Y la sub 20, ¿para qué está?

Opinión de Tito Puccetti sobre el desempeño del equipo de Arturo Reyes en el Mundial de Polonia.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
Tito Puccetti

Tito Puccetti, columnista de Futbolred.

Foto: Archivo particular

26 de mayo 2019 , 06:31 p.m.

La Selección Sub 20 de Colombia jugó, probablemente, el partido más difícil del Mundial. Senegal mostró que tiene todo para ser un favorito al título, talla, técnica y un entrenador que sabe mover las fichas. Si Polonia es de los equipos blandos, pues Senegal era el duro del grupo. Hasta ahora la lógica maneja la fase de grupos, triunfo ante local que tuvo poco y derrota ante el equipo africano que lo tiene todo para ser favorito al título.

Entonces, ¿Para qué está Colombia? Esa es la pregunta. Pues está para ir tomando confianza y evolucionando durante el transcurso de la Copa Mundo, encontrar rápidamente la variantes cuando vengan otra vez los favoritos y seguir con la lógica, esa que nos dice que un triunfo ante Tahití nos ubica en el segundo lugar, aunque espero que todo el grupo sepa que las sorpresas en estas categorías son más comunes. Es cierto que, incluso sin ganar en la última fecha de la fase de grupos, se puede calificar a los octavos como uno de los mejores terceros.

Reyes debe aprender de la derrota, el cuerpo técnico en su valoración previa al segundo partido concluyó que el hombre más importante de Senegal era Sagna, con mucha razón, marcó tres goles y toda la prensa Mundial destacó sus acciones además del record del gol más rápido de la historia del torneo. Sin embargo, la gran figura, el diferente de este equipo es Ibrahima Niané, ese número 14 que marcó en una acción de gol anulado, provocó el penal con una falta de Arroyo y metía miedo cada vez que tomaba la pelota. Contra Tahití no se puede fallar en las valoraciones rivales y, si nuestra juvenil quiere disputar el Mundial, deberá no sólo atenerse a sus cualidades, sino ser muy táctica, inteligente y viva, porque definitivamente hay equipos superiores.

La derrota deber servir para ubicarnos, de cuándo ser dominante y cuándo esperar para, desde la reacción, sorprender. Perder no debe acabar con la alegría de la gambeta de Iván Angulo, la inteligencia de Alvarado, la intensidad de Balanta. Pero si es obligación hacer crecer al Cucho Hernández.

El volante estrella de la selección ha pasado casi inadvertido y no todo es responsabilidad del buen jugador. El ‘Cucho’ está desconectado, lo han buscado por arriba, le entregan el balón con marca y respaldos rivales, y así será muy difícil para el pereirano. Esa es una tarea del cuerpo técnico, si encuentran al ‘Cucho’, Colombia tendrá más posibilidades de cumplir el sueño, que creo debe ser, volver a una semifinal del Mundial.

COMENTAR
GUARDAR

TEMAS RELACIONADOS/

tito puccetti