¿Qué pasa con los líderes en Nacional? El verde no encuentra el rumbo

El equipo antioqueño no ha encontrado la forma de revertir su mala situación.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
Nacional

La gran mayoría del plantel de Nacional apenas se está familiarizando con el club. 

Foto: GUILLERMO OSSA-CEET

21 de mayo 2019 , 06:16 a.m.

Pese a haberse clasificado a los cuadrangulares finales de la Liga l-2019, Atlético Nacional no ha logrado demostrar lo mejor de su rendimiento y se encuentra sumido en una crisis institucional y deportiva que podría concluir con la salida del técnico brasilero Paulo Auturi, así como con la eliminación de la fase final del torneo en la que terminaría último.

Y es que más allá de una serie de inconvenientes que ha tenido que afrontar Autuori desde su llegada, la situación de Atlético Nacional no es favorable desde ningún punto de vista, teniendo en cuenta que no tuvo demasiado tiempo para contratar, que ha sufrido con las lesiones durante el semestre y que, de alguna forma, los jugadores llamados a ser referentes no han aparecido en los momentos clave.

Dentro del plantel verdolaga, teniendo en cuenta su permanencia en el club y su edad, hay tres jugadores que están llamados a tomar el rol de líderes: Daniel Bocanegra (32 años – 6 años en el club), Alexis Henríquez (36 años – 7 años en el club) y Aldo Leao Ramírez (38 años – 4 años en el club). Sin embargo, más allá de la entrega de Bocanegra, que se ha destacado más que el resto; los chispazos de Aldo y las tenues apariciones de Henríquez, no son suficientes para un equipo joven que no ha encontrado el rumbo.

La crisis de liderazgo en Nacional salta a la vista y aunque también hay otros jugadores experimentados, por su recorrido futbolístico, situaciones puntuales como las que atraviesa el club, llaman a estos futbolistas, como los mejores conocedores de la camiseta, a aparecer; lo cualo que no ha sucedido en el caso de Aldo ni de Henríquez, con apenas cuatro partidos, una victoria y 316 minutos a lo largo de la temporada.

En cuanto a Ramírez, sus aportes han sido mínimos considerando que ha tenido más tiempo que el central, quien atravesó una fuerte lesión que lo alejó de la cancha durante bastantes partidos. El exjugador de Morelia, es el número 12 del plantel en minutos disputados, no ha convertido goles y su imagen como creador de juego y alternativa en los partidos difíciles ha disminuido notablemente.

Por parte de Bocanegra y para extender un poco más lo dicho anteriormente, habría que argüir motivos como su cambio de posición, pues en ausencia de Henríquez fue uno de los que tuvo que actuar como defensa central y aunque no lo hizo mal, el cambio de lugar en la cancha demostró algunas debilidades y, de cierta forma, lo expuso, sin embargo, cumplió su tarea y por eso se le rescata lo hecho.

Pero más allá de esto, la responsabilidad que sí recae sobre todo el plantel y el cuerpo técnico, también es de estos referentes, ausentes durante el periodo de Autuori y durante los últimos años, donde tres técnicos extranjeros han ‘desfilado’ por la institución verdolaga, que no ha podido brillar ni local, ni internacionalmente y lleva poco más de dos años sumando fracasos.

Y aunque en años anteriores esta situación no se hizo tan evidente, motivos como la corta nómina, sumada a los malos resultados, pueden ser la base de ese foco que apunta directamente a estos jugadores a los que también se podrían sumar promesas que no han podido arrancar como el caso de Juan Pablo Ramírez, quien parece tener muy poca confianza por parte del técnico.

Un punto rescatable, antes de concluir, es la presencia de juveniles que surgidos de la institución y formados en el equipo, han asumido la presión y han dado resultados: Sebastián Gómez y Nicolás Hernández son los dos mejores ejemplos de ello, destacándose bajo el mando de Paulo Autuori, a quien no se le pueden quitar méritos al momento de hablar de la promoción de juveniles al primer equipo.

COMENTAR
GUARDAR