Schick y la belleza que no pudieron otros
Apuestas Futbolred

Schick y la belleza que no pudieron otros

Opinión de Nicolás Samper sobre el golazo histórico en la Eurocopa.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
Nicolás Samper

Columnista Futbolred

Foto: A. particular

15 de junio 2021 , 07:06 p. m.

Fue ver correr como desbocado al pobre Marshall que ya sabía lo que iba a emerger detrás suyo. Casi que el arquero de Escocia fue capaz de vislumbrar el futuro. Un futuro, claro está, en el que no había que recorrer muchos años sino apenas un par de segundos y era verse doblegado, tirado dentro de la portería, enredado entre la malla y mascullando esa sensación de rabia ante lo inevitable.

Patrick Schick, que acababa de lanzar un misil aire-tierra hacia la portería de los escoceses. Los encargados de las mediciones dijeron que fueron casi 46 metros de recorrido con la pelota hasta que bajó en el momento justo para que el score en el marcador electrónico del estadio Hampden Park se pusiera 0-2. Y Schick, que ha recorrido con éxito disímil y con altas y bajas dignas de un electrocardiograma su carrera que lo ha puesto a vestir las camisetas del Sparta Praga, Bohemians, Sampdoria, Roma, Leipzig y Bayer Leverkusen, entendió que tras ese lanzamiento estaría ya eternamente en la historia de la Eurocopa, así como le pasó a su compatriota Antonin Panenka en aquella final del 76 donde se le ocurrió picar la pelota para desairar a Maier y nunca más volverla a hacer.


Lindo saber que ya el nombre de uno -en el caso de Schick- hace parte de los libros. Y que será invocado cada vez que haya una Euro. Y Marshall también quedará atado de por vida a ese momento, aunque con otra connotación, por supuesto. Entre ambos se edificará una relación visual e histórica como la que todavía mantienen Michel Platini y Luis Srconada cuando, en aquella final de la Euro 84, el volante francés pateó un inocente tiro libre frente al mejor guardameta del torneo y Arconada, por aquel entonces dueño del arco español y de la Real Sociedad, dejó escurrir la pelota increíblemente debajo de su cuerpo.


Y cada vez que llega un gol de larga distancia piensa uno en Pelé y Maradona y aquellas ocasiones en las que la fortuna les quitó el placer de llevar a cabo esa hazaña en un torneo de selecciones. Pelé en 1970 decidió ensayar al observar que el arquero checo Ivo Viktor andaba buscando figuras curiosas en las nubes. El balonazo picó al lado de uno de los verticales.


Maradona, por su parte, en plena Copa América de 1989 se lanzó a la hazaña frente a Adolfo Javier Zeoli, recordado arquero de Danubio que vivió su propio padecer en Medellín durante la Libertadores de ese año. La pelota, perfectamente enviada, sobrepasó al portero uruguayo y el horizontal devolvió el deseo de ser aún más grande.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES
COMENTAR
GUARDAR

Recomendados

  • PREMIER LEAGUE
  • LIGA DE ESPAñA
  • SERIE A
  • BUNDESLIGA