Qimayah

Opinión de Julián Capera en Futbolred sobre anécdotas en el Mundial de Catar.

Julián Capera

Julián Capera

Foto: Archivo particular

En esta noticia

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
25 de noviembre 2022 , 12:30 p. m.

Primavera del 2002. Valla de Melilla, frontera de España con Marruecos. María y Félix vienen gambeteando el hambre y la muerte que les respiran en la nuca desde que salieron de Ghana. Han caminado, junto a su niño de siete años, días enteros por el desierto casi sin comida ni agua y han visto compañeros de viaje ser violados y robados. Ahora, los detiene la guardia civil española sin documentos ni testigos. Es el fin.

26 de junio de 2003. Estadio Gerland de Lyon (Francia), 72 minutos en el reloj. Camerún- Colombia: semifinal de la Copa Confederaciones. El centrocampista camerunés Marc-Vivien Foe se desploma casi al lado de la línea de mediocampo. Entre quienes con desespero lo asisten sin éxito está su compatriota y amigo Rigobert Song Bahanag, titular indiscutido en su Selección y quien para ese momento ya era bicampeón de África y había jugado dos mundiales junto a Foe. Trece años después, la muerte vuelve a mirar a Song a los ojos. Víctima de un aneurisma cerebral a los 40 años, fue reportado como fallecido por varios medios oficiales de su país. Es el fin.

Octubre 15 de 2022. Tottenham Hotspur Stadium. Richarlison, delantero brasilero que viene con una gran racha en selección que prácticamente le asegura un puesto en la lista final para el Mundial, se retira del escenario en llanto y con muletas. Es el fin. O al menos eso parece.

Qimayah significa resurrección en árabe. Cuando el final no es la última foto. La primera semana de partidos en Catar ha tenido un poco de eso. Los hijos de María y Félix se convirtieron en los primeros hermanos (de mismo padre y madre) en jugar un Mundial de fútbol con selecciones distintas: Iñaki, el mayor, con su natal Ghana, cumpliendo el pedido de su abuelo. Nico, el menor, con España. “Por los viejos, allá vamos”, compartieron en redes sociales rindiendo honores a los sacrificios de sus padres que hoy les permiten estar aquí.

Rigobert Song no murió en 2016 como dijeron las noticias. Unos días después de aquel episodio, salió del coma y abandonó la clínica. Este año, tras la Copa Africana, fue nombrado director técnico de la Selección Mayor de su país. En el estadio Al Janoub de Al Wakrah dirigió su primer partido mundialista y lo dedicó a la memoria de su hermano en el campo, Marc-Vivien Foe.

Richarlison no se perdió la Copa del Mundo. Unos días después de la escena de las muletas, las resonancias confirmaron que la lesión no era de gravedad y que podría estar en la lista de 26 nombres de Tite. Su debut en la máxima cita del fútbol mundial fue con doblete ante Serbia y la consecución del que bien podría ser el mejor gol de este certamen.

La vida, como el fútbol, a veces permite tiempo de reposición para torcer el camino y escribir un final después del final. Una escena postcréditos que cambia todo. Qimayah.

Síguenos en nuestras redes
Comentar
Guardar

Recomendados

  • Premier League
  • Champions League
  • Liga de España
boton left
boton right