosotros y aunque pensé que después venía el plato fuerte, nada llegó”, arranca contando el francés en un video.

Y continúa: “Después me invitó a jugar fútbol en el jardín de su casa y fuimos pese a que a mí me pareció muy raro. Después me dijo que fuéramos a nadar y aunque le dije que eso podía hacernos daño, él ignoró esto y empezó a nadar como si estuviera en los Juegos Olímpicos. Tras un rato de natación, me dijo: ‘vamos al sauna’, a lo que yo contesté de manera instantánea: ‘un momento, Cristiano. Te respeto, te aprecio, pero pensé que este iba a ser un buen almuerzo, no una segunda sesión de entrenamiento. Así no vuelvo jamás a tu casa’. En ese momento él empezó a reír y ahí le expliqué: ‘soy tu invitado, me deberías tratar mejor, no volveré hasta que no me trates mejor’”, concluye.

Este es el video en el que Evra cuenta su anécdota: 

COMENTAR
GUARDAR