Hace dos años
Apuestas Futbolred

Hace dos años

Nicolás Samper recordó al país que había en 2019 y lo que marcó el encierro por la Covid-19.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
Nicolás Samper

Columnista Futbolred

Foto: A. particular

21 de septiembre 2022 , 12:15 p. m.

Retrovisor activado y de inmediato se vienen a la mente aquellas imágenes de miedo, de no saber para dónde iban las cosas en momentos en los que de una crisis salíamos de otra, porque de aquel noviembre de Paro Nacional en 2019 y de ingreso a los conjuntos de al lado, de llamas en las cárceles, de toques de queda que nos hicieron tener un primer simulacro de lo que vendría cuatro meses después, pasamos de golpe a enterarnos que la restricción de movilidad en el país podía salvarnos la vida ante lo desconocido.

Fue en marzo, el 19. Y empiece a mirar el techo, a contar las horas, a mirar las paredes de la casa con mayor afinidad que antes… a salir disfrazados a la calle de astronautas, si es que en realidad era perentorio cruzar la puerta de la casa hacia el exterior, a hacer mercado y a lavarlo durante media hora y también lavarnos nosotros mismos en alcohol. A revisar día a día las cifras de contagios y de muertos y a entender que iba a estar difícil salir bien de todo esto. Era convivir con la presencia de la muerte -que es una condición de la vida, en realidad- pero de manera más consciente.

Era asustarnos porque sentíamos dolor de garganta, dolencia inofensiva meses atrás, pero sinónimo de letalidad potencial por el 2020 y enterarnos que fulanito se contagió y que zutano se murió por el bicho. Y cada vez los lejanos se iban aproximando, como en esa ley de los seis grados de separación que supuestamente tenemos con los famosos. Esos seis grados de separación nos aproximaban al espectro desconocido del más allá y las cifras continuaban subiendo a niveles de terror.

No había fútbol y hacíamos radio y TV desde la casa, viendo repeticiones de partidos históricos, convirtiendo la incertidumbre del presente en la celebración de la añoranza que residía en tiempos mejores que sí que extrañábamos. Entonces gritamos como si fuera en directo aquel gol de Freddy Rincón ante Illgner, pero no solo por la valía de esa anotación marcada 20 años atrás, sino por la posibilidad de hacer una catarsis en medio del encierro y revivimos los goles de Maradona en 1986 como si estuviéramos en el Azteca. Apenas esos juegos terminaban, de nuevo el reporte de muertos, el teléfono o el whatsapp anunciándonos que otro cercano había fallecido… de conocido en conocido fueron más de 140 mil los que se fueron y que no pudieron superar aquel horrible momento que nos tocó atravesar.

No sé por qué hoy se me atravesaron esos recuerdos y pensé en ese primer partido que se disputó en plena pandemia. Borussia Dortmund-Schalke, el clásico del Rühr, enmarcado en medio de la soledad. Y Haaland, hoy estandarte del Manchester City, marcándole a los 26 minutos al Schalke. Al final fue 4-0 y la pequeña esperanza de que saldríamos de esto.

No todos pudieron hacerlo, por desgracia. Familias completas desaparecieron por el Covid-19. Pensé en ellos hoy. Pensé en ese mundo que dicen que está volviendo a ser normal, aunque no es tan así. Faltan 6,5 millones de personas de ese mundo de antes de marzo de 2020 y eso no es normal.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES
COMENTAR
GUARDAR

Recomendados

  • PREMIER LEAGUE
  • CHAMPIONS LEAGUE
  • LIGA DE ESPAñA
  • SERIE A