Errores-remiendos

Nicolás Samper habla de las decisiones de sacar entrenadores en las primeras fechas de la Liga II.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
Nicolás Samper, columnista invitado.

Foto: Archivo Particular

20 de agosto 2019 , 04:40 p.m.

Cuando se fue el ‘Chonto’ Herrera del Atlético Huila, su equipo había ganado un partido, empató tres y cayó una vez. La campaña podía ser mejor, pero teniendo en cuenta la angostura en nómina, la cosa parecía bien encaminada porque existía una idea de juego: Huila era un rival complicado y sus flaquezas las reparaba con buena disposición táctica.

Un día el buen ‘Chonto’ -de los mejores laterales de la historia de nuestro fútbol- se levantó temprano y recibió la comunicación de que no, que no fuera porque en el Huila ya no lo iban a necesitar más. ¿De verdad? No recuerdo un despido más extraño, de acuerdo a cómo jugaba el Huila. Y sin haber asumido Jorge Luis Bernal -que anduvo en el palco viendo a su nueva escuadra con altísima preocupación- le tocó presenciar cómo los rudimentos con los que va a tener que trabajar son bien escasos. Cayó 4-0 y esa decisión de prescindir de Herrera hoy parece aún más particular. Es un timonazo que pareciera llevar a los opitas al abismo del descenso pero así son las decisiones empresariales, en este caso comandadas por el presidente Juan Carlos Patarroyo.

Santa Fe arrancó su campaña en medio de la nada. La apuesta era sobre Patricio Camps, entrenador que jamás en la vida dirigió un club. Y así salió la apuesta de mala. El único recuerdo que dejó el exdelantero de Vélez Sarsfield por su paso en el banquillo fue el uso prolijo de buzo cuello de tortuga satinado. Las lecciones tácticas y los fallos en los anteriores ciclos de Guillermo Sanguinetti y el interinato de Gerardo Bedoya, hicieron que Santa Fe empezara a pensar en el descenso, un hecho que parecía muy distante con respecto a su historia más reciente. Fue un terrible dejavú hacia los comienzos de los años 90 en los que esa era la única preocupación.

Entonces metieron vuelta de hoja y enlatado enviaron a Camps para Argentina y contrataron a Harold Rivera, un muy buen DT que, cómo le ocurrió al ‘Chonto’, lo dejaron libre del Unión Magdalena por hacer una campaña que los condujo a clasificar entre los ocho mejores del campeonato anterior.

Hoy Santa Fe parece hecho de otro material: ante Nacional estuvo cerca de rozar la hazaña -si Duque calzara un número más, los penales habrían sido el camino lógico de una posible clasificación por penales- y frente a Junior jugó un partidazo que terminó resignando por cuenta de un error individual.

Son dos casos distintos: uno, el del Huila, con cara de haber sido equivocado; el del rojo bogotano, acertadísimo aunque con el grave inconveniente, en ambas situaciones, de que el tiempo parece muy corto -ya vamos para la fecha 7- y no hay ahorros como para cometer errores.

COMENTAR
GUARDAR

TEMAS RELACIONADOS/

nicolas samper