Brasil, sin margen de error y sin estrellas: así llega a Copa América

El superfavorito tiene un dolor: la eliminación por goleada del Mundial del 2014.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
Arthur

Tite ha tenido problemas a causa de los lesionados en la Seleción de Brasil.

Foto: EFE

13 de junio 2019 , 09:32 p.m.

En 2014, Brasil organizó el Mundial con la intención de colgarle la sexta estrella a su escudo. Terminó en un dolor que aún no ha sido superado. Avanzó hasta la semifinal sin brillar; perdió a su gran figura, Neymar, en el juego de cuartos de final contra Colombia, y luego sufrió la humillación histórica de perder 1-7 con Alemania.

Desde entonces, Brasil trata de recuperar el rumbo. Y le apuesta a un antecedente: siempre que fue anfitrión de la Copa América salió campeón. Hoy, por nómina y antecedentes, parte de primero en la lista de favoritos. Pero ser local no le garantiza nada.

Esta vez perdió a Neymar desde antes: en la madrugada del jueves pasado, el referente sobre el que se había construido el equipo, se rompió el ligamento del tobillo derecho durante el partido amistoso contra Catar, una de las selecciones invitadas al torneo y que será rival de Colombia en el Grupo B.

La lesión vino a ser el punto final de dos semanas tormentosas para Neymar, que empezaron con el anuncio de que no sería más capitán de la Selección y pasando por una grave acusación de violación en su contra.

Tras el golpe al corazón en el Mundial de 2014, bajo el mando de Luiz Felipe Scolari, Brasil dio un bandazo: le apostó a Dunga, un técnico que vive el mismo fútbol que jugaba: rocoso, fuerte, más que talentoso, y así fracasó tanto en la Copa América de Chile 2015 como en la edición del centenario, en 2016, cuando ni siquiera superó la primera fase, en un grupo en el que estaban Ecuador, Perú y Haití. Habían tocado fondo.

La apuesta de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) fue Ademir Leonardo Bacchi, más conocido como Tite, un entrenador que al comienzo manejaba ideas futbolísticas parecidas a las de Scolari y Dunga, pero que luego cambió por una mentalidad mucho más ofensiva. Tite llevó a Brasil a una cabalgata en el final de la eliminatoria y venía haciendo un buen Mundial en Rusia, hasta que Bélgica lo eliminó en cuartos de final.

A pesar del fracaso en la Copa del Mundo, la CBF le mantuvo la confianza a Tite, aunque la exigencia es ahora muy grande. Y el cuerpo técnico brasileño mantendrá la ideaque mostró en Rusia. “Nuestro concepto de juego no cambia. Es el de la construcción, creación de jugadas y búsqueda del gol todo el tiempo. Haremos los ajustes necesarios, pero siempre dentro de ese concepto de juego. Podemos hacer algunos cambios en el diseño táctico y variar jugadores de acuerdo con el adversario”, declaró el asistente técnico de Tite, Cleiton Xavier.

Las miradas sobre el DT son cada vez más duras: la lista de 23 jugadores que armó para la Copa América la criticaron más por los que faltaron que por los que convocó: dejó por fuera a hombres como Fabinho, del Liverpool, y Lucas Moura, del Tottenham, solo para hablar de los finalistas de la Liga de Campeones.

Pero también quedaron afuera jugadores como Vinicius Junior y Marcelo, del Real Madrid, o Willian, del Chelsea, este último integrante del equipo que llevó a Rusia 2018. Los medios, brasileños y también foráneos, le armaron formaciones completas con los no llamados.

Tite DT Brasil

Tite debutará en Copa América, aunque ya tiene experiencia con la 'canarinha'. Es favorito al título, pues juega en casa.

Foto: Archivo

“Esta es la lista más difícil que haya tenido que hacer en mi vida. No pude dormir. Mi esposa trató de ayudar, pero no pudo. Yo tomé esas decisiones, pero cualquiera de los otros a quienes no escogí hubiera estado bien”, declaró Tite.

Con respecto a los 23 que fueron a Rusia, 9 no estarán en la Copa América. De ellos, seis eran mayores de 30 años: Marcelo, Pedro Geromel, Paulinho, Renato Augusto, Willian y Taison. Así, el promedio de edad del equipo se redujo de 28,1 a 27,2. Sin embargo, las críticas no pararon: varios medios brasileños se preguntaron por qué siguen en el equipo jugadores que por edad no llegarían al Mundial de Catar 2022, como Dani Alves (que será el capitán), Filipe Luís, Miranda, Thiago Silva y Fernandinho.

“Hubo una renovación, y seguiremos trabajando tras la Copa América para observar nuevos jugadores para el largo plazo. Ahora, incluimos a 8 jugadores que nunca habían estado en la selección y dejamos por fuera a 3 o 4, pero no podíamos escoger a más de 23”, declaró Cleiton Xavier.

Tite, sin Neymar, apostará a un tándem ofensivo con Philippe Coutinho, Gabriel Jesús, Arthur (Barcelona) y Everton. En el último antecedente de enfrentamientos con equipos de la región, los partidos de la eliminatoria posteriores a la Copa América Centenario, Brasil no perdió: 12 partidos, con 10 triunfos y 2 empates, 30 goles anotados y solo tres recibidos.

La última vez que Brasil recibió la Copa América, en 1989, terminó celebrando: ese equipo no era vistoso, y su técnico, Sebastiao Lazaroni, se fue luego de fracasar en el Mundial de Italia 1990. Pero su estilo, alejado del brillo histórico de la verdeamarela, le permitió coronarse campeón. Hoy, Tite trata de recuperar algo de ese fútbol que hizo que el mundo volteara a mirarlos, adaptado al juego de hoy. En eso está, pero no tiene margen de error ni a Neymar...

COMENTAR
GUARDAR