Las 5 postales de la Copa

Las 5 postales de la Copa

Nicolás Samper destaca los principales hechos de la fase de grupos de Brasil 2019.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
Nicolás Samper, columnista invitado.

Foto: Archivo Particular

26 de junio 2019 , 12:48 p.m.

La postal futbolística: el gol de Dani Alves a la sorprendida selección de Perú. El lateral comenzó la jugada por la derecha, pasó a Arthur y esa sociedad volvió a funcionar a otro toque aunque parecía que se le iba la pelota por una imperfección al volante del Barcelona. Luego Roberto Firmino metió una habilitación impecable en destino de Alves que fusiló a Gallese. Un golazo que mostró a Brasil sin dependencia de Neymar y que recordó momentos felices en 1982.

La postal futbolística ll: Roger Martínez, preso de una cantidad de inconvenientes extra futbolísticos antes de disputarse el torneo, aprovechó un pase monstruoso de James Rodríguez que hizo un cambio de frente perfecto que atravesó la cancha de izquierda a derecha. El atacante paró el balón y encaró desde la banda hasta la esquina del área en donde se deshizo de la débil resistencia de Saravia y metió un derechazo inolvidable que nos llevó a recordar aquel golazo de John Edison Castaño a los mismos argentinos en 1985.

El error: Bassam Hisham es su nombre y por tratar de respetar las enseñanzas de su entrenador Félix Sánchez en el sentido de respetar una filosofía de toque de balón a ras incluso en el inicio de la jugada, le hizo un impensado obsequio a Lautaro Martínez, delantero argentino que aprovechó la generosidad de su adversario. El atacante martilló y venció la resistencia de la portería de Catar. Ese gol fue definitivo para la clasificación argentina a cuartos.

La frase: durante el baile que los uruguayos le dieron a la selección ecuatoriana en la primera jornada del grupo C, Arturo Mina -de flojísimo rendimiento en el campeonato- fue pillado por las cámaras de la transmisión internacional cuando, tras un choque con Cavani y con la impotencia propia de quien está siendo superado, le dijo al delantero “te voy a partir”. Para fortuna de Cavani el zaguero del Malatyaspor turco no cumplió con la promesa y de hecho ayudó con un gol en contra, a terminar de ampliar el marcador.

La lección: tal vez ha sido el momento top de la Copa. Un periodista peruano estaba listo para liquidar al entrenador Ricardo Gareca luego de la derrota 5-0 ante Brasil. El comunicador cayó en la tentación del hincha y empezó a comentar y criticar, antes que a preguntar. Daba grima ver perder semejante chance para preguntarle al DT algo inteligente. Gareca se quitó el cassette y le respondió con genialidad: “Usted en vez de hacer una pregunta hizo una introducción. Una definición de lo que usted piensa, así es muy difícil, ¿me entiende?, entonces, ya se contestó usted mismo. Usted mismo pregunta y usted mismo se contesta. ¿Qué le puedo decir? si ya hizo un análisis del partido usted mismo, ¿para qué le voy a responder yo?”.

Esa última fue la mejor lección que se le pudo dar a cierto periodismo arrogante que abunda en cada lado.

COMENTAR
GUARDAR