¿Por qué Reinaldo Rueda?

¿Por qué Reinaldo Rueda?

Opinión de Andrés Marocco sobre el regreso del DT a Selección Colombia.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
Andrés Marocco

Andrés Marocco

Foto: A. particular

En esta noticia

14 de enero 2021 , 06:15 p. m.

Por fin salió humo blanco de la chimenea de la Federación Colombiana de Fútbol que nunca se ha distinguido a decir verdad por llegar a decisiones rápidas.

Se tomaron su tiempo para despedir a Carlos Queiroz y unos días mas para oficializar a Rueda como su sucesor. Entre lo que uno puede percibir con atención pareciera que el país futbolero acepta el nombramiento, aunque no hay una mayoría absoluta aplaudiendo. Me parece que es normal, aunque un tanto exagerado. Los bien-acostumbraron.

Yo soy de una generación que le tocó sufrir selecciones que no clasificaban a los eventos importantes y que no le ganaban a nadie. Ahora todo ha cambiado y por eso los centennials y millennials son mas exigentes. Sus recuerdos mas antiguos de nuestras derrotas tienen que ver con no llegar a las semifinales o a cuartos, comparados con nuestros “ni siquiera pasamos a fase de grupos”. Pero lo que los mas jóvenes a veces no analizan dentro de ese afán que los rige, es que para llegar a lo de hoy sin ser la locura, se superó lo poco de los 70’s y 80’s recorriendo un camino arduo que ayudó a trazar Reinaldo.

La reinvención de Colombia empezó en 1.985 de la mano de Luis Alfonso Marroquín y su camada que en Paraguay nos clasificó a Rusia. Para mi esa fue la coyuntura que nos permitió separarnos por fin del 4-4 contra la Unión Soviética en Chile 62. Allí aparecieron Higuita, Ampudia, Castaño, Tréllez y desde las juveniles empezamos a ganar partidos y confianza. También se volvió una bonita costumbre asistir desde esas categorías a los mundiales, con un estilo muy aplaudido que se fue instalando como el nuestro.

A la par de esos acontecimientos el nuevo entrenador de la tricolor se preparaba en Alemania y empezaba su carrera como técnico en las selecciones del Valle del Cauca y su primer encargo grande que fue el mundial juvenil de Australia en el 93. No le fue bien pero el desquite vino diez años después en Emiratos Árabes donde salió tercero y esto lo impulsó a asumir la mayores en plena eliminatoria tras Francisco Maturana que había tenido un inicio bastante flojo en aquella oportunidad. Reinaldo a pesar de las dificultades batalló con las limitadas herramientas de la época y un gol lo dejó por fuera de Alemania 2006. Lo sacan inexplicablemente y con esa decisión no solo cortan su proceso, sino que colaboran que no volviéramos a citas orbitales hasta el 2014, él mientras tanto va a Sudáfrica con Honduras y a Brasil con Ecuador. Después vuelve a dirigir en clubes y consigue la Libertadores con Nacional en 2016.

Por sus logros que son mas que los mencionados aquí y por ser uno de los constructores del presente de nuestro fútbol solamente, se justifica su regreso a dirigir la absoluta de este país. Conoce como ninguno la materia prima, aunque del rico plantel de hoy no haya dirigido a varios sí los ha enfrentado y sabe sin duda lo que piensan, reaccionan y qué los hace felices, además. Su experiencia en las clasificatorias sudamericanas y en su particular dificultad para jugarlas es claramente fundamental. Las dudas por su presente en Chile que es otro de los caballitos de batalla de sus detractores no lo descalifican para asumir su nuevo cargo. Le tocó bailar con la mas fea, recibió un encargo muy delicado pues los australes venían de quedar eliminados de Rusia 2018 y su brillante generación necesitaba un recambio urgente. En esa tarea de renovación venía cumpliendo, incluso aportando nombres que pocos allí divisaban, pero los resultados no lo acompañaron por el mismo proceso y sus dificultades. Las condiciones de regreso en su patria son muy diferentes, en puntos está vivo en la tabla

y sus habilidades motivacionales lo avalan aun mas para pensar que levantará al grupo del batacazo novembrino y conseguirá paso a paso los objetivos que le irán trazando los días por venir. No va a ser fácil pero tampoco tan difícil como en el 2004 cuando recibió la papa exageradamente caliente de Pacho. De su mano si la Selección recupera su fútbol se puede pensar además en una buena Copa América para hacer respetar la condición de local que va a compartir con Argentina a mitad de año.

Para los que creen que la capacidad de un técnico se mide por el pasaporte, va a ser difícil que confíen en el hombre de las tres R muy seguramente, pero les dejé argumentos sólidos para que se tranquilicen bastante en estas líneas. Tenerlos a todos contentos no se logra sino con resultados y estos llegarán en la medida que se le den las condiciones óptimas de trabajo al nuevo comandante del barco. Estudioso, actualizado, serio, profesional y buen tipo, además ganador. Si esas características y aptitudes no les llenan su umbral de satisfacción, debe entrar a una poderosa revisión exhaustiva e inmediata.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES
COMENTAR
GUARDAR

Recomendados

  • PREMIER LEAGUE
  • SERIE A
  • LIGA DE ESPAñA
  • UEFA EUROPA LEAGUE