In memoriam

In memoriam

Nicolás Samper recuerda a un personaje emblemático de la televisión deportiva en Bogotá.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
Nicolás Samper, columnista invitado.

Foto: Archivo Particular

05 de diciembre 2019 , 10:40 p.m.

Estaba enclaustrado en una jaula. Ese era su escenario y desde ese lugar, vestido de negro, con chaqueta de cuero, gafas oscuras y un gorro de lana, también negro, aparecía para lanzar algunas líneas editoriales cada tanto que le daban cambio. Línea editorial dura: se metía con todos y usaba ese tono de voz tan de él, con ese vozarrón de tarro fuerte y altisonante que aliñaba sus diatribas y también sus elogios mientras, como si quisiera salir del lugar en el que estaba confinado, se agarraba de la malla de la jaula como aquel hincha que grita con ira ese gol que da el triunfo en el último minuto.

Ese era el gran Gustavo Arenas. El memorable ‘Doctor Rock’. Era una cita semanal con él y con todo un combo que estableció un rito de lunes que era imposible de gambetear: era el programa de TV “Sin amarillo, azul y rojo”, que hizo City TV a finales de los años 90, Justo cuando la televisión empezaba a cambiar. Para los que estuvieron presentes en esos años al frente del aparato, con el control listo para sintonizarlos, el recuerdo se vuelve vida.

Por un lado Eduardo Arias, hincha Santafereño de toda la vida, y por el otro Mauricio Silva, fanático azul de siempre. Y ellos eran los moderadores de un espacio que aglutinaba la pasión de los dos clubes de Bogotá y también la tristeza y la desgracia de esas épocas en las que tanto Millonarios como Santa Fe se repartían decepciones de forma pareja y equilibrada por cuenta de sus desangeladas campañas. Eran tiempos del Santa Fe de Leonel Rocco -el arquero uruguayo del que se reveló en este programa que en la intimidad del equipo le decían el “campesino gomelo”- Óscar Upegui, Chigüiro Benítez, Léider Preciado y ‘Pecoso’ Castro; eran años en los que Diego Umaña conducía a un Millonarios que gozaba con Chitiva, Carlos Castro y padecía a un uruguayo llamado Javier Barragán.

Y ante la ausencia de resultados o vueltas olímpicas, los de “sin amarillo, azul y rojo” le hacían el quite a la sequía con sus VTR y sus notas de camerino llenas de humor fino hechas por la gran “Cachacita” Claudia Bautista. Entonces era un show magnífico porque su calidad no dependía de la victoria de los equipos sino de la manera en la que se contaba una realidad que podía permitir lágrimas pero que daba risa.

Pioneros en el asunto del VAR, en alguna emisión conjuraron una duda arbitral de un offside dejando detenida la imagen en un televisor y atravesando una cinta aislante en la pantalla para saber si un tanto de Santa Fe contra Envigado se había convertido en posición viciada. Y le abrían espacio a los hinchas a través de la citycápsula. No recuerdo programa igual que ese.

El tiempo hizo su labor y la vida me cruzó con Claudia Bautista y a través de ella pude conocer a todo ese combo de gente maravillosa. Entre ellos al gran ‘Doctor Rock’, fallecido esta semana y que igual que “sin amarillo, azul y rojo”, solo deja buenos recuerdos a la hora de evocarlo.

COMENTAR
GUARDAR

TEMAS RELACIONADOS/

nicolas samper