Neymar y una adaptación con muchos altibajos al fútbol francés

Neymar y una adaptación con muchos altibajos al fútbol francés

La estrella del PSG estalló contra él árbitro por su reciente expulsión contra Marsella.

El jugador más caro del mundo vio la tarjeta roja.

El jugador más caro del mundo vio la tarjeta roja.

Foto: REUTERS

23 de octubre 2017 , 02:34 a.m.

Neymar era la gran esperanza del PSG para superar un partido complicadísimo, muy bien planteado por el Olympique de Marsella, que amenazaba con romper el invicto del líder de la liga francesa.

Neymar vio la roja en su primer clásico, al que llegaba precedido de gran expectativa por lo hecho previamente por su compatriota Ronaldinho (triunfo 3-0 en 2003, con dos jugadas de antología). Por eso explotó al final del partido contra el juez: “Fue exagerada sí. Y es injusta. Tengo muchas marcas por el cuerpo (de las faltas recibidas). Jugó de todo. Jugó la merienda completa, la tarta, el jugo de naranja, la coca cola. Pero eso no es fútbol, independientemente de ser Libertadores o aquí. No es ese el camino”, dijo.

Ni siquiera, según explicó, fue una ‘calentura’ de su parte: “No estaba de cabeza caliente. Al contrario. Si estuviera yo iría directamente al autobús sin hablar con nadie aquí. Ya han hecho cosas peores en el fútbol y nadie ha sido expulsado. La verdad es que no hay nada que hacer”.

La expulsión, sin embargo, se suma a una cadena de desencuentros en el proceso de adaptación del futbolista más caro del mundo a la Liga de Francia.

La más reciente fue nada menos que con el técnico Unai Emery. Acababa de pasar la goleada 4-0 contra Anderlecht por Champions League y, según reveló el diario L’Equipe, el DT decidió una práctica suave para los titulares y una más intensa para la reserva. Neymar habría pedido el ejercicio más exigente y Emery se lo habría negado, por lo cual él se retiró del campo tirando un pelotazo contra la pared en señal de molestia.

La relación entre ambos, según dice la prensa francesa, es tensa desde el primer impase del brasileño con Cavani en pleno partido, cuando ambos discutieron por quién cobraba un penalti. El lío le dio la vuelta al mundo, literalmente, y la solución aún no parece haber sido del todo amigable.

Si se suman detalles como el viaje inesperado de Neymar de París a Londres para asistir a una fiesta con Lewis Hamilton y, en general. la muy agitada vida privada del jugador, es claro que adaptarse no ha sido del todo sencillo para él ni para su nuevo club. Cosas de las estrellas, dicen por ahora en la ciudad luz. 

Redacción Futbolred

COMENTAR
GUARDAR