Los pecados del verde: Nacional se complicó contra Junior de local

Cuando el equipo ‘verdolaga’ no sumó elementos como Vladimir, Muñoz y Candelo, le costó sumar.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
Juan Carlos Osorio

Juan Carlos Osorio, entrenador de Atlético Nacional.

Foto: CEET / Jaiver Nieto

18 de noviembre 2019 , 06:38 a.m.

Poco más de 60 minutos, le costó a Atlético Nacional recomponer el partido contra Junior que apenas pudo empatar. Las ventajas que dio en el primer tiempo desde la confección de la nómina, sumado a la mala planificación en su estructura de juego, lo dejó al borde de la eliminación y obligado a ganar en Barranquilla el próximo miércoles contra Junior, un equipo que supo leer el partido y pegó en momentos claves para tener una ventaja durante ese tiempo de letargo ‘verde’ por 0-2. 

Esto se suma a que el técnico Juan Carlos Osorio se privó de contar desde el inicio, con elementos como Vladimir Hernández, Daniel Muñoz y Yerson Candelo, quienes demostraron cuando ingresaron que le cambiaron la cara a un equipo que ha estado sumido en las irregularidades y que el cuerpo técnico con sus ‘rotaciones’ no ha podido encontrar la idea de juego confiable para ‘merecer ganar’, como lo pregona el DT risaraldense.

Sin contar a Christian Mafla, otro de los imponderables de Osorio este semestre, que no pudo actuar frente a Junior para cuidarlo de una fatiga muscular. Nacional cuando no jugó Daniel Muñoz le costó abrir la cancha y generar juego. Sin Muñoz, Nacional jugó cuatro partidos, de los cuales empató tres y ganó uno, el clásico contra Medellín. En los partidos igualados, a los ‘verdolagas’ les costó tener profundidad y dominio de balón por los costados.

Yerson Candelo ha actuado en los 27 partidos de la era Osorio, en unos arrancó desde el banco, siendo un jugador influyente para cambiarle la cara a los partidos como ocurrió en este último frente a Junior. El ex Deportivo Cali, puede jugar como extremo, como delantero centro, haciendo una función de ‘falso nueve’ que complementa con los atacantes para romper las defensas férreas.

Vladimir Hernández tuvo siete partidos de baja, debido a una lesión muscular. El araucano era una pieza importante en el funcionamiento ofensivo de Nacional. Salvo el partido contra Cúcuta, en el que hubo un gran despliegue ofensivo, terminando el campeonato en su fase de todos contra todos, coincidió con el bajón futbolístico de Jarlan Barrera, una sociedad clave a la hora de generar ataques y ser llamativos para la tribuna, con su juego lírico.  

Nacional bajo las órdenes de Osorio, busca ser un equipo con jugadores funcionales, más no posicionales. Puede que el esquema no los ayude como el que partió contra Junior, donde no lograba resolver la doble línea de cuatro que plantearon los visitantes, o la que logró realizar Tolima que le costó una dura derrota. Los intérpretes que necesita para imponer su idea de juego, con el pasar de los partidos, son evidentes en cuanto al nivel que presentan en la cancha y con los resultados que se obtienen. Prescindir de ellos al comienzo, es darle ventajas al rival que le han costado puntos.

Juan Camilo Álvarez Serrano
Corresponsal FUTBOLRED
Medellín

COMENTAR
GUARDAR