La maldición qatarí

La maldición qatarí

Lo que mal comienza...Nicolás Samper habla de la organización del próximo Mundial de Fútbol.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
Nicolás Samper

Columnista Futbolred

Foto: A. particular

28 de abril 2021 , 05:20 p. m.

Puede ser una cuenta que el destino esté cobrando a cómodas cuotas; puede ser una venganza de la vida, porque cuando las cosas se empiezan a hacer mal, el resultado final está muy relacionado con el génesis de esa idea. Coincidencias, asuntos relacionados con el azar… el caso es que parece imposible pensar que una Copa del Mundo haya tenido más inconvenientes que la que se va a realizar en Qatar en el 2022. (N del A: me resisto a escribir “Catar” como sugiere la RAE. No estamos hablando de vinos, sino de un país).

Porque, de primerazo, recién que se tomó la decisión de que este pequeño país obtuviera el honor de albergar la Copa del Mundo, empezaron los interrogantes porque el rival en esta contienda era Estados Unidos que, si bien está construyendo hasta ahora una cultura futbolística, ya contaba con antecedentes que podían ponerlo en ventaja frente a los qataríes: sabían ya lo que era organizar un Mundial (USA 94), históricamente han sido protagonistas de esa modalidad que enquista el espectáculo sobre el deporte (pensar en Superbowl y demás)... ¿De dónde acá Qatar ahora contaba con mayores opciones?

Las sospechas empezaron a emerger por cuenta de posibles sobornos pagados a varios dirigentes de peso para que esa fuera la sede. Ya en ese instante todo empezó a oscurecerse en el ambiente, más cuando, en una de esas decisiones en las que simplemente prima el dios dólar, cambiaron los meses de disputa porque se dieron cuenta muy tarde de que el lugar elegido era un horno en los meses de mundial (junio/julio). Sin importar temporadas activas de fútbol y traumatismo de calendarios, lo mandaron para noviembre-diciembre.

Luego las denuncias por maltratos y muertes de inmigrantes que trabajan en las obras para adecuar la Copa. 6.500 y contando; y Amnistía Internacional con los ojos encima de esta tragedia injustificada. Aún resuena aquella frase de Michel Platini, crack devenido en remedo de directivo FIFA y que fue suspendido por prácticas lejanas a la limpieza, cuando fue interrogado por su voto a favor de los asiáticos: “Cuando votas por una sede, no sabes que va a haber muertos en los sitios de construcción”.

Fuera de eso, apareció el maldito COVID-19 y las Eliminatorias en todas las confederaciones empezaron a encontrar semáforos en rojo para su cumplimiento. Y cuando la situación parece normalizarse, vuelve la alerta. Ya nadie sabe cuándo y cómo van a concluir estas extrañas clasificatorias.

Es como si el destino no quisiera que el Mundial se juegue en Qatar. Es como si una especie de castigo rodeara todo lo que pasa alrededor de uno de los torneos más extraños que se vaya a disputar.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES
COMENTAR
GUARDAR

Recomendados

  • PREMIER LEAGUE
  • SERIE A
  • BUNDESLIGA
  • LIGA DE ESPAñA