¿Tiempo perdido?

¿Tiempo perdido?

Opinión de Nicolás Samper sobre los partidos amistosos de Colombia en Estados Unidos.

Nicolás Samper

Columnista Futbolred

Foto: A. particular

12 de septiembre 2018 , 02:14 p.m.

Arturo Reyes es un gran entrenador y un hombre valiente porque le tocó asumir en medio de una cantidad de huracanes producidos por la ida de José Pékerman. Hizo una apuesta fuerte porque a partir de su propio rendimiento podía salir airoso -como lo hizo tras los dos amistosos ante Venezuela y Argentina- o directo al pabellón de quemados y la cosa, para fortuna nuestra y de él, resultó un buen banco de pruebas para el equipo y para el mismísimo Reyes.

Ahora, lo llamativo es que es un banco de pruebas que seguro tendrá otro dueño más allá de Reyes y supongo que eso debe ser frustrante porque es ilusionarse con hacer bien el trabajo y ser devuelto a su origen. A la sub 20. Porque las condiciones están así dispuestas y su labor en la categoría de menores de 20 años ha sido auspiciosa. Reyes se queda con su propia victoria personal, que no es poco, pero con el sabor de que el postre que sirvió no será el que va a comer al final de la velada.

Con la comodidad dirigencial pareciera que no va a existir entrenador en funciones hasta dentro de un par de meses. O la incomodidad dirigencial, muchísimo más preocupada por todo el asunto que los ha enredado con las boletas para los encuentros de las eliminatorias que en lo que puede ocurrir en el campo de fútbol. Entonces ahí uno empieza a pensar ¿Es buena idea que no haya una idea real de lo que se quiere pensando que el año ya casi se acaba y que se aproximan retos bien importantes como la disputa de la Copa América el próximo año y el arranque de las eliminatorias hacia el Mundial?

¿Es buena idea seguir haciendo planificaciones tipo placebo -si un juego amistoso es un placebo, ahora hay que imaginar ese placebo al cuadrado cuando se entiende que el estratega del banquillo no será el que asumirá en funciones- cuando ya debería estar funcionando un plan de trabajo conducente a no perder la identidad ideológica obtenida en el proceso que arrancó en el 2012?

Quién sabe si de pronto apuesten a eso. A ver cómo se empieza a arreglar el caminado en plena competencia como ha sucedido en procesos anteriores: el mismo Pékerman arribó al país con tres partidos jugados por su equipo en la eliminatoria del 2014 y él debió cuadrar cuentas con ese déficit para llegar al Mundial. Debió jugársela con esa dificultad. Reinaldo Rueda también se enfrentó a un escenario adverso y fue víctima de ese experimento en el 2006 porque más allá de que hizo una gran campaña en el tiempo que asumió las riendas, no pudo cuadrar caja por cuenta del proceso Maturana, que le había dejado un punto de doce posibles. Y Eduardo Lara -que como Reyes, tuvo que encargarse del equipo- que no pudo torcer el rumbo.

Sería hora de tomar decisiones, de dejar ver un camino, una idea. Por ahora desde la FCF no hay nada de eso. Y el reloj sigue corriendo...

COMENTAR
GUARDAR

TEMAS RELACIONADOS/

samper opinion

opinión