Las cinco claves de la derrota de Medellín en el clásico antioqueño

Medellín sigue dando tumbos en la Liga, no supo resolver y al final terminó goleado. 

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
Medellín vs. Nacional

Independiente Medellín no encuentra el rumbo y fue goleado por su máximo rival nuevamente.

Foto: CEET / Javier Nieto

09 de septiembre 2019 , 06:15 a.m.

Improvisación, ineficacia, desorden, inseguridad y desgaste, las cinco claves de la contundente derrota que sufrió el Independiente Medellín en el clásico antioqueño 302. El ‘poderoso’ no supo meterse en el partido, se mostró desconectado, sin ideas y al final, Aldo Bobadilla deberá trabajar muy duro para revertir esta situación, donde apenas han conseguido 10 puntos de 30 posibles.

Improvisación, contrario a lo que hacía Alexis Mendoza y con las obligaciones por lesión de Andrés Cadavid y Didier Delgado, Medellín salió con un 4-4-2. Donde Guillermo Tegüé, Diego Herazo y Bryan Castrillón, no marcaron la diferencia que Leny Maturana buscaba. Salir al golpe por golpe no les dio resultado y al final, terminaron recomponiendo en la etapa complementaria con la inclusión de Déinner Quiñones y Edwin Mosquera, pero solo les alcanzó para marcar un gol y recibir otro.

Ineficacia, Medellín generó seis remates a puerta y apenas marcó un gol, de penal. En el primer tiempo, tuvo un par con Bryan Castrillón, que fueron minutos antes para dos de los cuatro goles que marcó su rival. Encontraron espacios para atacar, pero a la hora del último tercio, fueron un equipo torpe, sin ideas y sin la tranquilidad para tomar buenas decisiones.

Desorden, la línea defensiva tuvo errores de posición, Guillermo Tegüé lució muy nervioso, no logró acomodarse en el partido, rechazaba los balones y se los dejaba a los pies del contrario, uno de ellos terminó en el primer gol de Jarlan Barrera. En el medio, Adrián Arregui y Didier Moreno se robaban los espacios y no lograron ser esa aduana para el rival. Adelante, hubo una total anarquía entre Diego Herazo y Bryan Castrillón, mientras que Germán Cano luchaba solo contra la defensa.  

Inseguridad, de la mano con el desorden llegaron las malas entregas, Medellín se mostraba expuesto en defensa. No hubo claridad a la hora de hacer transiciones al ataque y eso lo aprovechó Nacional para liquidar el partido en su favor.

Desgaste, debido a tener una nómina limitada, Medellín ha venido jugando varios partidos con el mismo equipo. Eso conlleva a que los minutos finales no los terminen con intensidad, se mostraban entregados al resultado, con falta de energía para ser competitivos. Los partidos duran 95 minutos, no 60.

Juan Camilo Álvarez Serrano
Corresponsal FUTBOLRED
Medellín

COMENTAR
GUARDAR