Zubeldía y una patada en el culo que comenzó todo
Apuestas Futbolred

Zubeldía y una patada en el culo que comenzó todo

El recuerdo de Nicolás Samper sobre el entrenador argentino que dejó un sello en su país y Colombia.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
18 de enero 2022 , 05:30 p. m.

La escena no tiene pierde y hace parte de la serie sobre Maradona en Amazon: la selección Argentina está comiendo en un restaurante en el DF mexicano antes de su debut en el Mundial de 1986, mientras que Galíndez, el histórico masajista del equipo e interpretado por Osqui Guzmán, canta en karaoke “¿Y cómo es él?”, de José Luis Perales. Daniel Passarella, que tenía una enemistad jurada con Diego Armando Maradona y con muchos integrantes de aquella escuadra, está esperando su plato de pasta.

Él iba a ser el zaguero central titular frente a Corea del Sur en el debut de los argentinos en aquella copa. Y el zaguero -representado por Nicolás Furtado, famoso por su rol de “Diosito” en la serie “El Marginal”- empieza a engullir el plato. La cámara toma en ese instante a Carlos Bilardo -cuyo papel es magistralmente interpretado por Marcelo Mazzarello- que apenas observa cómo uno de los focos de sus problemas internos come inocentemente sus alimentos. Ahí, en ese instante, Bilardo mira hacia la pared y aparece una fotografía enmarcada de él en tiempos de futbolista vistiendo la camiseta de Estudiantes. El Estudiantes de Zubeldía, campeón de todo lo que jugó, pero emparentado con la maña y las malas artes.

Luego, cuando Passarella cae enfermo por una afección intestinal, un ayudante de Bilardo le pregunta si fue el DT el que envenenó la comida del defensor para quitárselo de encima, por sus encontrones dentro del grupo y su identificación con Menotti. Bilardo, lleno de tics y con sus palabras en un bis permanente lo niega hasta la muerte. Y digo que la escena es tremenda porque aquel Estudiantes de La Plata conducido por Osvaldo Juan Zubeldía tuvo algunos ingredientes de los que insinúa la serie, pero que también jugaba al fútbol. Es que no solamente se gana echándole tierra en los ojos al arquero cuando se va a cobrar un corner.

Zubeldía fue un obsesivo en lo táctico, en el manejo de las pelotas quietas -aquella jugada de los dos cabezazos (uno en el primer palo y el del gol, en el segundo) cuentan con su impronta- en la posibilidad de tirar achiques para dejar a los delanteros rivales en permanente ‘offside’ y en trabajar físicamente hasta el hartazgo. En revisar de manera rudimentaria cómo jugaban los otros y así adelantarse en sus planteamientos y en darles categoría y estatus a los futbolistas. En presionar arriba el primer pase del rival cuando se jugaba a velocidad cero.

Que eran vivos, claro. Que llevaban su propio chef a todas partes, por supuesto; que contaban con malandros que resolvían problemas en la cancha, imposible negarlo: Aguirre Suárez, Manera y Bilardo eran los chicos malos. Pero Zubeldía contaba con Verón, con Malbernat, con Conigliaro, con Pachamé y a Togneri, tipos que no eran precisamente unos troncos. Todo lo contrario.

Con esa receta, Osvaldo Zubeldía se llevó tres Copas Libertadores y una Intercontinental. Y en Colombia le dio vuelo a Atlético Nacional a comienzos de los años ochenta con un equipo inolvidable para aquellos que pudieron verlo y vivirlo.

Pero la mala fama arrasó el resto de los recuerdos. O así le ocurrió al Estudiantes de Zubeldía, no tan apreciado como uno de los equipos más revolucionarios en sus tiempos. Por eso el recuerdo del DT a 40 años de su muerte.

P.D: El camino de ese Estudiantes arrancó en las semifinales del Metropolitano 67. En semifinal contra Platense, los calamares estaban eliminando a los de Zubeldía, con un 1-3 en el marcador. Estudiantes igualó 3-3 pero el empate le servía a Platense para acceder a la final, sin embargo, a pocos minutos del final, Bilardo empezó a provocar al arquero Hurt, de Platense. El uno no se contuvo y le dio una patada en el culo al ‘Narigón’. La torpeza del portero fue penada con un penal, que transformó Madero en el 4-3 para Estudiantes y su clasificación a la final. Sin la patada de Hurt, quién sabe si se estaría escribiendo esta columna.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES
COMENTAR
GUARDAR

Recomendados

  • PREMIER LEAGUE
  • LIGA DE ESPAñA
  • CHAMPIONS LEAGUE
  • SERIE A