Almirón sabía que debía irse: la vida en Boca tras derrota en Copa

Fue el único entrenador que no ganó en la era Riquelme, quien ahora enfrenta duras elecciones.

Jorge Almirón, entrenador de Boca Juniors

Jorge Almirón, entrenador de Boca Juniors.

Foto: EFE

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
07 de noviembre 2023 , 01:40 a. m.

El día después de la derrota es el más amargo, más cuando las estadísticas confirman lo que solo la final de una Copa Libertadores,

En la era Juan Román Riquelme, que comenzó en diciembre de 2019, Boca tuvo cinco entrenadores en propiedad: Gustavo Alfaro -finalizó contrato pocos días después de las elecciones en las que se impuso Jorge Amor Ameal-, Miguel Ángel Russo (enero de 2020 - agosto de 2021), Sebastián Battaglia (agosto de 2021 - julio de 2022), Hugo Ibarra (julio de 2022 - marzo de 2023) y Jorge Almirón (abril de 2023 - noviembre de 2023). Solo este último terminó su ciclo sin títulos.


La lista fue así: Miguel Ángel Russo fue la primera apuesta de Riquelme ya que trabajaron juntos en la Copa Libertadores 2007, ganó un título liguero durante la pandemia en un mano a mano contra River, además de la Copa de la Liga y la Copa Maradona. Dirigió 60 partidos.
 
Llegó Sebastián Battaglia, tras la eliminación de la Libertadores 2021, y fue campeón de Copa Argentina, de la Copa de la Liga 2022 y dirigió seis partidos de la Liga (que ganó Boca finalmente con Ibarra) y con altibajos llegó a los octavos de final de Libertadores 2022.

Apareció Hugo 'Negro' Ibarra empezó el 11 de julio de 2022 y se fue en marzo de este 2023 pero ganó la Liga Profesional, disputó las dos finales con Racing en el Trofeo de Campeones 2022 y la Supercopa Internacional 2022 y se coronó en la goleada 3-0 a Patronato en la Supercopa Argentina.

Mariano Herrón llegó a mediados de julio de 2022 pero sabía que era interino y entonces Riquelme y el Concejo buscaron sin éxito a Ricardo Gareca y Gerardo Martino hasta que llegaron a Jorge Almirón, a pesar de que venía de una mala campaña con Elche.

Los números de Almirón en Boca no son buenos: dirigió 43 partidos con 17 triunfos (22 victorias, si se consideran los empates que culminaron en triunfos en definición por penaltis), 13 empates y 13 derrotas, su equipo no jugó bien, salvo algunas buenas rachas, y se refugió en una Libertadores en la que avanzó gracias a los penaltis, perdió los dos Superclásicos, llegó a la semifinal de la Copa Argentina (con Almagro y Talleres, por penales también) y cayó contra Fluminense por 1-2 en la final en el Maracaná. Se fue antes de que lo despidieran: sabía que la cruz que suponía ser el primer entrenador del ciclo Riquelme que no se consagró campeón.

Y ahora el lío es para el vicepresidente, que debe buscar DT sin descuidar las elecciones del sábado 2 de diciembre para elegir al nuevo presidente, que comandará la nave por los próximos cuatro años. La derrota en Brasil puede deparar más de una sorpresa.

Síguenos en nuestras redes
Comentar
Guardar

Recomendados

  • Otras Ligas de Fútbol
  • Liga MX
  • Liga de España
boton left
boton right