Hablemos de camisetas

Hablemos de camisetas

Opinión de Nicolás Samper para estos días de cuarentena en Colombia.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
Nicolás Samper

Columnista Futbolred

Foto: A. particular

En esta noticia

31 de marzo 2020 , 12:46 p.m.

Por estos días me gustaría ir a consolar al pobre Édgar Benítez. Futbolista de profesión, con largo recorrido en México y Paraguay, vio cómo cada uno de los trofeos que obtuvo a lo largo de 90 minutos de batalla se iban sin decir adiós: alguien sustrajo su colección de más de mil camisetas y otros objetos (guantes de arquero, guayos, en fin) que fue atesorando a medida que iba desarrollando su carrera. En un operativo alcanzaron a recuperar 65. El resto seguramente ya se fueron entre los canales largos e inexpugnables del mercado negro.



Un gran futbolista que vino del extranjero para triunfar en este país me contaba en alguna ocasión una historia similar: tenía miles de camisetas guardadas en su casa y eran sus tesoros. Se enorgullecía cada vez que podía de la cantidad de casacas acumuladas en largas horas de fútbol. Un día el destino lo envió hacia otro país pero él ya tenía hecha parte de su vida en Colombia. Ante el buen contrato que surgió fuera de estas fronteras, el volante decidió poner en arriendo su apartamento en Bogotá e irse confiado en que el candado que había puesto en su closet fuera suficiente seguro como para que no existiera ningún riesgo. Aún mejor: arrendó el apartamento a un colega, de su mismo país, al que conoció alguna vez, lo que iba a garantizar que nada iba a estar en situación de riesgo. Después de seis meses o un año por fuera, el jugador regresó para ver su apartamento alquilado y para hacer el inventario de las camisetas: solo encontró su apartamento: el compatriota que se hospedó en su hogar parece que se llevó más de las tres maletas con las que llegó a residir allí. Lo ha buscado mucho y prometió que el día que lo vuelva a ver, lo va a encuellar hasta hacerle escupir una por una, las camisetas que se le llevó.

El gran James Mina Camacho me contó alguna vez que, durante un tiempo en el que la vida le dio la espalda (se estaba retirando del fútbol cuando surgió una oferta en 1989 para jugar en el DIM pero sobrevino el fallecimiento de su madre, que lo dejó envuelto en un halo de tristeza y en las ganas de no jugar sino de llorar) le tocó salir una a una de varias camisetas conseguidas y de una colección absolutamente envidiable de buzos que él utilizó. Porque Mina fue en eso un pionero en lo de cambiar el triste negro al que acudían los porteros en los años 60. Su gama cromática creó un estilo inigualable en pintas pero tuvo que salir de ellas porque a veces es más importante vivir.

Historias abundan y continúan. Todos tenemos en nuestra pequeña colección una camiseta favorita de la que nunca saldríamos. ¿Cuál es la suya? Escríbame a @udsnoexisten.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES
COMENTAR
GUARDAR

Recomendados

  • PREMIER LEAGUE
  • SERIE A
  • LIGA DE ESPAñA
  • BUNDESLIGA