El triste caso del 5

El triste caso del 5

Opinión de Nicolás Samper sobre el 'dream team' de todos los tiempos de la revista France Football.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
Nicolás Samper

Columnista Futbolred

Foto: A. particular

En esta noticia

15 de diciembre 2020 , 05:03 p. m.

Las elecciones de los equipos ideales de la historia siempre ayudarán a pelearnos amistosamente en las discusiones futboleras y también para hacer columnas. 

De hecho, en el debate radial el aporte lo hizo Guillermo Arango en el momento en el que empezamos a revisar nombre por nombre a los escogidos en el once que publicó France Football. Ya con las consabidas críticas a la inclusión de Matthaus y de Xavi y de las protestas porque los nombres de Cruyff y de Di Stéfano no salieron en la titular, la evaluación indica el poco valor que a veces se les da a los volantes de marca en estos ejercicios.

Obvio, dicen unos, porque lo que se aplaude es el talento y la magia, pero ¿No hay magia en un quite de balón y en una distribución exitosa de la pelota? El papel del volante de marca, del cinco clásico, parece no ser tan apreciado porque su posición ha sido mucho más relacionada con picapiedras de todo pelambre y porque en ese sitio de la cancha la gambeta no es recurso, sino objetivo de destrucción. Si se observan los tres equipos hechos por France Football en ninguno existe un cinco clásico. Tal vez el mismo Matthaus y a veces Rijkaard cumplieron esa función, pero no fue su original esencia.

Claude Makelele, por ejemplo, vivió con ese lío: en el Celta de Vigo solamente se aplaudía la destreza de Mostovoy, la técnica de Karpin, las fintas de Gustavo López y los goles de Penev. Pero el que hacía posible que aquel maravilloso equipo -que tenía otros ilustres portadores de Overol como Richard Dutruel, Michel Salgado, Fernando Cáceres- no sufriera ningún desequilibrio era el mediocampista de marca: por algo el Real Madrid se fijó en él y lo llevó a sus filas. Ya ubicado en el centro del campo, el buen Claude continuó con su repertorio de corte, de quite y de pase preciso mientras que los galácticos estaban divirtiéndose.

Ya no eran Karpin, Revivo y Mostovoi, sino Zidane y Raúl entre otros. Y aburrido de ser ninguneado, Makelele se cansó de cargar la tula más pesada y de recibir el menor pago dentro de una plantilla plagada de ceros a la derecha y decidió irse a Chelsea, donde sí lo valoraron. Y el Real Madrid de un momento a otro pagó ese desequilibrio: Entre Beckham y Guti se repartían la misión de Makelele pero ninguno tenía ese diseño en el campo. Y lo sufrieron bastante. Que lo diga Carlos Queiroz.

Hubo Rattín y también Nobby Stiles; y si lo quiere menos rústico Fernando Redondo podría cumplir con esa característica. Nombres sobran y por eso dejo el ejercicio -incluido Makelele-. ¿Cuál pudo ser el mejor cinco de la historia?


SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES
COMENTAR
GUARDAR

Recomendados

  • PREMIER LEAGUE
  • LIGA DE ESPAñA
  • SERIE A
  • BUNDESLIGA